JavaScript

This website requires the use of Javascript Explain This   to function correctly. Performance and usage will suffer if it remains disabled.
¿Dónde está la Iglesia de Dios hoy?
Nueva York, EE.UU. Jamaica Perú Idaho, EE.UU. India Bélgica Kenia Arkansas, EE.UU. Sudáfrica Inglaterra Nigeria Ohio, EE.UU.

Jesús dijo: “Edificaré mi Iglesia”. Hay una sola organización que enseña toda la verdad de la Biblia, y es llamada a vivir por “cada palabra de Dios”. ¿Usted sabe cómo encontrarla? Cristo dijo que:

  • Enseñaría “todas las cosas” que Él ordenó
  • llamaría a los miembros a ser apartados por la verdad
  • Sería una “manada pequeña”
Acerca del Autor
David C. Pack 

Fundador y Pastor General de La Iglesia de Dios Restaurada, Editor en jefe de la revista La Plena Verdad, y voz del programa El Mundo por Venir, David C. Pack ha llegado a muchos millones de personas en todo el mundo con las verdades más poderosas de la Biblia — desconocidas por casi todos. Él es autor de 80 libros y folletos, estableció personalmente más de 50 congregaciones, y apareció como invitado en The History Channel. El Sr. Pack asistió al Colegio Ambassador en Pasadena, California, entró al ministerio de la Iglesia de Dios Universal en 1971, y fue entrenado personalmente por su fundador, Herbert W. Armstrong.

La verdad acerca del infierno

por David C. Pack

¡La idea de un infierno que siempre arde ha atemorizado a incontables millones! ¿Qué les sucede realmente a los malvados después de la muerte? ¿Están “condenados al infierno”, donde sus “almas” se asan para siempre en “tormento”? Si el infierno existe, y los malvados van allí, ¿dónde está y qué es? ¿Y cuándo es que van ahí? ¿Qué hay de la resurrección de los muertos? ¿Y la parábola de Lázaro y el hombre rico? Hay muchas creencias populares sobre el destino de los pecadores que no se arrepienten. ¿Por qué tal confusión? ¿Cuáles son las repuestas de la Biblia? ¡He aquí la verdad acerca del infierno!

Recientemente, fue ejecutado un asesino en masa bien conocido. El familiar de una de sus víctimas apareció poco después con un aspecto sobrio en una conferencia de prensa y declaró que el asesino ahora estaba “quemándose en el infierno”. Era obvio que el familiar quería que esto fuera cierto con la misma sinceridad que él creyó su propia declaración. ¿Cuál fue el destino de este asesino? ¿Acaso sus crímenes le condenaron a asarse en el infierno para siempre? La mayoría de los cristianos profesos responderían “sí”. Pero, ¿es esto lo que enseña la Biblia?

La creencia popular

La imagen más común de personas “rostizándose en el infierno” ilustra a un Dios dispuesto a quemar a las personas por toda la eternidad sin jamás consumirlas totalmente. Aparte de lo que enseñan las escrituras, pregúntese, ¿qué clase de Dios es capaz de esto? Los modernos “activistas de los derechos humanos” reconocen el terrible mal de la tortura — incluso en sus formas temporales. ¿Diseñaría el Dios amoroso de la Biblia una cámara de tortura eterna? Si es así, Él tendrían que presenciar — por el resto de la eternidad — el sufrimiento de aquellos a quienes había condenado a semejante “infierno”.

Podríamos preguntarnos también: ¿Cuán placentera podría ser la salvación para los salvos, si estuvieran obligados a ver a sus hijos o padres — y a otros seres queridos — gritando de dolor y agonía por el resto del tiempo? ¿Ve usted lo absurdo de esta idea? Sin embargo, millones y millones llegan a esta conclusión cuando aceptan las creencias que rodean el concepto popular del infierno.

Considere lo que dice la Enciclopedia Americana (versión en inglés) acerca del infierno: “…Tal como se entiende generalmente, el infierno es la morada de los espíritus malignos; las regiones infernales… a donde las almas perdidas y condenadas van después de la muerte para sufrir tormentos indescriptibles y castigo eterno… Algunos han pensado de éste como el lugar creado por la Deidad, donde Él castiga con inconcebible severidad, y durante toda la eternidad, las almas de aquellos que por la falta de fe o por la adoración de dioses falsos le han enfurecido. Es el lugar de la venganza divina, desmesurada, interminable”. Una cita adicional, también de la Enciclopedia Americana, hace esta impresionante admisión sobre la aceptación casi universal de la creencia popular acerca del infierno: “Las principales características del infierno tal como es concebido por los hindúes, persas, egipcios, griegos y teólogos cristianos son esencialmente las mismas”.

El infierno de Dante

Casi nadie entiende que fueron principalmente los poetas paganos quienes fueron los autores del concepto que ampliamente se cree hoy en día acerca de un infierno que siempre arde bajo la tierra.

Gran parte de la tradición en torno a este tema provino de la famosa obra de Dante Alighieri (1265-1321) La Divina Comedia. En ésta, él describió su punto de vista del paraíso, del purgatorio y del infierno. Note esta cita de un libro sobre su vida, Dante y su Infierno: “De todos los poetas de los tiempos modernos, Dante Alighieri fue, quizás, el mayor educador. Posiblemente él tuvo una mayor influencia en el curso de la civilización, que cualquier otro hombre desde su época… Él escribió, en un incomprensible verso, un relato imaginativo y espeluznante de un infierno sombrío — un largo poema que contiene ciertas frases que han captado la atención del mundo, tales como, ‘¡Oh vosotros los que entráis aquí…, abandonad toda esperanza!’. Esto tuvo una tremenda impresión e influencia en el pensamiento y la enseñanza popular del cristianismo. Su infierno estaba fundamentado en Virgilio y Platón”.

Esto hace evidente de dónde obtuvo sus ideas Dante. Él creía que los filósofos paganos Platón y Virgilio eran inspirados divinamente. Su fascinación por el filósofo griego Platón le llevó a aceptar sus ideas sobre la inmortalidad del alma tal como se describe en su famosa obra, Fedón. He aquí lo que dice la Enciclopedia Americana acerca de Virgilio: “Virgilio, poeta pagano romano, 70-12 A.C. Perteneció a la escuela nacional del pensamiento pagano romano, influenciada por los escritores griegos. Los cristianos de la Edad Media, incluyendo a Dante, creían que él había recibido una cierta medida de inspiración divina”.

Pocos conocen el verdadero origen de las creencias que poseen. ¡Siendo menos los que siquiera desean saber! Acabamos de dejar al descubierto, en las citas anteriores, el verdadero origen de esta creencia. ¿Se dio cuenta usted de la fuente de estas ideas? ¡El concepto de un infierno que siempre arde viene de un rotundo paganismo! Veremos que la versión popular del infierno nunca ha tenido nada que ver con las verdaderas enseñanzas de la Biblia.

Una Escritura popular

El versículo de la Biblia que tal vez sea el más conocido y citado no es entendido por la mayoría. Juan 3:16 dice: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”. De forma rutinaria millones citan este versículo, mientras que ignoran una frase esencial dentro de éste

¡Léalo otra vez! A los que reciben la salvación se les promete que “no se perderán” sino que “¡tendrán vida eterna!” Si el infierno es un lugar de tortura eterna, entonces las personas que sufren este tormento también deben tener vida eterna. Pero el versículo dice, “no se pierda”. No dice, “no sufra la vida eterna en tormento”. ¿Cómo es que la palabra perderse se relaciona a la enseñanza popular acerca del infierno y el fuego del infierno? ¿Por qué Dios inspiró a Juan a utilizar la palabra perderse si esto no es lo que Él quiso decir?

La paga del pecado

Si está empleado, usted recibe cheques de pago habituales. Estos representan el pago que le es dado por el trabajo realizado. ¿Qué acerca de Dios? ¿Acaso Él paga salarios por el trabajo? Note Romanos 6:23: “Porque la paga del pecado es muerte, más la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro”. ¡Este versículo refleja exactamente a Juan 3:16! La vida eterna es contrastada con la muerte — ¡con perderse! La paga del pecado es la muerte, no tortura eterna en el infierno.

