JavaScript

This website requires the use of Javascript Explain This   to function correctly. Performance and usage will suffer if it remains disabled.
Guardar para leer después
Disponible en estos lenguajes:
  Español
¿Dónde está la Iglesia de Dios hoy?
Nueva York, EE.UU. Jamaica Perú Idaho, EE.UU. India Bélgica Kenia Arkansas, EE.UU. Sudáfrica Inglaterra Nigeria Ohio, EE.UU.

Jesús dijo: “Edificaré mi Iglesia”. Hay una sola organización que enseña toda la verdad de la Biblia, y es llamada a vivir por “cada palabra de Dios”. ¿Usted sabe cómo encontrarla? Cristo dijo que:

  • Enseñaría “todas las cosas” que Él ordenó
  • llamaría a los miembros a ser apartados por la verdad
  • Sería una “manada pequeña”

Los principios de Dios para una vida saludable

Hay una causa para cada efecto. Cuando las leyes físicas de Dios son quebrantadas, vienen las dolencias y las enfermedades. Sin embargo, si usted las guarda diligentemente, estará saludable, feliz y “rebosante de vida”. Este folleto restaura el conocimiento de los principios de Dios para una vida saludable, los cuales han sido totalmente abandonados por el mundo.

La creación física de Dios es gobernada por leyes físicas definitivas. Y estas incluyen leyes que regulan nuestros cuerpos. Para estar saludable, usted debe seguirlas. Sin embargo, cuando las quebranta, surgen las enfermedades.

Cuando una persona quebranta estos principios y estas leyes de la salud — sea por desconocimiento o por negligencia — el cuerpo sufre. Entre algunos de los resultados negativos se puede ver la desnutrición, la atrofia causada por la inactividad y el agotamiento por falta de descanso — por simple causa y efecto.

En este folleto examinaremos múltiples factores que contribuyen al bienestar físico, y le ayudaremos a identificar las áreas en las que usted pueda realizar mejoras. Algunos de estos conllevarán el rompimiento de algunos malos hábitos firmemente establecidos. Estos, además, deben ser reemplazados por nuevos hábitos que estén de acuerdo con las leyes de Dios para la salud. Una mente que desea obedecer a Dios buscará formas de mejorar su vida. ¡Y esto incluye el estar más alerta, despierto y vivo!

Aunque no estén declaradas con detalle en los Diez Mandamientos — o en algún otro grupo de estatutos y preceptos — las leyes físicas de la salud son leyes vivientes — son reales — y la Biblia se refiere a muchas de ellas en principio. El quebrantar estas leyes es transgresión física — pecado físico.

El colapso de la salud

A lo largo de la historia, incluyendo los tiempos del antiguo Israel, e incluso en el tiempo de Cristo, los alimentos que normalmente estaban disponibles para comer eran en gran parte nutritivos. Sin embargo, esto ya no es cierto. Comer los alimentos que hoy están disponibles produce grandes deficiencias nutritivas. Estos alimentos están inundados con toxinas y otros elementos dañinos.

A través de la tecnología, el hombre ahora puede irradiar su provisión alimenticia. Esto involucra el uso de la radiación para matar las bacterias principalmente de los productos agrícolas frescos. Y mucho más preocupante es el creciente uso de ingeniería genética especialmente en los Estados Unidos, donde no se requiere que las etiquetas revelen lo que muchos consideran una práctica riesgosa y potencialmente devastadora. El uso de la ingeniería genética se ha esparcido hasta el punto de llegar a la soya, al maíz, a otros granos y legumbres, a los productos orgánicos y al pescado que se produce en las granjas piscícolas, mientras que indirectamente afecta a muchos de los lácteos y carnes que se venden en el mercado abierto.

Muchos consideran tales “descubrimientos” mucho más dañinos de lo que indican sus promotores quienes obtienen grandes beneficios financieros de estas empresas no autorizadas. Y mientras la mayoría de los países europeos y asiáticos han rechazado firmemente estas manipulaciones de su fuente alimenticia, los estadounidenses le han dado a su gobierno el control completo para implementar cualquier opción que éste elija. Ellos exaltan a la ciencia y a la tecnología por encima de Dios y voluntariamente aceptan los dictámenes del gobierno o de los “expertos”.

Para restaurar o para preservar la salud, usted debe hacer un esfuerzo por ingerir alimentos sanos y sin procesar tal como Dios lo indicó.

El “seguir la corriente” — es decir, el comer los alimentos comúnmente aceptados que se encuentran en muchos supermercados y restaurantes — puede ser más peligroso de lo que muchos se imaginan. Debemos, entonces, comprender qué constituye una comida sana y dónde puede ser encontrada. Además, debemos reconocer los peligros de un estilo de vida inactivo, el cual es tan común hoy debido a nuestra total dependencia de los automóviles.

Preguntas de salud

La vida saludable se extiende más allá del alimento y el ejercicio. Este folleto responderá preguntas como: ¿Por qué es tan importante el descanso? ¿Cómo podemos minimizar las toxinas? ¿Importa la higiene? ¿Ayudan los suplementos nutricionales? ¿Qué hay de las hierbas y los beneficios de los remedios herbarios? ¡Estas y muchas otras preguntas necesitan respuestas!

Quizá usted ya salga a caminar algunas veces por semana. Quizá ya esté intentando alimentarse con una variedad de comidas sanas. Y de ser así, este folleto reforzará lo que usted ya sabe. Pero, en cualquier caso, incluso cuando ya esté implementando algunas de estas prácticas, usted obtendrá una nueva visión.

Dios no quiere que ignoremos cómo el principio de ‘causa y efecto’ se relaciona con la vida saludable. El aplicar estos principios de forma balanceada, produce grandes beneficios. La vida saludable no es el fin en sí misma. Evite obsesionarse con la salud — y no convierta esto en su dios.

Una vez que conozca los principios que gobiernan la salud, usted puede crecer en conocimiento y practicarlos de mejor manera. Sin embargo, esto simplemente debe ser su punto de partida y usted debe mantener en mente metas a largo plazo. Lo físico es temporal en todo caso. Y aunque usted puede demostrarle a Dios que ha manejado sabiamente los recursos físicos, su meta principal en la vida debe sobrepasar el ‘aquí y ahora’. Usted no debe exagerar la atención que le presta al ejercicio o a las comidas.

En esta vida, cierto sufrimiento es necesario. Dios nos permite soportar ciertas afecciones físicas por alguna razón. En ocasiones, las pruebas vienen en forma de afección física. Sin embargo, al armarse con ciertos hechos y con ciertos conocimientos, y al actuar en base a éstos, usted puede mostrarle a Dios su voluntad por cuidar apropiadamente su cuerpo — “el templo del Dios viviente” (I Corintios 3:16-17). Esto lo llevará a una mayor resistencia e inmunidad ante las enfermedades.

Dos conceptos para tratar las enfermedades

Hay dos conceptos opuestos para tratar las enfermedades. El concepto tradicional no es muy diferente del vudú. La única diferencia es que los ‘espíritus malignos’ fueron reemplazados por gérmenes, bacterias o virus malignos. El concepto tradicional es que las enfermedades atacan de forma impredecible a las víctimas — y que las enfermedades son cosas que la gente ‘contrae’. Así, el trabajo de un ‘médico’ moderno es el de rescatar a la víctima a través de matar o de sacar a ese intruso maligno (el germen o virus) con el ‘mágico’ poder médico de sus agujas y prescripciones.

En cambio, el más reciente concepto biológico omite las terapias tradicionales en las que se atacan los síntomas. Este concepto está basado en las pruebas irrefutables que demuestran que los virus o las bacterias invasores no son la causa principal de las enfermedades. Por el contrario, la principal causa es una resistencia debilitada la cual se produce por un estilo de vida inapropiado. Las bacterias entran en escena solamente en las etapas finales. Estas ayudan a acabar con los organismos que carecen de las suficientes defensas para combatirlas. La inmunidad es común en los organismos saludables.

Los científicos y los biólogos saben que las bacterias siempre están presentes en nuestro entorno, así como en todos los organismos. Y estas bacterias son casi inofensivas cuando la salud natural y la resistencia se mantienen. Sin embargo, estas mismas bacterias entrarán y destruirán el organismo tan pronto como la vitalidad y resistencia de éste se reduzcan.

Entonces, en el concepto biológico, en vez de tratar los síntomas con medicinas, se hace énfasis en encontrar y en corregir la causa de la enfermedad. Los resultados, algunas veces, son vistos rápidamente. En otras ocasiones, los resultados toman más tiempo en aparecer. Pero en pocas palabras, el enfoque ‘causa y efecto’ ha sido mucho más exitoso que el tratamiento de los síntomas.

La buena salud es un atributo precioso. Usted debe mantenerlo porque de otra manera, se deteriorará. Los hábitos y entornos tradicionales de vida son hostiles hacia la buena salud. A menos que usted haga un esfuerzo por proteger y mantener su salud, ésta podría desaparecer fácilmente — incluso a temprana edad. Con los hábitos correctos y con un entorno apropiado, el cuerpo fue diseñado para auto-sanarse y para estar naturalmente saludable.

PARTE 1: REACTIVE SU CUERPO

¿Cuál es el elemento vital que más falta hace entre los hábitos de vida del ser humano? Los médicos y los profesionales de la salud hicieron surgir este tema en muchos foros y en muchas publicaciones. La respuesta, casi siempre, fue virtualmente unánime y llego a sorprender a muchos.

Los profesionales de la salud citaron a la inactividad como la moda más perjudicial de la actualidad. Y la actividad diaria — el ejercicio — es la solución. El cuerpo fue diseñado para estar activo y liberado de la ‘maldición de la inactividad’.

La inactividad se le atribuye, parcialmente, a la TV, al automóvil, a los trabajos de oficina y a la pereza. Muchas personas están crónicamente cansadas y simplemente ‘no tienen ganas’ de “reactivar su cuerpo”. Muy frecuentemente, las presiones y las responsabilidades parecen limitar las oportunidades para alcanzar incluso las metas básicas, tales como el mejoramiento de la salud. Sin embargo, si tales personas tomaran medidas para mejorar su salud, podrían llevarse una sorpresa.

Ejercicio aeróbico

Si una compañía farmacéutica vendiera una droga que produjera los mismos resultados que una rutina constante de ejercicio, esta droga sería ampliamente anunciada en los medios de comunicación y se volvería una noticia nacional. Además, le dejaría billones de dólares a la compañía.

Sin embargo, irónicamente, la idea de reemplazar la inactividad con una pequeña rutina de actividad no es atractiva para el público. Y entonces, muchos se encogen de hombros ante la noción de un programa de ejercicios y declaran: “Yo no soy un corredor de maratones. Yo no tengo tiempo para ese tipo de actividades”. ¡Qué irónico! si estos beneficios vinieran de la “pastilla milagrosa”, la gente pagaría miles de dólares para comprar la “cura”. Pero jamás podrían considerar el hecho de caminar 10 minutos al día.

A continuación hay una lista de algunos de los beneficios del ejercicio regular y mantenido (continuo e ininterrumpido) tales como la caminata. Algunas otras formas más vigorosas de ejercicios incluyen la carrera, el ciclismo, la natación, los deportes e incluso la caminata estacionaria. Estos se aplican principalmente a las personas jóvenes o adultas que ya estén en buena forma física.

Y, por supuesto, si usted decide comenzar un programa vigoroso de ejercicios luego de haber estado inactivo por un largo período de tiempo, deberá: (1) buscar la asesoría de un médico, (2) comenzar con poco y gradualmente incrementar el ritmo, y (3) proceder con precaución.

Caminar es el ejercicio más práctico para la mayoría de las personas — y para la mayoría de los horarios. Tomarse el tiempo para hacer esto con regularidad puede producir tremendos beneficios. No obstante, la mayoría de la población es relativamente inactiva. Aparte de trabajar, los deberes de la casa y trabajar en el jardín, la gente no se ejercita.

Los beneficios del ejercicio regular y programado han sido conocidos y apreciados desde hace muchas generaciones. Sin embargo, fue un libro del Dr. Kenneth Cooper, titulado “Aeróbicos”, el que documentó formalmente estos beneficios. El ejercicio aeróbico tiene el objetivo primordial de acondicionar el corazón y los pulmones, los cuales distribuyen el oxígeno al cuerpo.

Trágicamente, la humanidad ahora sufre un sinnúmero de problemas cardíacos (del corazón). Y hace algunas generaciones, cuando la gente no era tan dependiente de las máquinas, este no era el caso. La enfermedad cardiovascular es hoy la principal causa de muerte.

El cuerpo humano no fue creado para estar perpetuamente inactivo. El ejercicio aeróbico estaba diseñado para reiniciar un proceso que pudiera rejuvenecer todo el sistema cardiovascular. El caminar en el trabajo o en el hogar regularmente no es continuo, ni se mantiene por un tiempo definido, por tanto, no tiene un valor aeróbico significativo.

En su libro, el Dr. Cooper resume la inactividad: “La mayoría de los síntomas médicos causados por la inactividad, son bien conocidos y son alarmantes. Un cuerpo que no es usado se deteriora. Los pulmones se tornan ineficientes, el corazón se debilita, las venas se deterioran, los músculos pierden forma y el cuerpo en general se debilita, lo cual lo deja vulnerable para una lista completa de enfermedades. Todo su sistema para hacer circular el oxígeno se debilita.