No hay ningún misterio con respecto al significado del pago que un empleador da a un empleado por su trabajo. ¿Por qué debería haber confusión sobre el significado del pago que Dios da a un pecador por sus obras? Dios dice que Él les paga a los malvados con un cheque de muerte — no con vida en un lugar de tormento. La Biblia quiere decir lo que da a entender, y da a entender lo que quiere decir. Ésta declara que “la Escritura no puede ser quebrantada” (Juan 10:35) y “Tu palabra [la de Dios] es verdad” (17:17). Si hemos de creer que la Biblia es la verdad inquebrantable, ¡entonces debemos creer que muerte significa muerte y vida significa vida! Qué triste que la mayoría no entienda estos sencillos versículos.

Antes de examinar una serie de versículos adicionales acerca del tema del infierno, un importante fundamento debe ser establecido. La idea de un infierno que siempre arde es inseparable de la creencia popular de que todos los seres humanos tienen almas inmortales. Debemos examinar lo que dice Dios sobre las almas. ¡No es lo que tal vez usted piensa!

¿Tienen las personas almas inmortales?

La mayoría de las personas no entienden la relación entre los hombres físicos y las almas. En la escuela dominical, a mí me enseñaron que los seres humanos nacen con almas inmortales. La creencia común es que, al morir, las almas de los pecadores van al infierno para siempre, ya que son inmortales. ¿Es esto lo que dice la Biblia? Si la paga del pecado es la muerte, ¿podría la Biblia también enseñar que las personas tienen almas inmortales?

Génesis 2:7 dice: “Entonces el Eterno Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente”. Al ser formado del polvo material, el hombre fue un ser viviente (o alma). La palabra alma ha sido traducida de la palabra hebrea nefesh, que simplemente significa una criatura que respira. (En Génesis 1:20, 21, 24 la palabra nefesh fue traducida al español como ser viviente; sin embargo, la misma palabra fue vertida como alma en muchos otros pasajes; veremos algunos.) Génesis 2:7 no dice que el hombre tiene un alma inmortal, sino que es un alma. Adán se convirtió en un alma — no se le dio una. Luego, casi inmediatamente, Dios le advirtió, “Y mandó el Eterno Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás” (vs. 16-17). Cuando se colocan juntos, ¡estos versículos revelan que los hombres son almas y que las almas pueden morir!

El profeta Ezequiel fue inspirado a escribir (dos veces): “El alma que pecare, esa morirá” (18:4,20). La muerte es la ausencia de vida. Es la descontinuación — la interrupción — de la vida. La muerte no es vida en otro lugar. No es dejar “esta vida” por “otra vida” — en la “próxima vida”.

Además, sobre el tema de si el alma puede morir o no, considere Mateo 10:28: “Y no temáis a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar; temed más bien a Aquel [Dios] que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno”. ¡La Biblia dice que las almas pueden ser destruidas! De acuerdo a este versículo, éstas pueden ser destruidas tanto como pueden serlo los cuerpos. Todos reconocemos que eventualmente los cuerpos mueren y que, cuando eso pasa, naturalmente se descomponen y son “destruidos” de forma completa debido al proceso de la corrupción natural. Cualquier director de funerarias reconoce esto. ¡Este versículo introduce el conocimiento de que Dios lleva a cabo la destrucción de las almas en el infierno! Los cuerpos pueden morir y ser destruidos en muchas maneras diferentes. Sin embargo, las almas son destruidas por Dios en el infierno.

Antes que examinemos directamente las escrituras acerca del infierno, algunos puntos finales deben ser establecidos.

¿Están conscientes los muertos?

Las mentes humanas se diferencian de los cerebros animales por el pensamiento inteligente. Presumiblemente, si los muertos no están muertos, sino que en realidad todavía están vivos, entonces deben ser capaces de tener algún tipo de pensamiento inteligente. Por lo menos deben ser conscientes de su entorno. Consideremos un conjunto de escrituras.

Primero, note el Salmo 146:3-4: “No confiéis… en hijo de hombre… Pues sale su aliento, y vuelve a la tierra; en ese mismo día perecen sus pensamientos”. Cuando las personas mueren, sus pensamientos terminan inmediatamente — “en ese mismo día”. Eso es lo que dice. Este versículo no es compatible con la idea de que los muertos están conscientes sufriendo en un lugar de tormento. Podríamos suponer que, si están sufriendo, no tienen conocimiento de que lo están. Están inconscientes de lo que les está sucediendo. Pregúntese a sí mismo: ¿Cuál sería el propósito de su sufrimiento? Sería como si estuvieran en un estado de coma — es decir, completamente inconscientes de lo está ocurriendo a su alrededor — mientras que su sistema nervioso sensorial está sintiendo la tremenda sensación de dolor de estar quemándose. ¿Cómo sería esto?

Utilice la siguiente analogía. Si alguien va a someterse a una cirugía importante, es anestesiado — llevado a estar inconsciente — así no experimentará dolor. Los médicos entienden eso — ¿por qué los teólogos y los religiosos no? ¿Por qué niegan las simples declaraciones de la Biblia?

Algunos que voluntariamente ignoran el mensaje de las Escrituras alegan que sólo los pensamientos mortales “perecen”, en el sentido de que los muertos dejan este reino terrenal y experimentan alguna clase de pensamiento misterioso y diferente al que conocían anteriormente. ¿Es esto cierto? Por supuesto, eso es ridículo, y la Biblia no lo dice, pero al menos deberíamos examinar la idea. Consideremos ahora un versículo aún más directo: “Porque los que viven saben que han de morir; pero los muertos nada saben…” (Ecl. 9:5).

Para el lector honesto, ¡no hay duda del claro significado de esto!

Salomón dijo: “Porque lo que sucede a los hijos de los hombres, y lo que sucede a las bestias, un mismo suceso es: como mueren los unos, así mueren los otros, y una misma respiración tienen todos; ni tiene más el hombre que la bestiaTodo va a un mismo lugar; todo es hecho del polvo, y todo volverá al mismo polvo” (Ecl. 3:19-20).

Ahora considere el Salmo 115:17: “No alabarán los muertos al Eterno, ni cuántos descienden al silencio”. La muerte implica “silencio”. Ciertamente esto no concuerda con ninguno de los conceptos populares de millones de muertos gimiendo y gritando en agonía. ¡Tal escena nunca podría ser descrita como silencio! Y, si muchos de los muertos van al cielo, ¿por qué no están alabando a Dios?

El Salmo 6:5 además explica que los muertos no experimentan una memoria consciente: “Porque en la muerte no hay memoria de Ti; en el Seol, ¿quién te alabará?” ¿Podría alguien sugerir seriamente que los muertos, que están sufriendo en el infierno, podrían experimentar el rango normal de recuerdos humanos pero que no son conscientes de Dios — no lo recuerdan a Él? ¿Pondría Dios a las personas en el “infierno” y luego las dejaría ahí sufriendo, por siempre preguntándose cómo habrían llegado hasta allí y quién las había puesto ahí — porque no tienen “memoria” de nada relacionado con Dios?

La resurrección de los muertos

Recuerde dejar que la Biblia interprete a la Biblia. Siempre mantenga su verdad sencilla, y las ideas engañosas de los hombres se caerán como un castillo de naipes.

He aquí el porqué los muertos no tienen ningún recuerdo de Dios en la tumba.

Jesús dijo: “No os maravilléis de esto; porque vendrá hora cuando TODOS los que están en los sepulcros oirán Su voz; y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; mas los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación” [Griego: juicio] (Juan 5:28-29).

Cristo entendió que la mayoría encontraría esto sorprendente. Es por eso que les dijo a los discípulos “no os maravilléis de esto” — Él entendía que la mayoría de las personas se maravillarían ante la idea de que todos los que algunas vez han vivido ahora están “en el sepulcro”, ¡esperando la resurrección! Mi instrucción para usted es que tampoco se maraville ante las palabras de Cristo. ¡Acéptelas! Él dijo que “todos” están en el sepulcro. No dijo que algunos están allí.

La razón por la cual no hay pensamientos conscientes y no hay memoria de Dios después de la muerte es que todos los que alguna vez han muerto actualmente están esperando una de las resurrecciones a las que Cristo se refirió. Todas las personas o bien serán resucitadas a la vida eterna o para juicio. Eso es lo que dice.

No es de extrañar que David dijera: “En cuanto a mí, veré Tu rostro en justicia; estaré satisfecho cuando despierte a Tu semejanza” (Sal. 17:15). David entendió que la resurrección era un despertar — un regreso a la vida.

Como David, Job también esperaba con anhelo la resurrección a la vida. Note: “¡Oh, quién me diera que me escondieses en el Seol, que me encubrieses hasta apaciguarse Tu ira, que me pusieses plazo, y de mi te acordaras! Si el hombre muriere, ¿volverá a vivir? Todos los días de mi edad esperaré, hasta que venga mi liberación. Entonces llamarás, y yo te responderé” (Job 14:13-15).

Job no pidió que Dios solamente escondiese su cuerpo en la tumba. Él le pidió a Dios que: “me escondieses… me encubrieses… me pusieses… de te acordaras”. Él también reconoció que Dios lo mantendría “encubierto”. Pregúntese cómo ser mantenido encubierto podría encajar con estar en el cielo. Si ese fuera el caso, Dios no sería muy eficaz encubriendo a alguien y el resto del versículo no tendría sentido. Ahora observe la pregunta que él hizo — “si el hombre muriere, ¿volverá a vivir?” Si Job iba a seguir con vida al morir, ¿Cómo podría “volver a vivir”? Él entendió que “esperaría… en el Seol” por su resurrección en un “tiempo señalado” cuando él recibiría su “liberación”. ¿Qué significaba que él recibiría liberación? La versión de la Biblia Sagradas Escrituras traduce más correctamente: “hasta que venga mi transformación”.

El apóstol Pablo escribió de una “transformación” que vendrá a todos los verdaderos cristianos. Examine cuidadosamente I Corintios 15:51-52, 54: “He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta… los muertos serán resucitados… y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria”.

Ciertamente es un misterio para el mundo que viene un cambio a la inmortalidad en la resurrección. ¿Cómo puede alguien ir de “mortal” a “inmortal” si ya tienen un alma inmortal? ¿Ve usted la lógica absurda de los hombres cuando ignoran escrituras simples de la Biblia?

Así como Job sabía que será “liberado”, David sabía que sería “despertado”, y Pablo sabía que los cristianos sería “transformados” — que serán despertados de “dormir” — en el momento de la resurrección. En la resurrección, las personas literalmente despertarán de la muerte. Pero, no me crea a mí — ¡créale a su Biblia!

Pregúntese: ¿Cómo pueden ser resucitadas las personas si ya están vivas como almas inmortales? Solamente los muertos, como cuando Cristo estuvo en la tumba, necesitan ser resucitados. Ese es el propósito de una resurrección ¡No se deje engañar por mentirosos que dicen que “la resurrección sólo aplica al cuerpo, porque el alma se mantiene viva después de la muerte”! Usted ya ha visto varias Escrituras que desmienten esa falacia.

Incluso tras una revisión muy básica, las ideas de hombres inteligentes son a menudo expuestas como una absoluta estupidez. El concepto popular del infierno fue ideado por los hombres como una forma de asustar a las personas para que siguieran la falsa religión que ellos habían creado. El Dios verdadero nunca quemaría a las personas por toda la eternidad sin permitirles que se consuman, para que así su sufrimiento pueda terminar misericordiosamente. Esto es lo que haría un monstruo. Los falsos dioses concebidos por los hombres figurativamente “hacen” y “enseñan” cualquier cosa que los hombres que los crearon hayan decidido.

Muchos miles de millones han vivido y muerto sin llegar a conocer el nombre de Jesucristo y sin haber tenido jamás una oportunidad de salvación. ¿Hemos de creer que ellos ahora están quemándose en un “infierno” artificial ideado por poetas paganos? Si los que no son salvos, al morir, van directamente al infierno, ¡entonces mucho más de la mitad de las personas que algunas vez han vivido están ahí!

Ahora bien, ¿cuál es la verdad acerca del infierno?

Ya que nadie nunca ha regresado de entre los muertos — desde el “infierno” — ni ha ofrecido un informe de primera mano, debemos elegir entre creer las ideas de los hombres o escudriñar las Escrituras para ver lo que Dios revela.

Infierno: Cuatro palabras

La Biblia sí habla sobre el tema del infierno y el fuego del infierno en numerosos pasajes. Cristo se refirió a ello en varias ocasiones, como lo hicieron algunos de los apóstoles. Los profetas también lo mencionaron varias veces en el Antiguo Testamento. La Biblia utiliza tres palabras griegas en el Nuevo Testamento, y una palabra hebrea en el Antiguo Testamento, para explicar el significado de infierno. Examinemos estas palabras.

La palabra hebrea traducida infierno en el Antiguo Testamento es sheol. Tiene un equivalente en el Nuevo Testamento, hades. En realidad, si busca sheol en una concordancia, hará referencia a la palabra griega hades. Ambas significan “la tumba, la fosa, el mundo de los muertos o infierno”. El infierno es la tumba. Al decir esto, ¡acabamos de descubrir que todas las personas, de hecho, van al “infierno” al morir! Ya que la Biblia dice que “está establecido para los hombres que mueran una sola vez” (Heb. 9:27), entonces todo el mundo sí muere y va al infierno — literalmente. Eventualmente todas las personas van a la tumba.

La palabra hades es la palabra más común utilizada en el Nuevo Testamento para “infierno”. (En realidad, algunas traducciones del Nuevo Testamento han intercambiado la palabra infierno por hades.) Recuerdo haber aprendido hace más de treinta y cinco años que las personas en Inglaterra, en los años 1600, comúnmente hablaban de plantar o poner sus papas en el infierno durante el invierno. Ellos entendían que el infierno era un lugar oscuro, frío, y tranquilo que era un hoyo en la tierra. Para ellos esta palabra no tenía ningún misterio. Prácticamente todas las fuentes coinciden en que sheol y hades son lo mismo y que ambas se refieren a la tumba.

Fue sólo con el paso del tiempo que la visión pagana del infierno, como una hoguera ardiente subterránea, pasó a reemplazar esta intención original de la palabra.

La segunda palabra griega traducida como “infierno” se encuentra sólo una vez en el Nuevo Testamento. Note II Pedro 2:4: “Porque si Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que arrojándolos al infierno los entregó a prisiones de oscuridad, para ser reservados al juicio”. La palabra usada aquí es tartaróo y se refiere a ángeles, no a personas. Significa “una prisión, encarcelamiento, lugar de restricción o un abismo oscuro”. Este versículo describe el aprisionamiento de los ángeles en la tierra como su “lugar de restricción” o “prisión” después de su rebelión durante la era antes de Adán. (Lea nuestro folleto gratuito ¿Quién es el Diablo? para aprender más acerca de esta rebelión.)

Ahora estamos preparados para examinar la tercera y última palabra griega traducida doce veces como infierno en el Nuevo Testamento. Jesús habló de esto cuando dijo: “Si tu mano te fuere ocasión de caer, córtala; mejor te es entrar en la vida manco, que teniendo dos manos ir al infierno, al fuego que no puede ser apagado, donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga. Y si tu pie te fuere ocasión de caer, córtalo; mejor te es entrar a la vida cojo, que teniendo dos pies ser echado en el infierno, al fuego que no puede ser apagado, donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga. Y si tu ojo te fuere ocasión de caer, sácalo; mejor te es entrar en el reino de Dios con un ojo, que teniendo dos ojos ser echado al infierno, donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga” (Marcos 9:43-48).

Este versículo repetidamente se refiere al “infierno” y al “fuego que no se apaga”. También habla tres veces de “gusanos que no mueren”. Volveremos a estos términos.