Y si a esta felonía de la inactividad se le suma el fumar dos cajetillas de cigarros al día, el comer cualquier cosa que esté a la vista, y el preocuparse por los asuntos de la vida incluyendo su salud entonces el único consejo que podría darle sería que siga con los pagos de su seguro, si es que puede conseguir uno.

Sin embargo, la perseverancia es el mejor tipo de seguro” (p. 11).

Los beneficios del acondicionamiento

Nuevamente, caminar es el ejercicio más práctico para muchos. Sin embargo, es solamente uno de los muchos ejercicios que pueden producir beneficios reales.

  • Caminar incrementa la eficiencia de los pulmones y los acondiciona para procesar más aire con menos esfuerzo. Durante un trabajo exhaustivo, un hombre en forma puede procesar el doble de aire del que podría procesar un hombre acostumbrado a la inactividad.
  • Caminar incrementa la eficiencia del corazón. Como cualquier otro músculo, éste crece, se fortalece y bombea más sangre con cada latido lo cual reduce el número de latidos necesarios. Por ejemplo, un hombre en forma puede tener un promedio de descanso de 20 latidos del corazón menos que los que tendrían un hombre fuera de forma. Y esto reduce casi 10.000 latidos durante una noche de sueño.
  • Caminar incrementa el número y el tamaño de los vasos sanguíneos que llevan la sangre a los tejidos.
  • Caminar incrementa el volumen total de la sangre: “produce más sangre, específicamente más hemoglobina, la cual transporta el oxígeno, y más glóbulos rojos, los cuales transportan la hemoglobina. Más plasma, la cual transporta las células rojas, y por consiguiente, más volumen total de la sangre…Un hombre promedio puede incrementar hasta un cuarto de su volumen sanguíneo como respuesta al ejercicio aeróbico. Y, en esta cantidad, las células rojas pueden incrementarse más”. (p. 91).
  • Caminar mejora la forma de los músculos y de los vasos sanguíneos. Los transforma de ser débiles a fuertes y firmes. Y frecuentemente reduce la presión arterial.
  • Caminar — especialmente durante 30 minutos al día — gradualmente quema grasa, la cual es energía acumulada.
  • Caminar también puede cambiar completamente su perspectiva de la vida. Este ejercicio puede ayudarle a relajarse, a dormir mejor, y a tolerar mejor el estrés de la vida diaria. Usted será capaz de lograr más con menor fatiga.

Y en vista de estos beneficios, ¿qué excusa hay para no dedicarle 10 minutos al día a un programa de caminata? Para algunos, cierta afección seria podría limitarlos e impedirles tomar tal programa. Sin embargo, para el resto, los beneficios sobrepasan por mucho a las inconveniencias.

Algunos pueden no tener un área conveniente, segura o aceptable para caminar. Sin embargo, algunas maneras para resolver esto pueden ser: (1) caminar en el perímetro de su patio, (2) caminar en máquina de ejercicio, (3) trotar en un mismo lugar, o (4) utilizar una bicicleta estacionaria (5) También considere caminar o nadar en algún club cercano.

Algunas veces el comprender los beneficios a largo plazo de un programa de ejercicios, requiere de ingenio. Al ser ingenioso, usted puede implementar un programa que lo fortalezca grandemente física y mentalmente. Pero esto dependerá de la importancia que usted les dé a las recompensas — y de su disposición para pagar el precio.

El ejercicio es esencial

Desde que el Dr. Cooper dio a conocer sus hallazgos, la investigación los ha confirmado. La investigación moderna ha identificado y aislado la enzima específica que produce la elevación positiva luego de un ejercicio sostenido. Estas son mucho más efectivas que los químicos usados para el ánimo, o químicos de la mejora — y no contienen los efectos secundarios negativos.

El plan ideal inicia con diez minutos al día de caminata continua. Esto debe ser repetido al menos por cuatro días a la semana (seis días a la semana es lo ideal). Luego, trate de incrementar el tiempo hasta llegar a 30 minutos por sesión. Es posible que — si usted pone esto a prueba — para el cuarto mes ya vea una diferencia en su vitalidad, y que esto lo convenza para continuar con el programa.

Recuerde, los profesionales de la salud enfatizan que caminar es tan esencial como comer para una buena salud. La mayoría recomienda que sea al aire libre (si el clima lo permite), y que el programa a largo plazo llegue a constar de treinta minutos de caminata. De ser posible, incluso los ancianos deben participar en un programa de caminata. Además, nadar, trotar o manejar bicicleta también producen beneficios.

La actividad — el ejercicio — es el elemento faltante en las vidas de muchos, quienes necesitan reactivar sus cuerpos a través de ejercicio. Una vez que esto sea realizado, pueden tomarse más medidas para revitalizar y mejorar el cuerpo. Cada una de estas medidas produce beneficios importantes.

PARTE 2: COMIDA SANA

Daniel 1:8-16 enseña algunas lecciones valiosas acerca de la comida natural. El profeta Daniel les informó a sus captores que él no podía ser contaminado con las carnes inmundas ni con el vino que se le servía diariamente a la realeza babilonia. Entendamos, en este recuento, él no estaba sugiriendo una prueba aleatoria para ver si él se beneficiaría al comer “legumbres” (del hebreo ‘zeroa’ que significa “comida que fue cosechada” — es decir, comida que creció naturalmente en la tierra — vegetales, frutas, granos y, por extensión, carnes limpias). Él ya conocía los beneficios de alimentarse con buena comida. Había practicado los buenos hábitos alimenticios durante toda su vida. Él sabía que las frutas limpian, que los vegetales tonifican, que los granos nutren y que las hierbas ayudan a sanar.

El resultado: Luego de consumir el alimento natural y el agua por diez días, los rostros de Daniel y de sus tres amigos se veían “mejores y más robustos que los de los otros muchachos que comían de la porción de comida del rey” (vs. 15).

Aquí tenemos una prueba que demuestra la superioridad de los alimentos naturales — superioridad que estaba vigente desde los años 600 A.C. Este relato fue registrado en la Escritura por una razón. El alimento que ingerimos puede mejorar nuestra salud o puede deteriorarla. Con este breve y claro ejemplo, es difícil entender por qué tantos asocian los hábitos de alimentación natural con el fanatismo.

La comida sana y el principio del péndulo

La gente tiende a darle mucho énfasis a ciertos temas, mientras descuida otros. La mayoría de las personas son desbalanceadas y tienden a irse a uno de los extremos. Tal es el caso con la aplicación de los principios de Dios para la salud — especialmente el conocimiento de ingerir alimentos sanos.

Aquellos que han rechazado los principios de Dios para una vida saludable tienden a citar ejemplos aislados de “abuso” o de “énfasis exagerado” en cuanto al uso de comidas naturales — con el fin de probar que toda la práctica es desbalanceada. Estos mismos críticos se suscriben a la noción de que la gente debe dejarle los temas de la salud a los médicos completamente y sostienen que el hecho de confiar en los medicamentos es más “normal” que el tratar de proteger la salud por medios naturales. A fin de proteger su propia posición, ridiculizan a otros como “fanáticos” de la salud — lo cual, por supuesto, puede ser cierto en algunos casos.

Las sociedades ignoran los principios de Dios para una vida saludable. Aunque algunos pocos luchan por implementarlos lo mejor que pueden, sus conocimientos y sus prácticas parecen ser una causa muerta. Estos pocos han huido de los alimentos procesados y artificiales del hombre; sin embargo, desafortunadamente, la mayoría ha adoptado, inconscientemente, la idea de que los alimentos procesados son mejores que los alimentos naturales. Los niños son condicionados para que adopten esta mentalidad por infinitas promociones publicitarias que incluyen la promoción de los cereales a través de los personajes animados de moda, utilizando sus personajes favoritos, estrellas de deportes o a través de melodías.

Y los cereales para el desayuno son el medio principal por medio del cual los niños se hacen adictos al azúcar — lo cual se refleja a través de la hiperactividad. En su libro de 1976 — Sugar Blues — el Sr. William Dufty enfatizó que el azúcar es tan adictivo como la nicotina — e igualmente venenosa. Él citó una sorprendente estadística que mostraba que el azúcar era consumido en una cantidad promedio de 100 libras por persona en un sólo año. Esto fue para 1976. Ya para 1996, este promedio había subido a la increíble cantidad de 152 libras por persona.

Las ventajas de consumir alimentos sanos no deberían ser difíciles de entender. Hoy, esto ya no es considerado fanatismo. Hay suficiente evidencia y una extensa investigación que respalda la causa de los alimentos naturales y de la vida saludable.

Granos, frutas y vegetales

Algunos se oponen al uso de los productos integrales debido a reacciones alérgicas. Sin embargo, en años recientes, muchos han descubierto que solamente el trigo híbrido causa reacciones alérgicas. El grano original, sin hibridar, llamado “trigo de escanda”, no tiene tales efectos alérgicos secundarios. (La harina de este tipo de trigo es comercializada en los supermercados y en las tiendas de alimentos saludables). Y nuevamente, sólo encontramos resultados negativos donde el hombre ha intervenido para “mejorar” la creación de Dios.

Allá por los años 1800s, la harina blanca fue asociada con los alimentos gastronómicos de la clase alta. Como resultado, surgieron numerosas enfermedades no conocidas. Y ahora, en el siglo veintiuno, las investigaciones científicas han confirmado que todos los granos son mucho más nutritivos en su estado natural — es decir, sin removerles el afrecho y el germen. Ninguna persona conocedora podría refutar este hecho. Sin embargo, en los supermercados, cerca del 75% de las ventas de pan consisten en pan blanco hecho con harina blanqueada. Y el público no está reaccionando ante estos hallazgos. Las panaderías continúan dándole al público lo que éste quiere — más comida sin nutrientes — en vez de lo que éste necesita.

Cerca del 20% del pan en el mercado está compuesto por combinaciones de harina blanca con cierta cantidad de fibra, grano molido u otras combinaciones. Y tales productos dan la impresión de ser alimentos sanos. Sin embargo, no son pan integral. La gente que es conocedora evita estos tipos de pan.

Muchos profesionales médicos y expertos de la nutrición, quienes entienden las necesidades del cuerpo, consumen los granos más finos y los panes hechos con trigo de escanda. Sin embargo, el público en general se ‘alimenta’ con las harinas blancas poco nutritivas — por confiar en la publicidad como un elemento para decidir que comprar. El público en general ignora la mayoría de los principios de salud. Cualquiera que lo analice cuidadosamente, no debería seguir a ciegas tales hábitos y prácticas.

Para aquellos que estén dispuestos a nadar contra la corriente, hoy en día las comidas saludables son mucho más fáciles de encontrar. La harina integral (o la harina de trigo de escanda), y otros productos como el maíz orgánico, el arroz integral y otros granos naturales, están disponibles en las secciones de alimentos saludables de los mejores supermercados. Dos o tres décadas atrás, solamente se podían encontrar en algunas tiendas especializadas o en compras por catálogo. Estos mejores granos cuestan un poco más, pero son muy superiores en su valor nutricional — bien vale la pena la diferencia de precio.

¿Introduciría usted a su cuerpo más comidas sin nutrientes y muchas toxinas solamente porque es más barato? Lo que parece ser una mejor ganga, en poco tiempo le cobrará el precio a través de crisis médicas — y esto, potencialmente, será un gasto extra — a largo plazo.

Los vegetales frescos — los cuales puede cultivar en su propio jardín son ideales para una mejor dieta. Esta es la mejor fuente de alimento. Y si usted no tiene un jardín, trate de comprar vegetales frescos en el supermercado — o en el mercado. Algunas veces se pueden conseguir vegetales orgánicos. “Orgánicos” implica que no se usaron pesticidas o fertilizantes artificiales para su cosecha.

Las revisiones hechas por las empresas de apoyo al consumidor han confirmado que los productos orgánicos certificados están realmente libres de pesticidas y de los químicos que contaminan los demás productos agrícolas.

Y además de proveer los nutrientes vitales, las frutas, las verduras y los granos enteros proveen mucha de la fibra necesaria. El sistema digestivo debe tener fibra para funcionar apropiadamente. La fibra, además de tener muchas cualidades, absorbe el agua y la libera gradualmente durante el proceso digestivo – y así permite el correcto funcionamiento de los órganos para la mejor asimilación de los nutrientes. Desafortunadamente, los alimentos que ofrecen grandes cantidades de fibra están extintos en las dietas que muchos siguen. Los niños en edad escolar reflejan los hábitos de dieta de sus padres y siempre prefieren comidas como la pizza y los hotdogs. En muchas escuelas, así como en muchos hogares, los vegetales y los granos están “fuera” — ¡mientras la comida chatarra está “dentro”!

Además de reemplazar los granos procesados o blanqueados con los enteros, también se deben preferir las frutas y los vegetales frescos orgánicos por encima de los enlatados o de los procesados si es posible.

Seis pautas

He aquí seis pautas con respecto a la comida. Estas pautas representan un consenso que se alcanzó entre los profesionales de la salud — así que no están basadas en algunas pocas opiniones aisladas.

(1) La mayor parte de su dieta (de preferencia más del 60%) debe consistir de alimentos en su estado natural — sin cocinar — o parcialmente cocinados. Las frutas y los vegetales en su estado crudo son superiores a los cocinados. Al cocinar estos alimentos, se destruye mucho de su valor nutricional. Muchas vitaminas son parcialmente destruidas y muchos minerales son disueltos al hervirlos — y todas las enzimas son destruidas con temperaturas superiores a los 120° F. Una buena forma para poderse comer las semillas crudas, las habas y los granos es cuando estos están tiernos. (Y esto implica la cosecha de las semillas en su punto de germinación). Otra excelente forma es consumir comidas como el chucrut casero. Ciertas comidas, tales como las papas, las habas secas y los granos deben ser cocinados.