En Mateo 5:22, Cristo habló de aquellos que podrían quedar “expuestos al infierno de fuego”. Ya hemos examinado otra de Sus advertencias a “temed más bien a Aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno” (Mat. 10:28). Cristo describe destrucción en este versículo, no un castigo continuo.

En cada caso, los términos infierno e infierno de fuego son siempre traducidos de la palabra griega restante para infierno, gehena. Ésta puede ser traducida como infierno o como infierno de fuego. Entender su significado explicará la larga cita de Marcos 9 mencionada anteriormente.

Del Hasting’s Dictionary, Diccionario de Hasting proviene la siguiente definición de esta palabra: “Gehena: la palabra aparece doce veces en el Nuevo Testamento. Este término ‘gehena’ representa ‘el Valle de Hinom’ (Neh. 11:30, II Reyes 23:10, etc.). El lugar era… un profundo y estrecho desfiladero en los alrededores de Jerusalén, siendo entendido que está al lado sur. Se menciona en repetidas ocasiones en el Antiguo Testamento (Jer. 19:6, etc.). Se convirtió en un objeto de horror para los judíos, y se dice que ha sido hecho un receptáculo de huesos, lo cuerpos de bestias y criminales, desperdicios y todas las cosas inmundas. Las terribles asociaciones del lugar… se decía que las llamas se mantenían ardiendo con el fin de consumir los objetos repugnantes y corrompidos que eran arrojados allí, haciendo de éste (un)… inconfundible símbolo de terrible mal… ruina absoluta. Así que llegó a designar el lugar del castigo futuro”.

Yo he caminado personalmente a través de este valle y he examinado sus salientes, el diseño de su contorno y su proximidad a Jerusalén. Es un barranco largo y empinado, como una trinchera, que no es particularmente ancho pero es bastante profundo. En definitiva es un lugar real y se ve exactamente como la descripción anterior lo muestra. Allí las llamas ardían continuamente, así como veíamos en algunos vertederos municipales del pasado. Años atrás, en el vertedero municipal en mi pueblo natal de Lima, Ohio, continuamente se quemaban desechos. Vi esto muchas veces y no tengo ninguna dificultad en entender a que se estaba refiriendo Cristo.

Algunos de los cuerpos que eran arrojados a este valle nunca llegaban hasta las llamas que ardían más abajo. Se quedaban colgando en los arbustos y árboles en las salientes cerca del borde. Al describir a los malvados, cuando Cristo declaró que “los gusanos de ellos no mueren”, Él se estaba refiriendo a los cuerpos de ciertos criminales que fueron arrojados por el borde del barranco pero no se consumieron porque se quedaron atascados en una saliente. Literalmente ellos se pudrieron y descompusieron donde estaban. Los gusanos que entraron a sus cuerpos completaron el proceso de descomposición sin interrupción ya sea del fuego o cualquier otra cosa. Estos gusanos “no mueren”, por decirlo así, porque luego se convirtieron en moscas. ¡Esta ilustración gráfica es parte de la razón por la cual Gehena era semejante lugar de repugnancia para todos los que estaban familiarizados con éste!

El lago de fuego

El Valle de Hinom — Gehena — llegó a representar un lugar de castigo final — un lugar de “ruina absoluta” — para todos los que van allí. La reseña al infierno de fuego en realidad se refiere al “lago de fuego” descrito en Apocalipsis 20:13-15: “Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras. Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda. Y el que no se halló inscripto en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego”.

Todos los que entren en este lago sufren muerte permanente. ¡Ellos sufren completa destrucción — un castigo final que es perpetuo — eterno — permanente! No es el estar siendo castigado sino más bien es un castigo que será eterno por la ausencia de vida. Cristo entendía esto de la misma manera que cualquier persona que conociera las llamas en el Valle de Hinom sabría que los cuerpos de los criminales y animales tirados allí se consumían. Cuando yo caminé por el valle, no vi a nadie que siguiera ardiendo. Ni siquiera pude encontrar evidencia de que alguna vez hubo fuego allí. Dos mil años han cambiado completamente su aspecto.

Judas 7 habla de las antiguas ciudades de Sodoma y Gomorra habiendo recibido el “castigo del fuego eterno” por sus pecados. Esas ciudades no están ardiendo hoy día y han estado destruidas de manera tan completa que los arqueólogos nunca han sido capaces de probar con certeza su ubicación exacta. Lo que le ocurrió a estas ciudades no refleja un estado permanente de fuego visible ardiendo para que hoy todos lo vean. Su destrucción fue eterna. Cuando esas ciudades se consumieron completamente, las llamas se apagaron. Sin embargo, ¡su castigo continúa hasta este día!

Debería ser claro el porqué Pablo registró que la paga del pecado es muerte, no castigo y tormento eterno en un infierno que siempre arde. La mayoría de las personas han visto incendios extenderse sin ser extinguidos. Pero siempre se apagan después de consumir cualquier material combustible que haya estado disponible para ellos. Lea Jeremías 17:27 y 52:13. Hace más de dos mil quinientos años esto ocurrió, después que Dios advirtió a Jerusalén que la quemaría con un “fuego que no se apagará”, si no se arrepentía. También he visto a Jerusalén. Usted, también, probablemente la ha visto muchas veces por televisión. Ésta no sigue ardiendo hoy día.

Más escrituras claras

Un Dios de misericordia y compasión nunca podría torturar a algo o a alguien — mucho menos hacerlo por toda la eternidad. Considere cuidadosamente estos versículos:

Salmo 104:35: “Sean consumidos de la tierra los pecadores, y los impíos dejen de ser”. Basta que tome este versículo por lo que dice exactamente, sin añadirle nada. Éste es consistente con todo lo que hemos visto hasta ahora sobre el destino de los malvados. La siguiente serie de versículos es más fuerte.

Salmo 37: 9-12, 20, 22, 29: “Porque los malignos serán destruidos, pero los que esperan en el Eterno, ellos heredarán la tierra. Pues de aquí a poco no existirá el malo; observarás su lugar, y no estará allí. Pero los mansos heredarán la tierra, y se recrearán con abundancia de paz. Maquina el impío contra el justo, y cruje contra él sus dientes… Mas los impíos perecerán, y los enemigos del Eterno como la grasa de los carneros serán consumidos; se disiparán como el humo… Porque los benditos de Él heredarán la tierra; y los malditos de Él serán destruidos… Los justos heredarán la tierra, y vivirán para siempre sobre ella”. No hay confusión en esta descripción del destino de los malvados. Además, note que los mansos no heredan el cielo sino que más bien heredan la tierra. Cristo citó este mismo versículo cuando describe la herencia que los verdaderos cristianos recibirán (Mat. 5:5).

Isaías 66:24: “Y saldrán, y verán los cadáveres de los hombres que se rebelaron contra Mí; porque su gusano nunca morirá, ni su fuego se apagará, y serán abominables a todo hombre”. Fue este el pasaje que Cristo citó tres veces en Marcos 9 con respecto a los supuestos “gusanos inmortales”. Estos cuerpos primero se pudrirán. Luego, después de que son resucitados, muchos serán lanzados al lago de fuego — donde un “fuego que no se apaga”, el cual los consumirá, les espera. ¡Fíjese!

“Porque he aquí, viene el día ardiente como un horno, y todos los soberbios y todos los que hacen maldad serán estopa; aquel día que vendrá los abrasará, ha dicho el Eterno de los ejércitos, y no les dejará ni raíz ni rama. Mas a vosotros los que teméis Mi nombre, nacerá el Sol de justicia, y en Sus alas traerá salvación; y saldréis, y saltaréis como becerros de la manada. Hollaréis a los malos, los cuales serán ceniza bajo las plantas de vuestros pies, en el día en que Yo actúe, ha dicho el Eterno de los ejércitos” (Mal. 4:1-3). Cualquier persona que camine a través de un fuego de cualquier tamaño, que se ha consumido por sí mismo, ¡entiende que habrá cenizas bajo sus pies! Este es el destino de los malvados.