Lo ideal es consumir más del 60% de los vegetales en estado crudo, es una meta que pocos son capaces de alcanzar. Sin embargo, en vez de catalogar esto como poco práctico, mejor trate de incrementar su consumo diario de ensaladas, de granos tiernos y de frutas crudas. Cuando lo logre, se sentirá feliz de haberlo hecho.

Debido al requerimiento de distintas enzimas digestivas, las frutas y los vegetales crudos deben ser consumidos en tiempos separados. Los profesionales de la salud señalan que uno o dos vegetales suelen ser mejores que una mezcla de cuatro o cinco a la vez. Y de igual forma una ensalada con dos o tres tipos de frutas parece ser mejor digerida que una con cinco o seis tipos. Debido al efecto limpiador de las frutas, un cóctel de “una o dos” frutas es un aperitivo ideal para la noche.

(2) De ser posible, los alimentos deben estar enteros — sin refinar — y de preferencia deben haber sido cultivados cerca de su región. Los alimentos importados pueden contener bacterias a las que su cuerpo puede no estar acostumbrado.

Cuando los nativos de una región consumen alimentos naturales, enteros, sin procesar y cultivados en su región, ellos gozan de una hermosa salud y larga vida. Pero cuando los alimentos refinados, procesados o hechos por el hombre (como la azúcar blanca, la harina blanca y ciertos alimentos enlatados) entran a sus dietas, las enfermedades surgen casi inmediatamente.

(3) El agua pura es vital para el cuerpo humano. Beba cantidades generosas diariamente — algunos sugieren que sea una onza de agua por cada dos libras de peso corporal. El agua pura — para beber y para cocinar debe ser natural, es decir, proveniente de un pozo o de un manantial. Muchos profesionales de la salud recomiendan el consumo del agua destilada debido a los múltiples contaminantes que afectan nuestras fuentes de agua, y debido al impredecible riesgo que implica comprar la famosa “agua pura” embotellada. Ahora bien, al consumir agua destilada con regularidad, se debe considerar la ingestión de un suplemento que provea los minerales que normalmente se encontrarían en el agua pura.

Como ya lo mencionamos, se está haciendo cada vez más y más difícil el conseguir agua natural en el ambiente de hoy. Y ya sea que usted consuma el agua de un pozo o la que proveen de la ciudad, siempre trate de utilizar un filtro. La mayoría de los sistemas de filtro son relativamente baratos y bastante eficientes — solamente recuerde cambiar periódicamente la sección interna cada tercer mes.

El agua embotellada ha mostrado ser poco confiable e inconsistente a pesar de ser cara. Si usted tiene que depender del agua que se vende en las tiendas, considere el comprarla en botellas grandes y de un proveedor reconocido.

Noticias recientes han revelado incidentes de agua que era vendida como “agua pura de manantial” y que resultó no ser más que agua de los sistemas municipales. Las pruebas de laboratorio han arrojado algunos resultados sorprendentes en cuanto a los componentes de lo que se conoce como “agua pura”. He aquí un ejemplo de las peligrosas impurezas que se han encontrado comúnmente en el agua potable: benceno, tetracloruro de carbono, isopropanol y metanol.

(4) La leche es un alimento excelente. Sin embargo, aquellos que son intolerantes a la lactosa, deben considerar evitarla. La leche cruda es muy superior a la pasteurizada o a la homogeneizada. El título de “el alimento más perfecto de la naturaleza” le pertenece a la leche entera sin procesar. Desafortunadamente, la mayoría de nosotros nos hemos tenido que adaptar a productos inferiores, debido a que ciertos grupos de interés, como la Asociación Americana de Lácteos y la Administración de Drogas y Alimentos (FDA), han logrado sacar la leche entera del mercado.

Una manera ideal de consumir la leche es en su forma agria: como yogurt, kéfir o el Lactobacillus acidophilus. La leche de cabra es mejor que la leche de vaca al menos para alimento humano. Mientras la leche de vaca parece no estar recomendada para pacientes con artritis, enfermedades reumáticas o cáncer, la leche de cabra contiene tanto factores antiartríticos como anticancerosos. Algunos sienten que la leche de cabra puede ser terapéutica para este tipo de afecciones. Siempre busque la leche de cabra que esté fresca, y evite la refinada, la embotellada o la que venden en polvo. Muchas de las personas que son intolerantes a la lactosa pueden asimilar la leche de cabra.

(5) La miel cruda y natural es uno de los mejores endulzantes disponibles. Ésta tiene milagrosas propiedades nutritivas y medicinales que han sido usadas para propósitos de curación. Y ha sido bien establecido que la mayoría de las personas centenarias (de 100 años de edad o más) usaban mucho la miel en sus dietas. La miel puede incrementar la retención de calcio en el sistema, ayudar a prevenir la anemia, y es beneficiosa para combatir desórdenes en los riñones y en el hígado. Además, puede ser terapéutica para los resfriados o para los problemas de circulación deficiente.

Considere cómo Dios asoció la leche y la miel con las abundantes bendiciones de la tierra prometida a Israel: “…he descendido para librarlos de mano de los egipcios, y sacarlos de aquella tierra a una tierra buena y ancha, a tierra que fluye leche y miel” (Éxodo 3:8). La leche y la miel eran símbolos antiguos de salud y de abundantes bendiciones — y aún lo son hoy día, especialmente en su estado más natural, sin procesar por el hombre.

(6) Otro elemento alimenticio a considerar es el aceite vegetal. Los profesionales de la salud recomiendan los aceites vegetales empacados en frío. Algunos de estos aceites son: el de oliva, el de semilla de girasol y el de semilla de sésamo (ajonjolí) y canola. Como regla general, el aceite de oliva importado de Italia o de España, regularmente es envasado en frío. Como los aceites naturales que se envasan en frío no se cocinan ni se procesan, y eventualmente podían tornarse rancios, siempre es recomendable revisar la fecha de caducidad.

Los grandes procesadores de alimentos utilizan fuertes solventes para extraer el aceite de algunas semillas. Y mientras este método es más eficiente que el método de envasado en frío siempre deja residuos de solvente que deben ser evaporados con altas temperaturas — y este calor mata cualquier residuo de vitamina que haya podido sobrevivir a los solventes. Estos residuos del solvente incluyen una gran cantidad generosa de radicales tóxicos, y el hecho de lidiar con estas toxinas le agrega más estrés del necesario al organismo. Por esta razón, elementos como la mayonesa, las frituras y las papas a la francesa — hechos con mucho aceite vegetal — deben ser evitados, o muy limitados.

Muchos tienen dificultad para entender que las comidas naturales frescas se pueden arruinar si se dejan por mucho tiempo en una repisa. La razón por la que las comidas procesadas tienen una mayor duración es que solamente ciertos carbohidratos — indefensos — le son dejados luego que las partes nutritivas son removidas en el “proceso de refinamiento”. Luego de este proceso, ya no queda nada que esté sujeto a deterioro.

El tema de las carnes

La información de esta sección — así como toda la información de este folleto — asume que usted ya está familiarizado con las leyes de Dios sobre las carnes limpias e inmundas. De no ser así, lea nuestro artículo gratuito: “¿Son todos los animales buenos para alimento?

El tema de las hormonas y de los antibióticos que se le inyectan al ganado, ha hecho que algunos consideren el vegetarianismo como la mejor opción después de todo. Sin embargo, lea I Timoteo 4:1-3: “…en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a… doctrinas de demonios… prohibirán casarse, y mandarán abstenerse de alimentos que Dios creó para que con acción de gracias participasen de ellos los creyentes y los que han conocido la verdad”.

Aquí, a la práctica de abstenerse de las carnes (limpias) — las cuales fueron creadas por Dios para ser alimento — se le llama doctrina de demonios. Las filosofías y religiones que promueven el vegetarianismo pueden con frecuencia involucrar demonios — en ciertas religiones bien conocidas del mundo, los EE.UU. o en cualquier otro lugar.

Sin embargo, en estos tiempos, cuando las hormonas y los antibióticos contaminan la mayoría de nuestra comida, el consumo de la carne debe ser monitoreado. Es necesario buscar alternativas libres de químicos.

La carne roja es una fuente vital de beneficios: hierro, zinc, magnesio, tiamina, riboflavina, vitamina A, proteína, B12 (la cual solamente está en la carne), B6, niacina y otros. Y si usted planea sustituir la carne roja con el pollo, tome nota que también hay grandes cantidades de hormonas que se usan en la crianza del pollo. Los pollos criados en producciones masivas maduran y están listos para morir en siete semanas — cuando el tiempo normal de crecimiento es de trece. Este “milagro” del crecimiento acelerado se logra con inyecciones de hormonas durante los momentos cruciales de su crecimiento. Y además, los pollos son mantenidos inactivos al limitarles el espacio en el que viven.

En décadas recientes, algunos de los zorros que lograron entrar a ciertas granjas avícolas, murieron rápidamente por haber ingerido cantidades exageradas de hormonas y de antibióticos — los cuales eran usados para criar a las aves. Como resultado, la Federación de Alimentos decretó que ninguna inyección fuera administrada durante la semana previa a la matanza de los pollos. Esto pretendía dar tiempo para que se disiparan los químicos restantes. Pero, por supuesto, las hormonas y los antibióticos que se les inyectan a los pollos o al ganado, no promueven una mejor salud para el consumidor.

Incluso si usted tiene la fortuna de encontrar carne libre de químicos, hay un gran punto a favor de comer menos proteína animal. El metabolismo de proteínas — si es consumido en exceso — deja residuos tóxicos en los tejidos del cuerpo. Cuando alguien, habitualmente, abusa de la proteína animal, tiene grandes riesgos de padecer problemas o enfermedades. Además, una dieta alta en proteína animal puede causar la vejez prematura o una menor esperanza de vida. Es beneficioso ser más balanceado en la cantidad de proteína animal que se consume — especialmente si es de res o de cordero. Y es mucho mejor evitar los bistecs “grandes”, para quedarse con los más pequeños — cortes de ocho onzas.

La investigación ha mostrado que el consumo excesivo de carnes lleva a desequilibrios minerales en el sistema. Hay reportes que muestran que resulta demasiado fósforo — en proporción al calcio. (La carne tiene 20 veces más fósforo que calcio). Y esto puede producir una severa deficiencia de calcio — lo cual puede provocar pérdida de los dientes o la periodontitis.

Además, investigaciones en Alemania y en Suiza han descubierto que el proceso de envejecimiento es activado por el amiloide — un resultado secundario de los metabolismos proteínicos. El amiloide se deposita en los tejidos conectivos y causa la degeneración de los órganos. Quizá esto explica por qué la gente que tradicionalmente tiene dietas bajas en proteínas tiene la mayor esperanza de vida en el mundo — de 90 a 100 años. Y también podría explicar por qué la gente que vive en regiones con dietas altas en proteína (como los esquimales, los groenlandeses o los rusos) tienen la menor esperanza de vida — de 30 a 40 años. Los norteamericanos encabezan la lista de consumo de carne — y muy posiblemente, de entre las naciones industrializadas, sean el número 21 en esperanza de vida.

Los investigadores de la Universidad Cornell pudieron identificar una correlación directa entre las dietas altas en proteína y el desarrollo del cáncer. El amoníaco, el cual es producido en grandes cantidades como derivado de los metabolismos de la carne, es altamente cancerígeno. Demasiada proteína animal es muy peligrosa. Y reiteramos, este folleto no pretende en ningún sentido inducir a la adopción de un vegetarianismo estricto, sino a una consciente aplicación de la moderación (Fil. 4:5) a fin de evitar la usual laxitud que resulta del consumo excesivo de la carne.

Cuando un bistec, de tamaño moderado, es saboreado con la ayuda de un vino de calidad, la producción de derivados cancerígenos durante la digestión se reduce considerablemente. En Francia — y en muchos otros países en donde se consumen vinos junto con la comida — las afecciones del corazón son mucho menores que en las naciones industrializadas. Y así, al mejorar considerablemente la digestión, el vino reduce muchos otros efectos dañinos de la proteína animal — porque es menor la cantidad de grasas no digeridas que permanecen en el sistema cardiovascular.

El vino como una ayuda para la digestión

Tal como lo mencionamos, además de servir como un complemento ideal para saborear la carne, el vino también sirve como una excelente ayuda para la digestión. Note las siguientes referencias de la Biblia, las cuales se refieren a otros beneficios del vino — cuando es tomado con la debida moderación.

El apóstol Pablo le aconsejó a Timoteo: “Ya no bebas agua, sino usa de un poco de vino por causa de tu estómago y de tus frecuentes enfermedades” (I Timoteo 5:23). También note que Dios hace que la tierra produzca “el vino que alegra el corazón del hombre” (Salmo 104:15). Deuteronomio 14:26 menciona el vino como una bendición deseable. Cuando es tomado con moderación, el vino es un agente relajante y una fuente de nutrición. Este provee una cantidad de minerales, vitaminas y enzimas vitales. (Lea nuestro artículo gratuito “¿Es un pecado beber?”).