Un resumen

El artículo de Herbert W. Armstrong “¿EXISTE EL INFIERNO?” resume la respuesta a la pregunta con la siguiente cita final:

“¿Sabía usted que la Biblia enseña que todos los muertos resucitarán? ¡El apóstol Pablo dijo que su esperanza era la de la resurrección! Siendo cierta la doctrina de la resurrección, entonces el mito pagano de una tortura eterna a partir del momento de la muerte, ¡es tan engañoso como el mismo Satanás! Si los que no ha sido salvos — incluso los que ni siquiera han escuchado el único nombre de Jesucristo — están asándose entre alaridos en semejante infierno y si jamás podrán salir de allí, ¿cómo podrá haber una resurrección de todos los muertos?

Examinemos los supuestos “textos de prueba” sobre el infierno

Cientos de millones de personas creen en un infierno que siempre arde porque se les ha dicho que “la Biblia lo dice”. A estas alturas, usted ha visto que la Biblia no dice semejante cosa.

Sin embargo, hay algunos supuestos “textos de prueba” que muchos citan para probar la falacia del “infierno que siempre arde”. Un estudio exhaustivo del tema estaría incompleto si no se examinan esas escrituras. En este recuadro, examinaremos los textos citados como “prueba” con mayor frecuencia. A medida que lea las seis escrituras adicionales con los puntos que les siguen, pregunte: ¿Por qué Dios contradeciría directamente las claras declaraciones vistas en otras partes en su Palabra? Algunas requieren poca explicación. Otras requieren más detalles para llegar al entendimiento correcto.

“El castigo eterno”

Mateo 25: 41, 46: “Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de Mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles… E irán éstos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna”.

¿Es esto una prueba de un infierno que siempre arde?

¡No lo es! La palabra griega, aionios (de donde se deriva la palabra en español eón), traducida “eterno”, significa “período de larga duración”. El evento al que se refiere es el periodo de 1.000 años, el Milenio, cuando Satanás y sus demonios habrán sido arrojados al abismo y atados (Apo. 20:2-3). Hay tres fases separadas del “infierno” de Satanás:

(1) II Pedro 2:4 (última parte): Los 6.000 años en los que él ha estado arrojado en la tierra, como lo explica la palabra griega tartaróo, que significa prisión, encarcelamiento o lugar de restricción. II Pedro tiene traducida incorrectamente tartaróo como “infierno”.

(2) Mateo 25:41: 1.000 años en el abismo.

(3) Judas 13 (última parte): Contiene una referencia a Satanás siendo arrojado a la “oscuridad de las tinieblas”, quizás fuera del universo, después del Milenio.

Además, Mateo 25:46 se refiere a un “castigo” eterno, no a estar “siendo castigado” eternamente. Existe una diferencia. Cuando sea que se produzca la muerte, sin duda es un acontecimiento eterno — en lo que se refiere a las personas. Esto ayuda a explicar el versículo 41. Los versículos 41 y 46 deben ser entendidos juntos.

“No fue dejada en el infierno”

Hechos 2:31: “Viéndolo antes, habló de la resurrección de Cristo, que Su alma no fue dejada en el infierno, ni Su carne vio corrupción”.

La pregunta aquí es esta: ¿Cómo pudo Cristo haber muerto y la putrefacción (“corrupción”) de Su cuerpo no haber comenzado?

Primero, la palabra griega traducida infierno es hades, simplemente significa la tumba, como ya hemos visto [Nota: La versión Reina-Valera utiliza directamente la palabra hades sin traducción. No obstante aquí es explicado este versículo debido a las varias versiones que utilizan la palabra “infierno”]. Un cuerpo puede pasar varios días o más sin corrupción (inicio de la descomposición), si toda la sangre ha sido removida. Ciertamente, Cristo sí derramó toda su sangre, haciendo esto más posible. No obstante, debido a la temperatura extrema en Jerusalén, Dios habría tenido que preservar de forma sobrenatural el cuerpo de Cristo de este proceso natural.

“Los espíritus en prisión”

I Pedro 3:19-20: “En el cual también fue y predicó a los espíritus encarcelados, los que en otro tiempo desobedecieron, cuando una vez esperaba la paciencia de Dios en los días de Noé, mientras se preparaba el arca, en la cual pocas personas, es decir, ocho, fueron salvadas por agua”.

¿Son estos “espíritus encarcelados” personas malvadas que “fueron al infierno” a las cuales Cristo “les predicó” durante los tres días y las tres noches que se suponía que Él debía estar en el sepulcro? Este punto de vista se corrige fácil y apropiadamente mediante el uso de estas claves:

(1) La predicación ocurrió: “cuando una vez esperaba la paciencia de Dios en los días de Noé” — ¡no durante el período de 72 horas de la muerte de Cristo!

(2) La palabra traducida “encarcelados” no es el fuego eterno del infierno en algún lugar debajo de la tierra donde los “condenados” están rostizándose. Más bien, es la palabra griega fulake, que significa “un lugar de restricción o prisión”. Ese lugar es la tierra — a donde Satanás y sus demonios (Lucas 10:18,20 “espíritus”) han sido arrojados.

Durante algunos de los 120 años de la predicación de Noé — la Biblia no dice por cuánto tiempo — Cristo predicó simultáneamente a los ángeles caídos que siguieron a Satanás. II Pedro 2:4-5 es una referencia útil, porque vimos que ahí la palabra traducida infierno es realmente la palabra griega tartaróo, la cual ha sido explicada antes en este libro.

“A los muertos”

I Pedro 4:6: “Porque por esto también ha sido predicado el evangelio a los muertos, para que sean juzgados en carne según los hombres, pero vivan en espíritu según Dios”.

Algunos piensan que este pasaje convalida la afirmación de que los muertos están vivos en algún otro lugar, por ejemplo, en el “cielo” o en un infierno que “siempre arde”.

Para entender este versículo, es vital saber quiénes son los “muertos” de los cuales Pedro estaba hablando. Para el tiempo en que esta epístola fue escrita, en los años 67-69 D.C., muchos miles de cristianos ya habían recibido el conocimiento de las leyes de Dios, como fueron predicadas por los apóstoles, y estaban viviendo sus vidas de acuerdo a esas leyes. Con el paso del tiempo, algunos de estos fieles seguidores habían muerto en la fe, con otros martirizados a lo largo de la historia por líderes paganos y figuras religiosas.

Recuerde que el Rey Salomón escribió: “Porque los que viven saben que han de morir; pero los muertos nada saben, ni tienen más paga… Todo lo que te viniere a la mano para hacer, hazlo según tus fuerzas; porque en el Seol, adonde vas, no hay obra, ni trabajo, ni ciencia, ni sabiduría” (Ecl. 9:5, 10). Aquellos que están físicamente muertos no saben nada — y son incapaces de recibir alguna prédica o mensajes.

Ya que los muertos no saben nada, aquellos que estaban “muertos” habían recibido el evangelio ¡mientras aún estaban vivos!

Pero hay otra forma en que el evangelio es predicado a los “muertos”. La Palabra de Dios dice que a los que no se han arrepentido de sus pecados — sus transgresiones no son perdonadas por Dios — a veces se les hace referencia como “muertos” (Efe. 2:1, 5; Col. 2:13), queriendo decir los muertos espiritualmente.

Estos están “muertos” en sus iniquidades. Aún no han recibido el don del sacrificio de Cristo, ni el Espíritu Santo de Dios — las “arras” o pago inicial de la salvación. La declaración de Cristo a un joven, “Deja que los muertos entierren a sus muertos…” (Lucas 9:60), fue una referencia directa a aquellos quienes no podían entender asuntos espirituales — los que todavía siguen bajo la pena de muerte. El apóstol Pablo además explica que ellos están “…muertos en vuestros delitos y pecados” (Efe. 2:1). Aunque todavía están físicamente vivos, por no escuchar las palabras de vida — el evangelio del reino de Dios — ¡están espiritualmente muertos! Cristo explica: “El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que Yo os he hablado son espíritu y son vida” (Juan 6:63).

Hoy en día, la verdadera Iglesia de Dios ha sido comisionada a predicar este mismo evangelio al mundo “para testimonio a todas las naciones” (Mat. 24:14). No obstante, la mayoría de las personas no le prestan atención a este mensaje, Dios tampoco los está llamando en este tiempo (Juan 6:44). Por lo tanto, permanecen en la ignorancia y en el pecado — esclavizados bajo la pena de muerte — lo cual es la verdadera maldición de la ley, ¡mencionada en Gálatas 3:13!

“El humo de su tormento”

Apocalipsis 14:11: “Y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre”.

Algunos asumen que este versículo se refiere a almas inmortales quemándose para siempre en el “infierno”.

El marco temporal de lo que se describe aquí está aún por venir. El pasaje se está refiriendo a “Babilonia” (14:8), “la gran ciudad, porque ha hecho beber a todas la naciones… de su fornicación”. Este es el último resurgimiento religioso/político del Imperio Romano en el tiempo del fin, descrito también en Daniel 2:42-43 como los “dedos de los pies”, y en Daniel 7:7, 24 como el décimo cuerno. Apocalipsis 13 lo describe como el séptimo y último cuerno, y Apocalipsis 17:12 lo describe como la séptima cabeza, teniendo diez cuernos (que todavía no ha aparecido).

Apocalipsis 14:9-10 dice: “Si alguno adora a la bestia [este último resurgimiento del tiempo del fin] y a su imagen, y recibe la marca… será atormentado con fuego y azufre delante… del Cordero”. Mientras las personas que están participando en este sistema de la “bestia” continúen rebelándose contra Dios, no recibirán “reposo de día ni de noche” (vs. 11). Esto no establece que se estarán quemando en el infierno por la eternidad. Lo que esto sí dice es que una vez que sus cuerpos sean consumidos, el “humo” asciende por siempre. El fuego se extingue por sí mismo pero los gases del humo continuarán circulando en la atmósfera.

El fuego al que se hace referencia aquí es sobre la tierra — no en ésta, como parte de un “infierno que siempre arde”. En breve verá que Malaquías dice claramente: “Hollaréis a los malos, los cuales serán ceniza bajo las plantas de vuestros pies, en el día en que Yo actúe, ha dicho el Eterno de los ejércitos” (4:3).

“Un lago de fuego”

Apocalipsis 20:10: “Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos”.

¿Dice este versículo que la bestia y el falso profeta — seres humanos — son atormentados por siempre en el lago de fuego, y que eventualmente Satanás se les une en el “infierno”?

Este lago de fuego es el mismo al que se hace referencia en Apocalipsis 19:20, el cual indica que la Bestia y el Falso Profeta “fueron lanzados vivos dentro de un lago de fuego que arde con azufre”. Este es un lago de fuego local que precede por mucho tiempo al lago de fuego final (Apo. 20:14, 15; 21:8) que abarcará toda la tierra (Apo. 21:1) 1.100 años más tarde antes que lleguen los Nuevos Cielos y la Nueva Tierra.

El hecho de que el lago de fuego es referido en Apocalipsis 19:20 como “un lago de fuego” y se haga referencia al que es mencionado en Apocalipsis 20:10 como “el lago de fuego” no es más que un error de traducción. El contexto de ambos relatos muestra de manera concluyente que ambos versículos se están refiriendo al mismo lugar. La asignación del traductor de “un” lago de fuego en Apocalipsis 19:20 es incorrecta, mientras que la asignación de “el” en Apo. 20:10 es correcta. Este es el caso porque en griego, solamente el articulo definido “el” es utilizado como en Apocalipsis 20:10 y el uso de “un” en Apocalipsis 19:20 es simplemente un error de traducción, ya que el griego no utiliza tales artículos indefinidos.

La frase en Apocalipsis 20:10, “donde estaban la bestia y el falso profeta”, es engañosa. Los traductores erróneamente añadieron el término “estaban”. Debería decir, “donde la bestia y el falso profeta fueron arrojados”.

Reconozca que Apocalipsis 19:20 dice que la bestia y el falso profeta fueron arrojados en ese lago de fuego al mismo inicio de la era del milenio. El diablo y sus ángeles fueron arrojados en ese fuego después del final de la era del milenio (Apo. 20:10); por lo tanto, este fue un fuego de un periodo de duración.

Satanás no será lastimado por este fuego, ya que él es un ser espiritual (Lucas 20:36). Sin embargo, la Bestia final y el Falso Profeta tendrán mucho tiempo de haber perecido en las llamas antes que Satanás sea arrojado en el lago de fuego. Satanás será atormentado al ver todos sus esfuerzos para frustrar a Dios consumidos por las llamas literalmente. Pero esto es especialmente cierto con el lago de fuego final que ocurrirá más tarde (II Ped. 3:10). La indicación es que Satanás es arrojado en este fuego eterno final (de una era de duración o que no se apaga hasta que haya corrido su curso purificando la tierra), como se muestra en Mateo 25:41. Sin embargo, Satanás no permanece en este fuego para siempre. Los Nuevos Cielos y la Nueva Tierra entonces descienden después que la superficie de la tierra ha sido purificada (Apo. 21:1).

“¡Gracias a Dios va a haber una resurrección a juicio, así como una resurrección a la vida eterna para quienes han muerto en Cristo!

“Sí, gracias a Dios. ¡Tanto amó Él al mundo que no tenemos que perecer! ¡Sino que podemos recibir vida eterna por medio de Jesucristo!”

El significado de Lázaro y el hombre rico

Seguramente algunos se preguntarán, “¿Qué sobre Lázaro y el hombre rico? ¿No se murieron ambos y fueron al cielo y al infierno, respectivamente? ¿No es esta la lección de la historia?” Gran parte de este folleto, hasta este punto, ha abordado indirectamente las preguntas más comunes que surgen de esta historia.

Por desgracia, el relato de Lázaro y el hombre rico es mal entendido casi universalmente. Prácticamente todas las personas afirman que no es una parábola sino más bien una representación literal de la otra vida. Esta afirmación no puede resistir el escrutinio de los hechos. Todo lo que uno debe hacer es comenzar con la suposición de que es literal y luego intentar explicar los elementos que la constituyen como si éstos sólo pudieran ser tomados literalmente. La dificultad de hacer esto será aclarada por este ejercicio.

Para aquellos que siguen sin estar convencidos de que es una parábola, vayan a Marcos 4:33-34. Estos dos versículos describen el patrón que Cristo siempre usó para enseñar a sus discípulos: “Con muchas parábolas como estas les hablaba la palabra, conforme a lo que podían oír. Y sin parábolas no les hablaba; aunque a Sus discípulos en particular les declaraba todo”. Continuamente, Cristo utilizó parábolas para enseñar. En Marcos 4, antes de estos versículos, Él había acabado de mencionar tres parábolas. El Nuevo Testamento contiene docenas más. Una parábola es una historia diseñada para ilustrar un punto. Aparentemente, en un modo u otro, Cristo siempre utilizó parábolas, porque “sin parábolas no les hablaba”. Recuerde — acepte la Biblia por lo que dice. La historia de Lázaro y el hombre rico es una parábola y debe ser aceptada como tal.

El relato de esta parábola se encuentra en Lucas 16:19-31. Tómese el tiempo para leerlo — y entienda en su mente una imagen completa de esta historia. ¿Dice en realidad que cuando las personas mueren, van inmediatamente al cielo o al infierno? ¡Veremos que no dice tal cosa!

Solamente hemos aludido de forma breve al tema de que los cristianos (los mansos) “heredan la tierra” como la verdad de la recompensa de los salvos y cómo esto reemplaza la creencia común de que el cielo es su recompensa. Esto incluyó una corta revisión de aquellos quienes despertarán a la inmortalidad con la semejanza de Dios al momento de la resurrección. Por supuesto, hemos hablado mucho más a fondo del tema del infierno. Por lo tanto, será considerablemente más fácil de aclarar — armonizar — el verdadero destino del hombre rico que el de Lázaro. El hombre rico sufrió el fuego del infierno y Lázaro fue salvo. Si bien esto es muy claro, ¿qué significa?