Comer ligero

Una excelente elección para una comida nutritiva pero ligera es el pescado limpio y fresco, como es definido en la Biblia. Por favor refiérase al recuadro “Más acerca del pescado fresco”.

Uno de los hábitos más beneficiosos que alguien puede adoptar es la práctica de comer menos en algunas ocasiones. Aunque pueda sonar raro, el comer menos ocasionalmente es uno de los principales secretos para la salud y para la longevidad.

Más acerca del pescado fresco

El pescado fresco abunda en proteínas esenciales y en minerales — y es fácilmente digestible. Muchos supermercados cuentan con secciones de pescado fresco, y le ofrecen al público una oportunidad con la que, en tiempos antiguos, solamente tenían aquellos que vivían en grandes ciudades. Los Sres. Goldbeck, autores de ‘The Supermarket Handbook’,Manual para el supermercado’, nos ofrecen algunos consejos valiosos para comprar pescado:

“Todos sabemos que el pescado viene del océano (pescado de agua salada) y de los lagos o ríos (pescado de agua dulce). Desafortunadamente, el desarrollo científico y la contaminación han eliminado al pescado de agua dulce de aquellas comidas que se podían considerar libres de contaminantes. Y afortunadamente, por otra parte, nuestros amplios océanos han mostrado un sorprendente poder para resistir las malas prácticas y para mantener relativamente a salvo a los peces de agua salada.

Aunque algunos desarrollos futuros puedan cambiar la veracidad de esta afirmación, los pescados frescos de agua salada parecen ser al presente el más impoluto alimento marino que hay disponible — y ofrecen una excelente fuente de sustento libre de químicos.

La frescura es la única indicación de la calidad del pescado. Debido a su delicada estructura, la carne de pescado se arruina rápidamente. Un pescado fresco jamás huele ‘a pescado’ ni sabe ‘a pescado’. Además, su carne es firme y elástica — si usted la presiona suavemente con su dedo, no se hundirá. Asimismo, la piel es firme y suave. Si usted compra el pescado completo, o si tiene la oportunidad de ver todo el pescado, asegúrese que tenga los ojos brillantes y abultados, las branquias intactas, y las escamas firmes y brillantes.

La congelación esconde todas estas características y hace imposible determinar cuán fresco es realmente el pescado.

El pescado fresco usualmente es empacado y transportado en hielo y debe ser mostrado de esta forma. Recuerde: si usted sospecha que el pescado fue previamente congelado, no lo compre. Una vez que se descongele se deteriorará rápidamente”. (p. 74-75).

El salmón, el arenque y el atún son relativamente altos en grasa. Por otra parte, el bacalao, el abadejo y el eglefino son bajos en grasa. El vino blanco seco de calidad corta los aceites del pescado y ayuda a reducir el contenido de grasa.

Por otra parte, el comer demasiado, aunque sean alimentos sanos, es una de las principales causas de las enfermedades y vejez prematura. La comida, de cualquier tipo, si es comida en exceso de acuerdo a lo que el cuerpo necesita envenena el sistema. Estudios acerca de personas centenarias a través del mundo muestran que estas personas comían con moderación a lo largo de sus vidas. ¿Cuándo fue la última vez que vio a una persona obesa de 100 años de edad?

Comidas a evitar

Esta sección no estaría completa sin una lista de comidas que se deben evitar. Los profesionales de la salud nos advierten que las evitemos y/o por lo menos que las limitemos grandemente.

  • Azúcar y harina blanca — refinada — y todo lo que se haga con éstas: pan, pastelillos, cereales empacados, rosquillas, helados, galletas, caramelos, etc.
  • Carnes procesadas (incluso de res o de pollo): tocinos, jamones y salchichas. La mayoría de estas cosas contienen nitratos y/o nitritos — los cuales son cancerígenos que deben evitarse.
  • El queso crema, la margarina y la mayonesa (todos estos productos contienen químicos indeseables, y en este caso, podría ser mejor la mayonesa que se encuentra en las secciones de comida saludable, pero tenga cuidado con alimentos rancios).
  • Bebidas carbonatadas. También evite el consumo excesivo de alcohol, café o té.

PARTE 3: AYUNO FÍSICO

La Biblia enseña el principio del ayuno espiritual — es decir, de abstenerse de todo alimento y líquido. Sin embargo, el ayuno físico permite ciertas cantidades de líquidos diferentes.

Hay dos tipos de ayuno físico: (1) ayuno con agua, el cual ahora tiene menos defensores. Este fue popular a mediados de los 1900s. (2) el ayuno con jugos, el cual produce los mismos resultados y quizá con algunos beneficios adicionales. Este tipo de ayuno es grandemente aceptado en Europa y en el resto del mundo y está ganando aceptación en los Estados Unidos.

Al ayunar con jugos, los jugos de frutas o de vegetales incrementan el efecto curativo del ayuno. Esto acelera la eliminación del ácido úrico y de otros ácidos no orgánicos. Los azúcares naturales que contienen los jugos también fortalecen nuestros corazones durante el ayuno. Y el ayuno con jugos puede ser hecho durante un período más largo debido a la nutrición que ofrece, el cual no interfiere con el proceso de auto digestión de células (discutido abajo) — la razón principal para un ayuno.

Pero ahora examinemos qué sucede en el organismo durante el ayuno. La siguiente información es citada del Dr. Paavo Airola un experto internacional y pionero en el campo de los alimentos naturales y la nutrición:

“Las enfermedades y la vejez comienzan cuando el proceso normal de regeneración celular se torna lento. Esta reducción es causada por la acumulación de desechos en los tejidos, lo cual interfiere con la nutrición y la oxigenación de las células.

Cada célula en su cuerpo es una absoluta entidad viviente, con su propio metabolismo. Esta necesita una constante provisión de oxígeno y una nutrición adecuada en forma de sustancias nutritivas, tales como proteínas, minerales, ácidos grasos y otros elementos esenciales. Cuando las deficiencias nutricionales, el metabolismo estático, la vida sedentaria, la falta de aire y agua fresca, la ingestión excesiva de alimentos y como consecuencia la pobre asimilación de la comida causa que nuestras células se priven de la nutrición que necesitan, estas comienzan a degenerarse y se colapsan. El proceso normal de reemplazo de células se hace lento y el cuerpo comienza a envejecer. Su resistencia a las enfermedades disminuye y varios padecimientos comienzan a aparecer. Esto puede suceder a cualquier edad.

Solamente la mitad de sus células están en el pináculo del desarrollo y del funcionamiento. Una cuarta parte está en proceso de crecimiento, y la otra cuarta parte está en el proceso de muerte y reemplazo. Es de vital importancia que las células que están muriendo sean eliminadas del sistema con la mayor eficiencia posible. La rápida y efectiva eliminación de las células muertas, estimula el crecimiento de las nuevas células.

“Y aquí es donde entra el ayuno como la manera más eficaz para restaurar la salud y para rejuvenecer el cuerpo. Durante el ayuno con jugos, el proceso de eliminación de las células muertas se acelera y las nuevas células también se estimulan. Al mismo tiempo, los desechos tóxicos que interfieren con la nutrición de las células son eliminados y el ritmo metabólico normal y la oxigenación de las células son restaurados.

“Y he aquí por qué: 1. Durante un ayuno prolongado (luego de los primeros tres días), su cuerpo vivirá de sus propias sustancias. Cuando es privado de la nutrición necesaria particularmente de proteínas y grasas el cuerpo quemará y digerirá sus propios tejidos, a través de un proceso de auto-digestión. ¡Pero su cuerpo no lo hará indiscriminadamente! En su sabiduría — y aquí recae el secreto de la extraordinaria efectividad del ayuno como una terapia curativa — su cuerpo primero descompondrá y quemará aquellas células o tejidos que estén enfermos, dañados, envejecidos o muertos. Al ayunar, su cuerpo se alimenta a sí mismo de los más impuros e inferiores materiales — tales como las células muertas y acumulaciones mórbidas, tumores, abscesos, depósitos de grasa, etc. Los tejidos esenciales y los órganos vitales — es decir, las glándulas, el sistema nervioso y el cerebro — no son dañados ni digeridos durante un ayuno”.

“2. Durante el ayuno, mientras las células viejas y los tejidos enfermos son descompuestos y quemados, la formación de células nuevas y saludables se acelera. Esto puede parecer increíble, dado que ningún otro agente de nutrición se administra además de la cantidad limitada de jugo que se consume. Pero este es un hecho fisiológico. La razón para esto es que las proteínas en su cuerpo están en un estado dinámico siendo constantemente descompuestas y reutilizadas para diversas necesidades del cuerpo. Y cuando las células viejas o enfermas son descompuestas, los aminoácidos no son desechados, sino que son liberados y vueltos a usar en el proceso de formación de nuevas células.

3. Durante un ayuno a base de jugo, la capacidad de eliminación y de limpieza de los órganos encargados — pulmones, hígado, riñones y la piel — es considerablemente incrementada, por lo que las masas de desechos acumulados y de toxinas son rápidamente expelidas. Por ejemplo, durante un ayuno, la concentración de toxinas en la orina puede ser diez veces más alta de lo normal. Y esto se debe al hecho que el canal alimentario, el hígado y los riñones son liberados de la carga usual de alimentos en proceso de digestión y de la eliminación de los desechos resultantes por lo cual se pueden concentrar en la limpieza de los desechos y de las toxinas acumuladas en los tejidos. Este proceso de eliminación es evidenciado por un síntoma típico del ayuno: el mal aliento…

“4. El ayuno les da un descanso fisiológico a los órganos digestivos, a los de asimilación y protección. Luego de ayunar, la digestión de la comida y la utilización de los nutrientes mejoran considerablemente y se evita la lentitud en el proceso, así como la retención de desechos.

“5. Finalmente, el ayuno ejerce un efecto normalizador, estabilizador y rejuvenecedor en todas las funciones vitales — fisiológicas, nerviosas y mentales. El sistema nervioso es rejuvenecido; los poderes mentales mejoran; las secreciones químicas y hormonales de las glándulas se estimulan y aumentan; el balance bioquímico y mineral de los tejidos se normaliza” (How to Get Well, Como sentirse mejor, Airola, 1974 p. 214-216)”.

¡Este es en verdad un caso convincente en favor del ayuno a base de jugos! Los detalles específicos acerca de esta práctica van más allá del alcance de este breve folleto, sin embargo, muchas publicaciones sobre el tema están disponibles en tiendas de productos naturales, y una variedad de libros también puede ser encontrada por Internet. No olvide esta valiosa información. Esta puede ser fácilmente implementada, con beneficios significativos.

Varios autores que promueven el ayuno físico también recomiendan otras prácticas para el proceso de limpieza del cuerpo durante el ayuno. Algunos demuestran los beneficios de usar procedimientos que ayuden al proceso de eliminación de toxinas y desechos del cuerpo. Y ciertas recomendaciones incluyen baños calientes con mezclas de hierbas en el agua, el uso de enemas y otros procedimientos para ayudar a limpiar el sistema. La mayoría de las publicaciones sobre el tema contienen consejos valiosos.

PARTE 4: TOXINAS EN NUESTROS ALIMENTOS Y EN NUESTRO AMBIENTE

Las toxinas en la comida y en el ambiente están aumentando y esto está causando un severo peligro para la buena salud. La presencia de pesticidas en nuestros alimentos es especialmente seria. Antes de considerar que acciones tomar para minimizar el daño, se debe captar la verdadera relevancia de la amenaza que esto representa.

Considere una serie de evaluaciones que se condujeron en los 90’s, las cuales arrojaron sorprendentes hallazgos. En el primer estudio de su clase, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos en conjunto con la Unión de Consumidores, quienes publican la revista de Reporte al Consumidor analizaron las cantidades de pesticidas existentes en los productos manufacturados, así como lo dañino que estos pesticidas pueden ser. Ellos estudiaron los resultados de las pruebas realizadas en 27 categorías alimenticias, entre 1993 y 1997. Este extenso estudio incluyó cerca de 27,000 muestras (y cada muestra consistía de cinco libras de productos agrícolas). Este proyecto fue incitado por causas justificadas — las cuales incluían el estudio de los residuos tóxicos que quedan en los productos agrícolas. Algunos pesticidas pueden ser miles de veces más tóxicos que otros. Y la mayor preocupación respecto a los pesticidas es la exposición a largo plazo de las personas. Algunos pesticidas afectan el desarrollo de los sistemas nerviosos de los niños. Algunos otros se sospechan que son cancerígenos. Y otros pueden interferir con el sistema endocrino.

De los 27 alimentos evaluados durante este proyecto, siete tenían niveles de toxicidad mucho más altos que el resto. Y las escalas relativas de toxicidad son causa de gran preocupación. Los alimentos con los índices más altos tienen los niveles de residuos de pesticidas mucho más elevados que lo que se considera seguro por la Agencia de Protección Ambiental (APA) — y estos niveles establecidos por la APA ya se consideran bastante altos en algunos casos. La Unión de Consumidores consideró que una cifra de 100 en adelante ya era causa de preocupación. Y aunque una cifra de 100 es considerada como la “máxima cantidad dentro de los límites seguros”, siempre causa bastante preocupación. Así que queda como regla general que: mientras más baja sea la cifra, más bajos serán los riesgos a largo plazo.

Uno de los pesticidas más potentes que se usan para los cultivos alrededor del mundo es el metil paratión. Este también es uno de los pesticidas más usados en los Estados Unidos. Y este es un veneno neurológico que, en cierta forma, funciona igual tanto en los humanos como en los insectos. En 1998, la APA emitió una valoración preliminar de los riesgos del metil paratión, y concluyó que este poseía un riesgo inaceptable. Y aunque los agricultores están usando menos de éste en sus cosechas (de melocotón, por ejemplo), las cifras nacionales indican que ahora lo están usando más en cosechas de manzanas o de ejotes.

El dieldrín es un pesticida que fue sacado del mercado en 1974, y a pesar de ello, esta peligrosa toxina sigue ofreciendo tanto riesgo como los pesticidas actuales, dado que toma décadas para deshacerse en la tierra. En la evaluación realizada por la Unión de Consumidores, el dieldrín aún apareció en 1997 — ¡23 años después de haber sido eliminado!

Y su presencia aún es un verdadero riesgo: “El dieldrín, a diferencia del metil paratión, es absorbido en la pulpa del vegetal en vez de ser concentrado cerca de su cáscara y esto hace imposible que se pueda lavar.” (Revista Reporte al Consumidor de marzo de 1999). El pepino, la calabaza y los melones están propensos a absorber el dieldrín y la única forma de prevenir esto es que los granjeros no planten estos productos en la tierra contaminada.

Actualmente, el aldicarb es uno de los tóxicos más agudos que está en uso. En 1990, muchos agricultores lo abandonaron, sin embargo, algunos cultivadores de papas en Idaho y Washington continuaron usándolo hasta 1996. Luego de evaluar las papas, el Ministerio de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) encontró que una de cada veinte contenía más de la cantidad aceptable de esta toxina para un niño. “Como el dieldrín, el aldicarb penetra en el producto y no puede ser lavado” (ibid.).

Y además de estos, algunos otros pesticidas desaparecieron hace algunas décadas — incluyendo el DDT — sin embargo, aún están presentes en la tierra y aún aparecen en las evaluaciones del producto agrícola.

El Acta de Protección de la Calidad de los Alimentos en 1996 ordenó que la APA (Agencia de Protección Ambiental) redujera los límites aceptables, con el fin de disminuir el nivel de toxinas en los productos agrícolas. Y desde entonces la APA ha incrementado el intervalo entre las aplicaciones del pesticida, a fin de dar tiempo para que los tóxicos se eliminen — antes que puedan ser ingeridos. Además, los niveles máximos de metil paratión y de otros pesticidas fueron reducidos. Sin embargo, los resultados de las evaluaciones de 1994 y 1997 no reflejan estas reducciones. Tomará entonces, muchos años antes de que se vean resultados significativos.

Melocotones y otros productos agrícolas

Ahora observe la información que se obtuvo por el USDA (Ministerio de Agricultura de los Estados Unidos) después de 1997. Los melocotones cosechados en los Estados Unidos fueron el principal elemento de la lista. El nivel de toxicidad de los melocotones tenía cifras de 4,848 — 48 veces más de lo que se considera un nivel aceptable, es decir 100. El culpable, en este caso, fue el metil paratión. Y otros melocotones importados de Chile tuvieron cifras de 471.

El siguiente elemento de la lista fue la calabaza invernal. Las calabazas cosechadas en los Estados Unidos tuvieron cifras de 1,706 17 veces más del nivel “aceptable”. Y aquí el culpable fue el residuo del dieldrín presente en las tierras contaminadas que los agricultores continuaron usando. Por alguna razón, la calabaza congelada de los Estados Unidos tuvo una cifra de 3,012 — casi el doble del nivel de la calabaza fresca y se concluye entonces que la congelación, aparentemente, impide la desintegración del dieldrín y de otros pesticidas. En cambio, las calabazas de México y de América Central no excedían el nivel de 41.

Las manzanas de los Estados Unidos alcanzaron niveles de 550, y esto resultó de las toxinas como el clorpirifós y el metil paratión. Al mismo tiempo, las manzanas de Nueva Zelandia tuvieron una cifra de 284. Además, las peras de Estados Unidos alcanzaron 435 — y esto estuvo casi parejo con las peras de Chile, las cuales alcanzaron 415.

Asimismo, el metil paratión fue usado en el 90% de los ejotes de los Estados Unidos. Los ejotes frescos alcanzaron 222, mientras que otros — enlatadas o congeladas — llegaron hasta 529. Mantenga en mente que estos son los mismo ejotes, peras, manzanas y melocotones ¡que fueron utilizados en alimentos para bebés!

Cualquier consumidor de cosechas estadounidenses sería sabio al evitar todos estos productos — melocotones frescos, calabaza invernal (sea fresca o congelada) y los ejotes (enlatados o congelados). El riesgo es extraordinariamente alto. Compre productos que hayan sido cosechados orgánicamente.

Otros productos que tuvieron cifras altas de toxicidad fueron: la espinaca de Estados Unidos (349) y la de México (256); el apio de Estados Unidos (255); las uvas de Estados Unidos (228) y las de Chile (339). Y las que quedaron levemente arriba del nivel “aceptable” fueron: la lechuga de Estados Unidos (122); los tomates (159) y las zanahorias (136) de México. Los productos que registraron un nivel mínimo de toxicidad incluían las naranjas, el trigo, las batatas, los plátanos, el brócoli e incluso la leche.

Ahora note algunas recomendaciones de Consumer Reports, Reportes al Consumidor respecto al verdadero peligro de los pesticidas en nuestros alimentos:

“Para los consumidores hay varias formas de minimizar la exposición a los pesticidas. Algo que usted no debe hacer es dejar de consumir productos frescos — porque estos proveen una cantidad inmensa de nutrientes vitales. En cambio, considere seguir estos pasos…

“Pele aquellas comidas que tengan un alto nivel de toxicidad, tales como manzanas, peras y melocotones. Esto usualmente remueve mucho del residuo tóxico. Lavar con detergente los productos también ayuda.

Considere comprar productos que hayan sido cultivados orgánicamente, estos están cada vez más disponibles. Cuando evaluamos los frutos orgánicos… encontramos que tenían muy poco o nada de residuos de pesticida” (énfasis nuestro).

El consejo de pelar ciertos productos que han sido expuestos a las toxinas debe ser bien atendido. Desafortunadamente, la mayor parte de la nutrición está cerca a la cáscara de las frutas y de los vegetales. Sin embargo, las toxinas se acumulan en la superficie, así que es mejor pelar el producto si es que este ha sido expuesto a pesticidas. Algunas tiendas de alimentos saludables venden un desinfectante para vegetales el cual, supuestamente, neutraliza algunas toxinas. Este desinfectante es ideal para la lechuga, los tomates, las uvas y las fresas.

A menos que usted cultive su propio jardín, la mejor alternativa es comprar productos cosechados orgánicamente. Los riesgos de la continua exposición a los pesticidas son demasiado potentes como para ignorarlos.

Los profesionales de la salud enfatizan que todos los productos agrícolas que se compren en un supermercado deben ser bien lavados con un desinfectante neutralizante para vegetales o con una solución de una onza de ácido clorhídrico por tres cuartos de galón de agua. El lavar los productos con agua no remueve nada de los residuos del pesticida y desafortunadamente, este es el único proceso que se realiza en muchos de los restaurantes que sirven ensaladas.

Toxinas en el hogar

El limitar las toxinas en el hogar incluye algunas de estas pautas: Evite usar rociadores ambientales, algunos aerosoles para limpiar, insecticidas, e incluso los fijadores en aerosol para el cabello. Si necesita usar fijador en aerosol para el cabello, considere aplicárselo afuera de la casa. Además, cuando lleve ropa a la tintorería, es mejor remover la cubierta de plástico mientras se está al aire libre y a la vez dejar la ropa en ventilación por un tiempo antes de ingresarla a la casa. Algunos químicos volátiles son usados en el proceso de lavado.

Además, algunos investigadores (en el campo de los efectos de los químicos) han catalogado a un antiséptico tradicional como extremadamente peligroso. Este antiséptico es alcohol isopropílico, el cual es comúnmente conocido como isopropanol. Muchas personas aún utilizan este antiséptico y lo consideran seguro. Sin embargo, a la luz de la evidencia, sería más sabio encontrar y utilizar otro de los muchos antisépticos disponibles. Y al elegir este nuevo antiséptico, cuide que no contenga porciones de alcohol isopropílico.

De todos los hábitos que contribuyen a destruir la salud, el uso del tabaco, las drogas y el uso excesivo de alcohol son quizá lo más destructivos. Esto es cierto, no solamente por las toxinas que aportan, sino también por la devastación mental que producen. Si alguno de estos problemas le impide restaurar su salud, considérelo como el enemigo que verdaderamente es.

Reconozca que hay muchos peligros que no podemos controlar. Y usted no necesita agregárselos poniendo en riesgo su familia con tales adicciones que destruyen la salud. (Para saber más, lea nuestros reportes de la Epidemia del alcohol, La tragedia del abuso de las drogas, y nuestro artículo “La verdad acerca de fumar”).

Las toxinas penetran virtualmente todos los aspectos de la vida. Es desalentador que todo lo que hay en una casa normal — incluyendo el aire y el agua — esté por debajo de lo aceptable. Sin embargo, las toxinas no pueden ser completamente evitadas en la vida diaria, así que lo mejor que podemos hacer en este peligroso y contaminado mundo, es fortalecer nuestras propias defensas.

PARTE 5: SUPLEMENTOS NUTRICIONALES

Dios pretendía que el hombre obtuviera todos los nutrientes necesarios de las fuentes creadas para alimento. El hombre fue creado para respirar aire fresco y para disfrutar apropiadamente de la luz del sol filtrada. Además, fue hecho para estar activo a través de caminar o de trabajar y para consumir agua pura. Estas bendiciones ya casi no existen en su forma pura hoy día. En la última generación, la contaminación ha ensuciado todos estos elementos vitales que antes se daban por sentados.

Tristemente, muchas generaciones han ignorado el mandato de Dios de dejar reposar la tierra cada siete años (Lev. 25:1-7). Esto literalmente ha violado la tierra que produce nuestros alimentos. Ignorar y desobedecer las Leyes de Dios ha resultado en una maldición sobre los productos de la tierra. La civilización ha violado muchos otros principios en la agricultura con la idea de hacerla más productiva. Recuerde los pesticidas y los residuos de toxinas en la tierra.

Benzopireno

El benzopireno es un cancerígeno poderoso y peligroso. Esta es una de las toxinas potenciales que se asocian con la preparación de alimentos, y que debe ser evitada o grandemente reducida. Esta se forma incluso cuando tostamos el pan — aun el integral.

Para evitar el benzopireno, jamás cocine los alimentos sobre una llama directa. Este químico es un derivado de la reacción química en la que la llama consume partes de la superficie externa del alimento. Incluso el calor del horno tostador crea esta toxina. El tostador siempre debe ser puesto en su mínimo. De igual forma, al cocinar los bistecs a las brasas se forma el benzopireno en las partes en las que las llamas tienen contacto directo con la carne.

Esto puede ser evitado al usar una estufa de gas, con el gas reducido al nivel más bajo luego de haberlo precalentado a una temperatura mucho más alta. Además, puede ser evitado al cocinar en una sartén o en una parrilla. Tanto los bistecs a la plancha como los cocinados en sartén carecen del benzopireno, incluso si se cocinan hasta que se tornen negros, debido al efecto protector del acero inoxidable. Los sabores ahumados en los sazonadores, o las salsas de barbacoa deben evitarse — debido al alto contenido de benzopireno.

Puede ser que los mejores alimentos orgánicos que logremos obtener hoy se queden cortos de la nutrición que Dios planeó originalmente. Si los mejores productos se quedan cortos, ¿qué de las dietas de aquellos que inconscientemente se conforman con lo que es considerado una dieta normal actualmente? Con las comidas tan faltas de nutrientes que dominan esta era, escasamente se pueden alcanzar los nutrientes necesarios para evitar las deficiencias, mantener la inmunidad y neutralizar las toxinas sin algún “propulsor” que nos mantenga existiendo.

¿Cómo se alimenta la gente que trata de vivir con una dieta “normal” o “estándar”? Diariamente, muchos consumen alimentos como hamburguesas, hot-dogs, pizzas, tacos o pollo frito acompañado, más que frecuentemente, con papas fritas. (Algunos de estos alimentos podrían ser potencialmente beneficiosos si fueran preparados con ingredientes saludables como lo hacen algunos restaurantes de comida sana. Sin embargo, tal como son preparados por la mayoría, estos alimentos solamente pueden calificarse como comida chatarra.) Por supuesto, cada una de estas comidas es servida con la gaseosa favorita — la cual muchos consumen tres o cuatro veces al día. La gente que tiene una dieta similar a esta generalmente se deteriora al llegar a los cuarenta o cincuenta años — ¡y a veces antes! Además, ellos no pueden entender por qué su energía ha “disminuido tanto”.

Junto con un verdadero esfuerzo por mejorar la dieta, un auxiliar podría ayudar al cuerpo a funcionar mejor. Este auxiliar es un suplemento nutricional.

Apoyos y suplementos

Si usted no ha consumido un suplemento nutricional antes, considere una combinación múltiple de vitaminas y minerales. Los suplementos de más calidad usualmente se encuentran en las mejores tiendas de alimentos saludables que son derivados de fuentes naturales.

Los compuestos nutricionales más costosos no son necesariamente los mejores. Los mejores suplementos naturales deben ser tomados dos o tres veces al día. Las vitaminas naturales no están tan concentradas como los sintéticos por lo que, generalmente, requieren cápsulas más grandes.