El relato se estudia mejor versículo por versículo con una Biblia abierta. La explicación periódicamente puede hacer referencia a versículos fuera de orden de manera que a veces podamos examinar un versículo, frase por frase. Esté preparado para tomar nota con cuidado de lo que el relato no dice así como de lo que dice. Además, busque cada versículo al que se hace referencia (pero no es citado) en la explicación.

Versículos 19-21: Estos versículos establecen el contexto. Describen los dos personajes principales de la parábola. Obviamente, uno es muy rico y el otro tan pobre y miserable que da lástima. Uno de los propósitos de la parábola es demostrar que Lázaro es un tipo de todos los cristianos gentiles, quienes se convierten en hijos de Abraham al momento de la conversión. Lea Gálatas 3:7, 29.

Versículo 22: Ambos hombres mueren. Desde este punto en adelante, la mayoría de las personas que leen el relato de repente cambian el tema al hacer falsas suposiciones. La mayoría concluye que Lázaro es descrito como llegando inmediatamente al cielo y el hombre rico como inmediatamente llegando a un infierno que siempre arde. ¡El relato no dice ninguna de estas cosas!

¡Fíjese! El versículo no dice nada en absoluto sobre el cielo o un infierno que siempre arde — ¡punto! Trate de encontrar estos términos. No están ahí. Este versículo dice que Lázaro llega al “seno de Abraham” — sin mencionar cuándo ocurre esto. El hombre rico es “¡sepultado!” Eso es todo lo que dice. Recuerde la regla: Tome el versículo por lo que dice — sin añadirle o sustraerle.

La presencia de Lázaro en el seno de Abraham describe una relación muy cercana y amorosa. Se registra al apóstol Juan estando reclinado al lado de Cristo como “el discípulo al cual Cristo amaba” (Juan 13:23). (Aunque Juan no se identifica así mismo, probablemente por modestia, es evidente a quien se refiere el versículo.) Así que se muestra una relación especial entre Abraham y Lázaro, sin ninguna referencia a tiempo o lugar. Describiendo una conversación durante el tiempo del ministerio de Cristo, Juan 8:52-53 declara (dos veces), “Abraham murió”. En ese momento, Abraham había estado muerto por casi 2.000 años. ¡Él todavía está muerto! Él no está esperando en el cielo a que las personan vayan, inmediatamente después de la muerte, y se reclinen en su seno. ¡Los mansos heredarán la tierra cuando Cristo regrese a establecer Su reino! Abraham y Lázaro serán resucitados en el reino de Dios a la Segunda Venida de Cristo. Este es el significado de la frase.

Otra regla del estudio de la Biblia se encuentra en II Pedro 1:20. Esto advierte que “ninguna… Escritura es de interpretación privada”. Revisar otras escrituras esenciales deja esto claro. Compare Daniel 7:18, 22, 27; Judas 14-15; y Apocalipsis 5:10 con muchos otros versículos y es obvio que los santos reinan en la tierra con Cristo. Luego note que Mateo 25:31 muestra que Cristo regresa con “los santos ángeles”. Recuerde que Lázaro fue “llevado por los ángeles” hacia el seno de Abraham. Finalmente, compare esto con Mateo 24:31 para más prueba de la función de los ángeles en esta manera. (Lea nuestros folletos gratuitos ¿Van los salvos al cielo? y ¿Qué es la Salvación?)

Versículo 23: Obviamente el hombre rico está en el hades o como es traducido en otras versiones en el infierno. Sin embargo, aquí la palabra se uso la palabra griega hades. Esto tiene sentido porque hades es la tumba y leímos que el hombre rico había sido “sepultado”. Esto significa que él fue puesto en un sepulcro. No hay ninguno misterio acerca de lo que le sucedió. Por lo tanto, la frase “alzó sus ojos” también tiene sentido como nada más que una referencia a la resurrección descrita en Juan 5:29. Hemos examinado este versículo con anterioridad. Esta frase es coherente con una resurrección, cuando las personas se despiertan — o “alzan sus ojos”.

El hombre rico también estaba en “tormentos”. ¿Qué quiere decir esto? La palabra griega para “tormentos” es basanos. Se encuentra en sólo otro lugar de la Biblia. Su significado es fascinante. Significa “una piedra de toque, teniendo que ver con tocar oro puro, contra la piedra en particular, probar su pureza y validez… estar bajo una severa prueba, tortura”. Veremos que el hombre rico estaba, de hecho, mentalmente torturado y en una severa prueba. ¡Él estaba frente al lago de fuego! Trate de imaginar una prueba más seria que esta. El perdió la salvación y claramente podía ver a Abraham y a Lázaro en el reino de Dios.

Versículo 24: Este versículo es usualmente citado para justificar la versión clásica del infierno donde las personas se queman pero nunca se consumen por completo. Léalo con atención. El hombre rico pide que Lázaro le “refresque su lengua” con una diminuta cantidad de agua — no más de unas pocas gotas en la punta de un dedo. Si usted estuviera rostizándose en una condición que implica paredes de fuego a su alrededor, ¿simplemente pediría unas pocas gotas de agua — y sólo con el propósito de refrescar su lengua? ¿No pediría más bien que toda una piscina de agua sea vertida sobre usted? ¡Yo lo haría! El hombre rico de nuevo es descrito como “atormentado”. Entender esta palabra (“atormentado”) es la clave para explicar la condición del hombre rico. Ésta no es basanos.

La palabra traducida como “atormentado” es odunao. Significa, “lamentar, afligirse, atormentar, fuerte presión, angustia, tensión”. No se incluye ninguna referencia a asarse o quemarse en su definición. El hombre rico es descrito como estando en tormento mental porque está frente al lago de fuego. El temor se ha apoderado de él, y le ha provocado la condición comúnmente conocida como “boca seca”. Un gran temor y angustia a menudo secan la boca. El hombre rico tenía la esperanza de que Lázaro humedeciera su lengua. También podríamos hacer la siguiente pregunta a todos aquellos que creen en la inmortalidad del alma y quienes deseen tomar literalmente esta parábola. ¿Tienen lenguas las almas inmortales? El lector puede reflexionar sobre esto.

La frase “en esta llama” está mal traducida. El verdadero significado en el griego es “por razón de esta llama”. Este importante error de traducción cambia el escenario por completo. El hombre rico aún no estaba “en la llama” pero estaba atormentado por el miedo porque la veía venir. Él tenía una buena “razón” para estar en angustia y tormento mental.

Versículo 25: Este versículo refuerza el elemento del paso del tiempo para entender la parábola apropiadamente. Abraham le responde al hombre rico diciendo, “Hijo, acuérdate que recibiste tus bienes en tu vida...” ¿Cuál sería el punto de utilizar la palabra “acuérdate” si la vida del hombre rico había terminado apenas unos pocos segundos con anterioridad a esta conversación? Típicamente, ¡las personas usan la palabra acuérdate cuando están hablando de eventos que sucedieron hace mucho tiempo! El paso de mucho tiempo, desde la muerte del hombre rico, se confirma al final del versículo, cuando Abraham dice, “pero ahora éste [Lázaro] es consolado”. Es aparente que las dos palabras acuérdate y ahora se contrastan una con la otra porque un apreciable lapso de tiempo ha pasado. Ambos hombres habían yacido en el sepulcro por un gran periodo de tiempo, hasta el momento de sus respectivas resurrecciones de entre los muertos.

Versículo 26: Este versículo describe lo que es llamado “una gran sima” entre donde estaban Abraham y Lázaro y donde estaba el hombre rico. Algunos creen que esta es una descripción de una gran distancia física entre las ubicaciones del cielo y del infierno. Ciertamente no dice eso. ¿Qué es exactamente esta “gran sima”?

Fíjese: “He aquí que no se ha cortado la mano del Eterno para salvar, ni se ha agravado Su oído para oír; pero vuestras iniquidades [rebeldía] han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros Su rostro para no oír” (Isa. 59:1-2). También Jeremías 5:25: “Vuestras iniquidades han estorbado estas cosas, y vuestros pecados apartaron de vosotros el bien”. Ahora lea Hebreos 10:26: “Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por los pecados”.

Estos versículos muestran que el pecado, en todas sus formas, ¡aparta de Dios a las personas! Dios no puede bendecir, proteger, sanar, guiar o salvar a las personas quienes no se arrepienten y abandonan el pecado. Dios es santo — Él no tiene contacto con el pecado. A causa de su justicia perfecta, ¡Él no puede! Los pecados del hombre rico lo habían separado de Dios. Esta es la razón por la cual Abraham dijo que nadie en cualquier lado de esta “sima” era capaz de cruzar al otro lado. Era imposible, ¡literalmente!

Versículos 27-28: Estos dos versículos pueden tomarse juntos porque ambos describen la petición del hombre rico de enviar a Lázaro a advertir a sus hermanos. Esta sería una petición natural para cualquier hombre preocupado por su familia. El hombre rico habría sido inconsciente de cuánto tiempo había pasado desde su muerte. Él no habría tenido ninguna forma de saber a menos que preguntara — y el relato no registra que lo hiciera.

Versículo 29: La respuesta de Abraham a esta pregunta es extremadamente importante porque dice qué deberían hacer en sus propias vidas todos los que viven hoy en día. Él advierte que los cinco hermanos (y, por inclusión, todos los demás que alguna vez han vivido) deberían escuchar a “Moisés y a los profetas”. Abraham es enfático — “óiganlos”. ¡Esta es la instrucción de Cristo para un mundo entero que ignora la Biblia, en general, y las palabras de Moisés y de los profetas del Antiguo Testamento, en particular! ¡Esta advertencia está aquí para que usted, el lector, la considere!

Versículos 30-31: Estos dos versículos también son tremendamente instructivos, pero de una manera ligeramente diferente. Éstos representan una asombrosa visión del descuido negligente y desconsideración general de la Palabra de Dios que son tan típicos de la naturaleza humana. Cuando se toman juntos, estos versículos demuestran que las personas que están determinadas a no obedecer a Dios — que están determinadas a no prestar atención a Moisés y a los profetas — ¡ni siquiera serán movidas a tomar acción por una persona muy conocida resucitada “de los muertos”! Qué sorprendente acusación de la obstinación humana frente a las claras verdades de Dios. Estos versículos contienen una advertencia. ¿Los escuchará?

Al hombre rico se le había dado su oportunidad durante su vida. Él se dio cuenta que había perdido la salvación. También reconoció que Lázaro había sido resucitado “de entre los muertos”. La escritura no dice que él fue resucitado “de la vida” — dice que había sido resucitado de “entre los muertos”. ¡El relato completo de esta parábola fue usado por Cristo para enseñar la resurrección de los muertos! Este relato nunca fue pensado para enseñar la idea de ir inmediatamente al cielo o al infierno después de la muerte.

Muchos estudiosos de la Biblia han entendido desde hace tiempo que esta parábola nunca fue pensada para abordar el estado de los muertos. El Nuevo Diccionario de la Biblia establece: “Probablemente la historia del Rico y Lázaro, (Lk. xvi), como el relato del mayordomo malo (Lk. xvi.1-9), es una parábola que hizo uso de cierto pensamiento judío y no pretende enseñar nada sobre el estado de los muertos (p. 388)”.

Un resumen

Bajo el subtítulo “¡La advertencia para USTED!”, el Sr. Armstrong concluye su folleto LAZARO y el HOMBRE RICO con el siguiente resumen del significado de la parábola:

“Finalmente, ¿Cual es la verdadera lección?

“Jesús estaba predicando el evangelio del Reino de Dios — el evangelio del Nuevo Testamento. Él estaba mostrando la salvación, la resurrección a la vida eterna como una dádiva de Dios — la herencia del Reino de Dios en esta tierra.

“El apóstol Pablo claramente nos dice que la Iglesia del Nuevo Testamento de Dios está edificada sobre el fundamento de los apóstoles y los profetas, siendo Jesucristo la principal piedra del ángulo (Efe. 2:20). Jesús dijo: ‘edificaré mi iglesia’. ¡Pablo revela que fue edificada sobre el fundamento de los profetas así como también el de los apóstoles!

“Jesús… le enseña a usted que si se niega a escuchar a Moisés y a los profetas — y Moisés fue uno de los profetas — ¡usted no tiene ninguna esperanza de salvación! Las Escrituras (el Antiguo Testamento así como el Nuevo), de acuerdo a II Timoteo 3:15, nos pueden hacer sabio para la salvación. Tenemos que tomar la Biblia completa, no solamente el Nuevo Testamento.

“¡Aquellos que enseñan que los mandamientos de Dios están invalidados enseñan un mensaje de condenación! ¡Aquellos que enseñan la doctrina pagana de la inmortalidad del alma — yendo al ‘cielo’ al morir, o al castigo eterno — enseñan lo contario a lo que dijo Jesús!

“¡Que pueda usted prestar atención, y escuchar toda la Palabra de Dios!”

¿Qué acerca del “bautismo con fuego”?

La Biblia habla de dos clases de bautismo. Es común que las personas que han sido bautizadas con agua expresen que también quieren recibir el “bautismo de fuego”. ¿Es esto algo que usted debería buscar? ¿Cuál es el “bautismo de fuego”?

Hemos visto que Dios destruirá los malvados en el lago de fuego. Ellos serán consumidos en este “lago”. La mayoría de los lagos están compuestos de agua, pero el lago de fuego, probablemente será una especie de “fuego líquido”. La Biblia no nos dice exactamente cómo será la porción líquida del lago de fuego. No obstante, es fácil ver que las personas podrían ser descritas como siendo bautizadas dentro de este lago de fuego.

Juan el Bautista escribió: “Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; pero el que viene tras mí… Él os bautizará en Espíritu Santo y fuego” (Mateo 3:11). Mateo 3 es el único lugar donde se encuentra el término “bautizará en… fuego”. Unos pocos versículos antes (vs. 7-8), Juan abordó a los fariseos y a lo saduceos quienes también se encontraban entre las grandes multitudes (vs. 5) que a él venían. Él les advirtió, “Al ver él que muchos de los fariseos y de los saduceos venían a su bautismo, les decía: ¡Generación de víboras! ¿Quién os enseñó a huir de la ira venidera? Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento”.

Una gran cantidad de personas estaban escuchando predicar a Juan el Bautista. Algunos eran sinceros y buscaban el “bautismo con el Espíritu Santo” y a otros, en efecto, se les dijo que eran candidatos para el “bautismo con fuego”. Juan entendió que ambos tipos de personas estaban presentes en una audiencia tan grande. Él no se hacía ilusiones acerca de la actitud de los saduceos y los fariseos. ¡Así que estos versículos conectan claramente el fuego con la ira!

Note que el profeta Ezequiel también dijo: “Hijo de hombre, la casa de Israel se me ha convertido en escoria; todos ellos son bronce y estaño y hierro y plomo en medio del horno; y en escorias de plata se convirtieron. Por tanto, así ha dicho el Eterno el Señor: Por cuanto todos vosotros os habéis convertido en escorias, por tanto, he aquí que Yo os reuniré en medio de Jerusalén. Como quien junta plata y bronce y hierro y plomo y estaño en medio del horno, para encender fuego en él para fundirlos, así os juntaré en Mi furor y en Mi ira, y os pondré allí, y os fundiré. Yo os juntaré y soplaré sobre vosotros en el fuego de Mi furor…” (Eze. 22:18-21).

Gran parte del antiguo Israel era tan duro de cerviz, obstinado y rebelde como sus descendientes modernos (los pueblos anglosajones democráticos del actual mundo occidental). Dios ha planeado desde hace tiempo castigarlos en su furor. Ezequiel estaba hablando de un momento cuando Dios iba a “consumir” a todos los que eran “escoria”.

¿Qué era entonces la “