Al tratar de mejorar la salud, una cantidad múltiple de vitaminas de calidad puede ofrecer una ayuda extra. Incluso la vitalidad extra puede ser evidente. Pero es obvio que esta vitalidad también vendrá al evitar la comida chatarra y reemplazarla con alimentos naturales.

La vitamina C (ácido ascórbico) es un arma valiosa en este ambiente tóxico. Este es uno de los muchos nutrientes que combaten las toxinas. Además, puede ayudar a fortalecer el sistema inmunológico. Las mejores cantidades de vitamina C, usualmente son combinadas con un complejo bioflavonoides. Los bioflavonoides se consideran, generalmente, como parte de la familia de la vitamina C (How to Get Well, Como sentirse mejor, Airola, pp. 269-271).

La vitamina C contiene muchos iones negativos. Los nutricionistas algunas veces comparan el tomar vitamina C con verter una cubeta de electrones que ayudan a combatir las infecciones o las toxinas, tanto como se combatiría el fuego con una cubeta de agua. Los iones negativos que posee la vitamina C se combinan con los “radicales libres” y los neutralizan para eliminar el peligro que estos representan. Entonces, los antiguos radicales libres junto con las toxinas neutralizadas se expulsan como desecho.

El cuerpo utiliza una gran cantidad de vitamina C cuando está bajo estrés. Y frecuentemente necesita ser remplazado dos o tres veces al día. Las publicaciones sobre el tema de la salud recomiendan un complemento múltiple de vitaminas junto con vitamina C extra para darle al cuerpo la energía necesaria a cualquiera que no esté habituado a tomar vitaminas. Estas publicaciones también señalan que una manera más eficiente y económica para darle a la familia suficiente vitamina C, es a través del uso de los cristales de vitamina C, los cuales pueden ser agregados a los jugos.

Hay cientos de combinaciones de vitaminas bajo distintas marcas en el mercado. Como en cualquier industria multimillonaria, hay abundante publicidad en las revistas, la cual puede ser confusa. Complementar la nutrición con un suplemento natural de vitaminas y minerales con vitamina C extra es básico. Más adelante exploraremos esto con más detalle, a fin de que usted pueda descubrir lo que le funciona mejor.

Y como las deficiencias de nutrición en esta era moderna son tan grandes, es sabio reducir el vacío con un suplemento vitamínico. Pero tenga cuidado de no hacer un dios de su nutrición o de los suplementos. Simplemente piense en este tema como una herramienta para abastecer sus necesidades de nutrición. Los suplementos vitamínicos junto con el resto de los consejos deben mantenerse en la perspectiva correcta.

PARTE 6: DESCANSO Y SUEÑO

El principio del descanso se aplica tanto al plano físico como al espiritual. Note lo que ocurrió al final de la semana de creación: “Y acabó Dios en el día séptimo la obra que hizo; y reposó el día séptimo de toda la obra que hizo” (Génesis 2:2).

Dios estableció la modelo por medio del cual el hombre debía descansar de todas sus labores físicas y dedicarles tiempo a los asuntos espirituales. (Aunque Él no necesitaba descansar literalmente). Además de ser un tiempo para renovación espiritual, el día de reposo es una oportunidad para recuperarse física y mentalmente, luego de seis días de trabajo. Note: “Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; mas el séptimo día es reposo para el Eterno tu Dios; no hagas en él obra alguna…” (Éxodo 20:9-10).

El reposo sabático de la tierra, en el cual esta permanece inactiva y ‘reposa’ cada siete años, es una extensión del mismo principio. El creador reveló que incluso a la tierra debe permitírsele tiempo para renovarse: “Seis años sembrarás tu tierra, y seis años podarás tu viña y recogerás sus frutos. Pero el séptimo año la tierra tendrá descanso, reposo para el Eterno; no sembrarás tu tierra, ni podarás tu viña” (Levítico 25:3-4). A menos que se le permita a la tierra alcanzar un equilibro químico el cual viene a través de descansos periódicos su fruto disminuye en calidad. ¡Sin embargo, los hombres continúan desafiando esta ley!

Y así como el sábado de la tierra renueva el suelo, el hecho de descansar en el sábado vigoriza al hombre. Por supuesto, para funcionar apropiadamente es necesario el ciclo de sueño diario. Este tiempo no se está desperdiciando porque sin el suficiente tiempo de sueño los sistemas biológicos se colapsan.

La cantidad de sueño requerido varía en cada individuo. Algunos pueden funcionar con cinco horas, mientras que otros requieren nueve o más. Sin embargo, ocho horas es lo normal para la mayoría. Cuando las circunstancias lo dictan, una persona puede funcionar con mucho menos sueño, pero solo temporalmente. Esto muestra cómo el cuerpo se adapta para cumplir con las exigencias de la vida. El ejercicio y el ayuno incrementan la necesidad de sueño y también promueven un mejor sueño.

Dormir suficiente da resultados positivos maravillosos. Esto le permite a uno operar con mayor capacidad al día siguiente. Además, la persona estará mejor preparada física y mentalmente para enfrentar los retos de un nuevo día. Algunas veces, las circunstancias requieren que trabajemos hasta tarde y que sacrifiquemos un poco de sueño. Los estudiantes frecuentemente pierden algunas de las horas necesarias de sueño, para estudiar o para completar asignaturas en el último momento. En este caso, la preparación por adelantado es siempre mejor que los sacrificios de último minuto, porque la pérdida de sueño rara vez se compensa con algo.

Durante el sueño la presión arterial disminuye y la respiración y el corazón reducen significativamente su velocidad. Los investigadores han separado el tiempo de sueño en varias fases de acuerdo a las ondas cerebrales, al movimiento de los ojos y a los niveles de sueño. Suficiente tiempo de buen sueño renueva todo el sistema nervioso. Por supuesto, este tiempo también es vital para el descanso del corazón porque es el único momento en que el corazón verdaderamente reposa.

Considere este ejemplo para ver cuán importante es el sueño:

Durante el estado de sitio que se estableció en Sarajevo la capital de Bosnia, Herzegovina durante 1992 a 1995, 150,000 residentes de la ciudad tuvieron que huir. Esta hermosa sede de los juegos olímpicos de 1984 era ahora el centro de un gran tumulto. Los 300,000 residentes restantes quedaron sujetos a una intensa presión de parte de los francotiradores y de las ocasionales rondas militares. Cerca de 10.000 residentes fueron asesinados y muchos más fueron heridos o quedaron con severas neurosis — debido principalmente a la pérdida de sueño — afligiendo a la mayoría que estuvieron expuestos. Para el final del estado de sitio, los psicólogos de la Universidad de Sarajevo determinaron que la pérdida de sueño, más que cualquier otro factor, había causado colapsos en la salud de los sobrevivientes. (Tomado de una entrevista publicada por la National Public Radio, “All things Considered”, Radio Pública Nacional, “Todas las cosas consideradas” de 1995).

La pérdida severa de sueño y en ocasiones incluso la leve reduce la inmunidad con más rapidez que las deficiencias nutritivas. El agotamiento estropea la efectividad de una buena alimentación y del ejercicio. Cuando el sueño falta, los sistemas nervioso y endocrino no pueden comunicarse efectivamente y esto limita las defensas del cuerpo.

De todas las necesidades básicas del cuerpo, el sueño y el reposo son dos de las más cruciales. El cuerpo puede sobrevivir más tiempo sin agua que sin la cantidad mínima de sueño y descanso.

Así como la tierra a la que se le niega su reposo sabático se devasta; de igual forma se devasta el cuerpo cuando se le permite agotarse y se le niega el reposo necesario. Por tanto, permítale a su cuerpo el tiempo que necesita para descansar. ¡Hay demasiado en juego!

PARTE 7: HIGIENE PERSONAL

La práctica de la higiene está cercanamente relacionada con el orden y la organización. Note la siguiente escritura: “pues Dios no es Dios de confusión, sino de paz. Como en todas las iglesias de los santos” (I Corintios 14:33). El versículo 40 continúa: “pero hágase todo decentemente y con orden”.

Estos versículos se aplican principalmente a cómo se deben conducir las personas en la Iglesia, pero también se extienden a todas las áreas de la vida.

En cualquier plano, la ausencia de esfuerzos por mantener el orden termina por causar confusión y desorden. En relación con el cuerpo humano, el abandono de la higiene personal se demuestra por la imagen de los hippies en los años 60’s. La suciedad, la confusión y el desorden solamente son naturales cuando alguien adopta la pereza y no hace esfuerzo alguno por promover la limpieza y el orden. Considere. Sin la intervención del hombre hay un equilibrio natural entre las plantas y el reino animal. El balance ambiental es otra forma en que la creación se regula a sí misma.

En el ambiente del hombre, ensu entorno habitacional, su higiene personal y en cualquier parte que éste se encuentre, no se aplica el principio de “laissez faire” (es decir, ‘déjalo solo’ o ‘no lo toques’) que opera en el ecosistema. Del hombre sí se espera que se esfuerce y trabaje por mantener limpio su entorno inmediato. Observe: “Tomó, pues, el Eterno Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase” (Génesis 2:15). Labrarlo y guardarlo se refería a mucho esfuerzo sostenido. Dios quiere que produzcamos y llevemos a cabo cosas.

Ponga especial atención a los requerimientos básicos de la higiene personal. Haga un esfuerzo a conciencia por mantener limpio y ordenado su entorno. La basura debe ser continuamente recogida y desechada. No permita que ésta se acumule donde sea que caiga. La condición interna y externa de una casa refleja si una familia practica o no estos principios divinos.

Ciertas prácticas que eran aceptables en los años 1800s e incluso a principios de los 1900s son inaceptables hoy. Permitirse olor en el cuerpo es un ejemplo. Esto podría costarle un ascenso en el trabajo y en ocasiones incluso poder conservarlo.

La limpieza del cabello, las uñas, los dientes y el aliento debe mantenerse por salud personal. También demuestra auto-refinamiento. Cuando alguien hace un esfuerzo por mantenerse limpio, se mantiene un auto-respeto. La higiene, la limpieza y el vestuario apropiado personal ayudan a mantener la mente en un mejor plano.

PARTE 8: EVITE ACCIDENTES

Los accidentes representan una amenaza frecuentemente ignorada para la buena salud. La mayoría de los accidentes le suceden a la gente que está preocupada. Y ocurren con mayor frecuencia cuando la persona tiene prisa por cumplir con algún compromiso. En ocasiones, el terminar una tarea parece ser más importante que el realizarla en condiciones seguras.

El simple hecho de prestar atención mientras se baja un paquete por las escaleras, puede evitar muchos accidentes. No permita que las distracciones le quiten la concentración o el estar alerta de los posibles peligros que hay mientras conduce o camina.

Use su sabiduría y planifique por adelantado los viajes. Evite retrasos saliendo más temprano. Al hacerlo así le permitirá llegar siempre a tiempo. Los retrasos por el tráfico pueden hacer que algunos tomen riesgos inusuales — riesgos que pueden ser fatales. Al planificar por adelantado y al evitar áreas con problemas o en construcción, los viajes pueden ser más seguros y más placenteros.

Además, las medidas de precaución (como usar el cinturón de seguridad) también contribuyen en gran manera. Las muertes anuales por accidentes automovilísticos en los Estados Unidos se han reducido de 54.600 en 1970 a 43.000 en el 2000, a pesar del considerable incremento de los accidentes.

Luego de los accidentes de tránsito, la siguiente categoría de muertes relacionadas con accidentes es la de las caídas. Increíblemente, las caídas provocan 16.000 muertes al año y esto se ha mantenido así desde 1970 hasta el 2000 (Almanaque Mundial 2002).

Tanto en el trabajo como en el hogar, muchos accidentes pueden ser evitados al incrementar la conciencia acerca de la seguridad. Se le debe prestar una especial atención a los niños pequeños mientras juegan y más aún si lo hacen cerca del agua. Esté alerta si alguien se ahoga durante una comida — y siempre “espere lo inesperado”. Todos deben estar familiarizados con la simple Maniobra de Heimlich, para manejar una situación de ahogamiento.

Para cada fatalidad hay docenas de accidentes que causan lesiones serias. Al igual que las enfermedades, las lesiones son un revés no deseado. Esta es una de las ironías de la vida — ¡cómo una acción irresponsable puede afectar la salud física de una persona de por vida!

Recuerde constantemente que usted vive en un mundo cada vez más peligroso. Debido a los peligros potenciales que lo rodean, minimicé los riesgos y planeé por adelantado para poder anticipar algunos de los peligros potenciales. Esto es especialmente cierto cuando se trata de conducir. Al recordarse así mismo la realidad de los peligros, se hará habitual evitarlos. El rey Salomón lo dijo mejor: “El avisado ve el mal y se esconde; mas los simples pasan y llevan el daño” (Proverbios 27:12).

PARTE 9: UNA PERSPECTIVA POSITIVA

La mayoría de la gente no comprende que una perspectiva positiva motiva el buen funcionamiento del cuerpo. Un creciente número de revistas modernas reportan más y más beneficios de lo que algunos llaman “fe y curación”. Las historias aclaman unánimemente el “milagro” de una actitud mental positiva. Ciertamente esto se basa en una fe humana — un noble, pero limitado atributo. Además, cuando las condiciones son favorables, el cuerpo humano realmente es un mecanismo autocurativo.

Ha habido muchos casos excepcionales en los que pacientes con enfermedades terminales que habían sido enviados a morir a casa en realidad se recuperaron plenamente de la enfermedad. En todos esos casos, el cuerpo siguió la guía de una esperanza optimista, mezclada con la fe humana. Hoy existe un creciente número de sobrevivientes, que testifican acerca del poder de la mente sobre el cuerpo.

Este fenómeno no funciona solamente con las enfermedades terminales, sino también con aquellas personas que están relativamente bien o tratando de mejorar su salud. De hecho, esa perspectiva positiva y saludable se expande cuando la persona es guiada por el Espíritu Santo de Dios (Romanos 8:14). El Espíritu produce paz (versículo 6) y optimismo, los cuales ponen a la mente y al cuerpo en armonía con Dios — la fuente de la vida y la salud.

Tristemente, la mayoría de las personas no son positivas. En estos casos, cuando la mente está bajo estrés y tensión envía señales negativas al cuerpo. El cuerpo puede verse afectado negativamente por enfermedades psicosomáticas — que son inducidas por la mente. Estas enfermedades incluyen problemas nerviosos, úlceras, indigestión entre otras.

Considere esta admonición: “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad” (Fil. 4:8). En esto es en lo que hay que meditar. Esta receta produce beneficios muy favorables. Una actitud mental positiva y la satisfacción en general estimulan los sistemas del cuerpo para que trabajen eficientemente y con menores enfermedades.

Note la sabiduría inherente del libro de Proverbios. Ahí se muestran los beneficios en la salud al obedecer las leyes de Dios:

“No seas sabio en tu propia opinión; teme al Eterno, y apártate del mal; porque será medicina a tu cuerpo, y refrigerio para tus huesos” (3:7-8).

“Hijo mío, está atento a mis palabras; inclina tu oído a mis razones. No se aparten de tus ojos; guárdalas en medio de tu corazón; porque son vida a los que las hallan, y medicina a todo su cuerpo” (4:20-22).

“A su alma hace bien el hombre misericordioso; mas el cruel se atormenta a sí mismo” (11:17).

“El mal mensajero acarrea desgracia; mas el mensajero fiel acarrea salud” (13:17).

“El corazón apacible es vida de la carne mas la envidia es carcoma de los huesos” (14:30).

“El corazón alegre hermosea el rostro; mas por el dolor del corazón el espíritu se abate” (15:13).

“La luz de los ojos alegra el corazón, y la buena nueva conforta los huesos” (15:30).

“El corazón alegre constituye buen remedio; mas el espíritu triste seca los huesos” (17:22).

Todo aspecto de la buena salud debe ser placentero al practicarlo — así como beneficioso para la mente y el cuerpo. Con esto en mente, recuerde los siguientes puntos:

Caminar, como un ejercicio, no solamente mejorará los pulmones, el corazón y el sistema cardiovascular, sino también vigorizará la mente y el espíritu.

Los alimentos saludables deben ser apreciados por su sabor natural y si nuestro sentido del gusto aún no ha sido dañado por tantos años de comida chatarra/procesada, entonces rápidamente podremos apreciar el mejor sabor de las comidas sanas. Nuevas ideas pueden usarse para hacer recetas creativas. Algunos de los cocineros naturales han desarrollado ideas para mejorar las recetas de vegetales crudos o para hacer aderezos saludables. Hay infinitas posibilidades de postres que usan frutas crudas o pasteles y bocadillos que son hechos a base de ingredientes naturales.

El ayuno físico es extremadamente beneficioso — y no es difícil de implementar. Este requiere de determinación y de persistencia para iniciarlo, pero los beneficios compensan completamente el esfuerzo.

Evite las toxinas en su comida y en su ambiente.

Los suplementos naturales pueden mejorar la salud y fortalecer el sistema inmunológico. Estos productos ya están disponibles.

Suficiente descanso y tiempo de sueño produce resultados positivos.

La buena higiene y la organización protegen nuestra salud, así como también mejoran nuestra perspectiva de la vida.

Tenga precaución y trate de evitar los accidentes — usted se beneficiará.

La paz mental que viene con una perspectiva positiva es un atributo muy raro en el turbulento mundo de hoy. Esta es el catalizador para emplear todos los otros elementos y principios para una vida saludable.

Si usted está dispuesto a obedecer a Dios, buscará maneras de mejorar su vida. (También lea nuestro folleto La verdad acerca de la sanación, el cual aclara la diferencia entre la fe humana y la fe de Dios).

PARTE 10: HAGA SU PROPIA INVESTIGACIÓN

Dios espera que los seres humanos tengan iniciativa para vencer los obstáculos a los que se enfrenten. Y aunque Él exige que oremos y que busquemos ser ungidos cuando enfermamos (Santiago 5:14), esto no debe ser considerado como una manera de librarnos de los efectos — es decir, como una ‘aspirina’ espiritual. Trate de averiguar lo que le causó la enfermedad y haga todo lo posible por evitar una recaída. En su infinita sabiduría, Dios sabe que hay algo que podemos hacer para remover la causa, a fin de que no volvamos a sufrir repetidamente el efecto.

Dios quiere que busquemos activamente las soluciones a los problemas de salud. Él quiere que oremos y que hagamos nuestra parte para resolver los problemas. Quiere que usemos las pruebas para desarrollar ingenio y la habilidad para resolver problemas. (Otro folleto relacionado que podemos ofrecer es Las leyes para el éxito, el cual describe siete leyes separadas que incluyen el ingenio). Vivimos en un tiempo en que el conocimiento y la información se están incrementando a pasos agigantados (Daniel 12:4). Las computadoras han puesto mucha información a disposición del público. Las investigaciones de las causas de ciertas enfermedades han producido montañas de evidencia. Y por esta razón, nadie que quiera mejorar su salud tiene excusa para decir que no hay una solución.

La resolución de un padre

Antes de explorar algunas líneas de investigación, considere un ejemplo. El padre de un niño agonizante rehusó a creerles a los expertos. Su compromiso por hacer todo lo posible para que el niño sobreviviera y se recuperara, tuvo resultados:

“Ryan Dant era uno de los 40 bebés que nacen anualmente en los Estados Unidos con una condición llamada MPS1 (síndrome de Hurler) la cual es parte de una enfermedad genética en la que al paciente le falta una enzima necesaria para que el cuerpo funcione correctamente. Esta condición es casi siempre fatal.

A los padres de Ryan, Mark y Jeanne Dant, se les dijo que había poco que pudieran hacer, más que esperar que su hijo muriera. Sin embargo, los Dant no estuvieron dispuestos a aceptar eso y Mark se puso a trabajar” (‘Salvando a Ryan’, 26 de junio de 2002).

A Ryan le faltaba una enzima necesaria para deshacer los residuos de material en el cuerpo. Y con el tiempo, la acumulación de este material limitaría las habilidades de su cuerpo. Además, las investigaciones acerca del MPS1 eran pocas porque la enfermedad era poco común, así que los Dant procedieron a buscar una cura por sus propios medios. Al mismo tiempo, comenzaron una fundación para financiar la investigación. Esto último lo iniciaron muy modestamente — con una venta de pastelillos en la cual obtuvieron $342.

Mark Dant, un policía de Dallas, Texas, visitó muchas compañías para solicitar apoyo para la investigación que salvaría a su hijo. Y luego de tres años de solicitar ayuda y de ventas de pastelillos, algunos torneos de golf comenzaron a donar fondos a la Fundación Ryan, ofreciendo cerca de $100.000 cada año.

“En 1995, Mark conoció a un joven científico de UCLA (la Universidad de Los Ángeles, California) llamado Emil Kakkis. Kakkis era uno de los pocos investigadores del mundo que estaba estudiando el MPS1 — y su encuentro con Mark no pudo haber sido en un mejor momento. Él estaba a punto de detener su investigación por falta de dinero.

Kakkis sentía que esta complicada enfermedad tenía una solución relativamente fácil: Crear una versión sintética de la enzima que le faltaba a los niños que padecían de MPS1.

La ciencia era sólida, pero para llevar esta enzima sintética del laboratorio a la cama de Ryan, se necesitaba dinero. Durante los siguientes años, la Fundación Ryan recaudó un millón de dólares y se los dio a Emil Kakkis. Después de tres años, Kakkis había reunido fondos adicionales de pequeñas firmas y había conseguido la aprobación de la FDA para hacer pruebas clínicas con esta enzima sintética. Diez niños fueron seleccionados para la prueba — y Ryan era uno de ellos.

Dos meses antes del 10° cumpleaños de Ryan, Kakkis y los Dant le administraron la primera dosis del tratamiento. Semana a semana, la vida de Ryan mejoró. Y ahora, a la edad de 13 años, Ryan está de vuelta jugando béisbol… Los diez niños mostraron mejoría, y tres años después de la primera prueba, Ryan aún recibe el tratamiento una vez a la semana en el hospital de Dallas” (Ibid.).

La resolución de Mark y Jeanne Dant es ejemplar. A medida que nos enfrentamos a los dilemas, este tipo de determinación recorrerá un largo camino para llegar a la solución. Y la moraleja de este recuento no es que debemos luchar por organizar fundaciones de caridad, o que debemos solicitar donaciones de dinero. En cambio, la moraleja es que debemos determinarnos a encontrar una respuesta — que debemos rehusarnos a aceptar la derrota. Investigue la abundante información que hay disponible. Dios quiere que busquemos activamente las soluciones a los muchos obstáculos que podamos encontrar, y que seamos capaces de crecer a medida que aprendemos a solucionar los problemas.

Una solución de sentido común

En muchos casos, las soluciones para los problemas de salud ya existen, pero no son publicadas debido a los costos que esto implica. Un ejemplo es que a la gente se le está aconsejando que elimine la sal (cloruro de sodio) de su dieta. Posteriormente, estas mismas personas enfrentan serias complicaciones por la falta de la sal que les aconsejaron eliminar.

Algunos profesionales de la salud les han aconsejado a sus pacientes que preparen una mezcla con el 50% de cloruro de sodio y un 50% de cloruro de potasio. Esta mezcla reduce el sodio al 50% y el potasio adicional ayuda a reducir la presión sanguínea, además de proveer otras necesidades vitales para el cuerpo. De hecho, mucha gente tiene deficiencias de potasio. El cloruro de potasio sabe casi igual que la sal regular y luego de mezclarlo, casi no se puede percibir la diferencia. Esta solución de sentido común es una de muchas que existen, pero nunca se ha publicado para que millones puedan seguirla.

El vasto panorama de los remedios herbarios

En varios pasajes, la Biblia discute el valor de las hierbas. Una profecía en Ezequiel muestra que en el futuro milenio un río correrá de debajo del templo de Jerusalén y sanará los océanos. Ezequiel 47:12 explica que en ambos lados de ese río existirán muchos árboles frutales… “y su hoja (será) para medicina”. Las medicinas herbarias no solamente han sido usadas desde tiempos antiguos, sino que estarán disponibles en el venidero milenio.

Note la siguiente afirmación acerca de los remedios herbarios: “Incluso la moderna ciencia médica del siglo 20 luego de haber rechazado la medicina herbaria por décadas está ‘regresando a la naturaleza’ y le está dedicando grandes investigaciones a los antiguos remedios herbarios. Algunas de nuestras más grandes compañías farmacéuticas están probando miles de hierbas y de plantas, con la esperanza de aislar el ‘supuesto’ ingrediente activo y así trasladarlo a una tableta… Los químicos de las industrias farmacéuticas están estudiando antiguos libros acerca de las hierbas a fin de encontrar medicinas efectivas e inofensivas para reemplazar a algunas otras que son perjudiciales en la actualidad. Incluso el Instituto Nacional del Cáncer está investigando seriamente las curas naturales para el cáncer. Varias universidades, especialmente la de Arizona, Utah, y muchas otras respaldadas por el gobierno y por empresas privadas le están dedicando grandes investigaciones a las plantas medicinales que puedan curar una increíble lista de enfermedades contra las que no puede la medicina química. Algunas de estas enfermedades son: cáncer, artritis, esclerosis múltiple, psoriasis, enfermedades cardíacas, etc.

“La ciencia médica está confirmando, ahora, lo que la Biblia ha estado diciendo desde el principio y lo que la gente ‘primitiva’ alrededor del mundo sabía desde hace mucho tiempo, es decir, que la mejor medicina del hombre está muy cerca de él — en el reino vegetal. No hay una sola enfermedad en el hombre que no tenga su correspondiente remedio o cura en alguna hierba, raíz o medicina botánica. Y como fue dicho: ‘para cada enfermedad, hay una cura’. Esta cura le fue dada al hombre por un sabio y amoroso Creador, justo en su entorno — en el reino vegetal. Así que es nuestro deber aprender acerca de estas plantas, y usarlas para curar nuestras enfermedades” (Como sentirse mejor, Airola, 1974).

Al investigar el tema de las hierbas o cualquier otra área relacionada asegúrese de mantener las cosas en la proporción adecuada. Algunos practicantes tienden a divinizar algunos métodos o procedimientos curativos. Así que cuide de no caer en esto. Manténgase balanceado.

Algunos creen que la Biblia condena a todos los doctores, pero no es así. Lucas, el escritor del evangelio, era un médico (Colosenses 4:14). Algunos comentarios de la Biblia expresan que él debió haber sido un especialista en encontrar los remedios herbarios exactos para cada síntoma lo cual pudo haber consistido en cientos de opciones. Como médico, tendría que haber entendido la anatomía humana, así como las complejidades de mezclas herbarias para encontrar las necesidades de otras.

Otro punto de interés es el proverbio que Jesús les dio a los residentes de Nazaret, lugar donde creció: “Médico, cúrate a ti mismo” (Lucas 4:23). Jesús no estaba discutiendo ese proverbio, el cual contenía un elemento de sabiduría. Él tampoco condenó a los médicos de su tiempo. De hecho, en otra ocasión afirmó: “Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos” (Marcos 2:17).

Hay una cantidad de hierbas que pueden ser tomadas no solamente para tratar un padecimiento, sino para salvaguardar la salud de los distintos órganos y glándulas. Por ejemplo, hay un mineral y varias hierbas que cuando se consumen regularmente pueden prevenir cálculos en los riñones o ayudar al cuerpo de otras formas. La mayoría de las hierbas y de los nutrientes que se toman con fines preventivos, ayudan de muchas maneras, y lo hacen sin efectos secundarios negativos (siempre que sean administrados correctamente). Los fabricantes de medicinas de laboratorio rara vez pueden decir esto, si es que alguna vez lo dicen.

Hay muchos libros acerca de las hierbas disponibles. El más vendido es “The How to Herb Book”, “El libro para cómo utilizar las hierbas”, por Keith y Gordon — 1984. Otro libro es “Prescripciones para curación nutricional” por James Balch y Phyllis Balch — 2000 (3ª edición). Este tiene que ver, no solamente con las alternativas de nutrición, sino también con los medios herbarios.

A través de investigaciones personales, muchos han descubierto hechos que sus doctores no les dijeron y que en muchos casos los doctores no sabían. Las personas que hicieron esto, encontraron las causas que había detrás de sus padecimientos. Y como resultado, pudieron eliminar o controlar estas causas, para mejorar considerablemente su salud. Entonces, en vista del sorprendente éxito logrado por otros, usted jamás debe asumir que su propia situación desafía las soluciones.

El hecho de buscar una solución para un problema físico puede involucrar cierto grado de ‘ensayo y error’. Además, comprenda que una condición que requirió de varios años para desarrollarse no desaparecerá de la noche a la mañana.

Al investigar las hierbas y los suplementos nutricionales, busque todas las opiniones profesionales posibles. Y las fuentes que tengan mejores respaldos (no necesariamente a través de publicidad) pueden merecer más investigación.

Otro vistazo a la medicina moderna

Mientras más examinamos e investigamos, más aprendemos acerca de ciertas prácticas cuestionables de la medicina moderna. El Dr. Robert Mendelsohn fue uno de los primeros en exponer a la práctica médica moderna como una falsa religión. El Dr. Mendelsohn escribió en su libro ‘Confesiones de un médico hereje’: “La medicina moderna no es un arte ni una ciencia. Es una religión. Solamente pregunte ‘¿por qué?’ suficientes veces, y tarde o temprano llegará a perderle la fe. Su doctor recurrirá a decirle que usted no tiene forma de conocer o de comprender todas las maravillas que él ha logrado comprender y le dirá que, simplemente, debe confiar en él”. (‘Lo que no le dicen los doctores’ por McTaggarg, 1998, p. 7).

Aunque los doctores hablan en público con mucha confianza acerca de los logros de la medicina moderna, muchos expresan en privado sus dudas y desacuerdos. Y rara vez el público se entera de los verdaderos peligros a los que están sujetos. El siguiente recuento cubre una de esas raras ocasiones:

“Recientemente, una alarmante porción de información salió a luz acerca de las vacunas. Los Centros de Control de Enfermedades de Atlanta descubrieron que los niños que recibían la vacuna triple viral para difteria, tétano y tosferina; o para sarampión, paperas y rubéola eran tres veces más probables de ser contagiados. Sin embargo, esta información solamente fue anunciada a nueve científicos y jamás volvió a ser publicada”. (Ibid., p.12 énfasis nuestro).

Y los hechos no solamente han sido oscurecidos y sesgados, sino también han sido intencionalmente mal interpretados. Por ejemplo: luego que las extensas investigaciones demostraran la superioridad de la leche materna para la lactancia infantil, la respuesta de los médicos fue “el alimento de pecho es el mejor, pero los biberones son igual de buenos”. El Dr. Mendelsohn llama a esta retorcida lógica “el razonamiento de Alicia en el país de las maravillas”. Él estaba convencido de la superioridad de la leche materna, y sabía que los otros doctores también lo estaban. No obstante, los otros doctores se rehusaban a reconocer esta verdad cuando contradecía su filosofía médica la cual colocaba sus innovaciones a la par de la creación de Dios.

Y hubo otra área en la cual los campos médicos se rehusaron a reconocer los resultados de los estudios científicos. Esto ocurrió en los Países Bajos en los 90’s, cuando se probó el gran vínculo entre el uso de la ‘píldora’ anticonceptiva y el cáncer de seno. Pero como todas las asociaciones médicas internacionales no estuvieron de acuerdo con los resultados de ese extenso estudio, simplemente lo catalogaron como ‘inconcluso’ (Ibid., p. 9).

Esto fue tan ultrajante como la respuesta inicial de la Asociación Dental Americana ante el peligro del envenenamiento por mercurio en las amalgamas para los dientes. Los dentistas reportaron que las amalgamas de plata no contenían mercurio, sin embargo, una amalgama significa mercurio. Desafortunadamente, el público es visto como crédulo o incapaz para comprender la verdad. Sin embargo, más adelante surgió una afirmación de la ADA en la que aceptaban el punto.

Por otra parte, la profesión médica moderna ha servido a las tremendas necesidades de la humanidad. El descubrimiento de la penicilina y la cortisona, después de la Segunda Guerra Mundial ha salvado a millones de vidas. Entonces, los problemas con la medicina moderna no están tanto en los ‘carpinteros’ como en las ‘herramientas’. Muchos de sus tratamientos simplemente no funcionan y jamás han sido comprobados como seguros.

Ahora se sabe que tanto la penicilina como la cortisona tienen efectos secundarios desastrosos cuando se usan imprudentemente como en el caso de los años 50’s y después a un grado menor. Y solamente después de varias desgracias, estas peligrosas drogas fueron reservadas como un ‘último recurso’.

El siguiente fragmento resume mucha de la duplicidad de la ciencia médica: “La ciencia médica es, básicamente, un triunfo de las estadísticas sobre el sentido común. Al chocar con verdades desagradables, los médicos quienes siempre asumen que los tratamientos médicos son beneficiosos se inclinan a poner su mejor cara en el ejercicio; a cortar, a pegar, a refinar o a corregir a fin de lograr explicar el resultado indeseable…

La razón más grande por la que las investigaciones médicas se corrompen es que la mayoría de estas investigaciones son consolidadas por las propias compañías que pretenden alcanzar ciertos resultados. Estas compañías farmacéuticas no solamente les pagan los salarios a los investigadores, sino que frecuentemente deciden dónde — si verdaderamente lo hacen — será publicada su información. Es sabio mantener en mente que esta industria tiene en cierta forma un interés especial en la salud deteriorada. Si las compañías farmacéuticas encontraran curas en vez de terapias de ‘mantenimiento’ pronto quedarían fuera del negocio.

La constante exposición de la medicina a la industria farmacéutica, y la cesión de las futuras investigaciones a estas compañías, han creado un clima en el que la mayoría de los médicos se rehúsan a considerar cualquier otro tratamiento que no sea químico o de cirugía incluso cuando hay copiosas evidencias para respaldar las otras alternativas. Muchos doctores convencionales son especialmente ofensivos [desaprobando en una forma verbal ofensiva] cuando rechazan el importante trabajo de los investigadores, es decir, desaprueban las evidencias en una forma ofensiva y a la vez adoptan muchas soluciones quirúrgicas o químicas que son casi como el ‘aceite de serpiente’ moderno. Y esto ha generado un clima en el que los curanderos son polarizados como ‘alternativos’ o como ‘ortodoxos’ en lugar de unirse en un grupo que apoye cualquier cosa que tenga bases sólidas” (ibid., p. 12-13 énfasis nuestro).

Para mejorar la salud, tome acción

En vista de la inflexibilidad de la medicina moderna, hay un creciente movimiento que requiere que los individuos se eduquen acerca de la buena salud. Por ejemplo, el hecho de entender la medicina preventiva es responsabilidad de todo individuo. Y a medida que este movimiento se ha expandido, más y más información se ha puesto a disposición. Mucha de esta información antes se pensaba que era de dominio exclusivo de la profesión médica. Sin embargo, ahora, cualquiera que busque incrementar sus conocimientos tiene disponibles muchas oportunidades de hacerlo.

El conocimiento, en verdad, está creciendo. Nosotros podemos beneficiarnos de éste. Y la investigación personal (no solamente en el área de la salud) le puede ayudar a tomar mejores decisiones. Siga el consejo de Pablo: “Examinadlo todo; retened lo bueno” (I Tesalonicenses 5:21). En su sabiduría, Dios espera que busquemos las causas y los efectos de nuestros padecimientos — y que aprendamos lecciones en el proceso.

Hay ocasiones en que llegamos a un callejón sin salida y solamente podemos buscar la liberación de Dios. Sin embargo, hay cosas que sí podemos y que debemos hacer por nuestra cuenta. Dios podría sanarnos instantáneamente si fuera su voluntad, pero a menos que descubramos la causa y que tomemos acción para corregirla, el problema volvería a suceder.

Dios podría decirle algún día: “Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor” (Mateo 25:21). Dios observa cuán fieles nos mantenemos a lo largo del tiempo y en diversas circunstancias. El esfuerzo y la lucha por mantener una buena salud desarrollan carácter. ¡Y cómo enfrentemos esos retos es importante para Dios!

¿Por qué ‘regresar’ a los alimentos naturales?

Los anuncios de comida dan la impresión de que el hombre ha mejorado enormemente cada aspecto de la creación. “Solamente considere las maravillosas medicinas del hombre” dirían muchos. Sin embargo, las endebles innovaciones del hombre y la mayoría de los alimentos procesados no se pueden comparar con los saludables y nutritivos alimentos que Dios creó. Considere la siguiente afirmación que hiciera el Sr. Herbert W. Armstrong en su libro ‘¿Existe DIOS?’:

“Comparemos ahora la sabiduría y la inteligencia del hombre, con la de Dios quien trajo todas estas maravillas a la existencia y las mantiene en funcionamiento”.

“El grano de trigo que Dios hace nacer de la tierra es un alimento perfecto. Pero, como es el caso con otros dones perfectos de Dios, el hombre no sabe valorar la inapreciable perfección del Dios omnisapiente y, pretendiendo mejorar la obra del Creador, la pervierte, la contamina y la mancilla. Al parecer todo producto perfecto de Dios, que el hombre ha tocado, ¡lo ha desvirtuado, contaminado y echado a perder!”

“Así ocurrió con el indefenso grano de trigo. Millones de toneladas de trigo sano y saludable entran en molinos de invención humana. En éstos, el hombre supuestamente inteligente, lo desintegra, le quita los 12 componentes minerales de reacción alcalina y, a cambio, produce para el consumo humano sacos de harina blanca, un carbohidrato de reacción ácida, ¡con blanqueadores venenosos agregados!”

“De esto la población humana fabrica pan blanco, galletas, postres, macarrones, pastas, salsas, etc., frecuentemente mezclando la harina con azúcar blanca “refinada” y grasas… ¡una combinación que con el tiempo garantiza la ruina de cualquier estómago! Sí, los refinadores hacen lo mismo con el azúcar, y casi todos los alimentos que se venden para el consumo en los supermercados han pasado por las fábricas del hombre y han sido sometidos a sus procesos hasta quedar desprovistos de sus propiedades nutritivas y ¡convertidos en venenos de acción retardada!”

Estos “alimentos” desvirtuados que el hombre ha pervertido, impulsado por su afán de lucro, han producido en los cuerpos humanos una serie de enfermedades y dolencias que nuestros antepasados de sólo hace algunas generaciones nunca conocieron”.

“El resultado: Hoy muchos mueren antes de su tiempo por padecimientos del corazón; otros mueren de cáncer; la población sufre de reumatismo, artritis, diabetes, enfermedades de los riñones, anemia, catarros, fiebres, pulmonía y miles de otras enfermedades. Respondemos con entusiasmo a los anuncios de dentífricos y cepillos de dientes y frenéticamente nos cepillamos los dientes; no obstante, nuestra dentadura sigue llenándose de caries y perdemos nuestros dientes a una edad temprana por falta de calcio y flúor en nuestra dieta. Después de todo, parece que el hombre no es tan inteligente como se cree”.

“Asimismo, el Dios que creo esta tierra y toda su vegetación nos ordenó que dejáramos reposar la tierra casa séptimo año. Sin embargo, el hombre es demasiado codicioso para obedecer. Por esta razón, nuestros campos están agotados y los alimentos naturales como las zanahorias, las remolachas y los nabos carecen de las vitaminas y los minerales necesarios. ¡Y las compañías farmacéuticas se enriquecen vendiendo vitaminas en forma de pastillas!”

“¿Cuál inteligencia es superior?: ¿la del Dios que suministra todo lo que necesitan los seres vivientes o la de los humanos codiciosos, avaros, necios, que rechazan a Dios y que, en su afán de obtener mayores ganancias y lujos para sí, les han robado las propiedades saludables y nutritivas a los alimentos que Dios creó y obsequió?”

Tal vez desee leer: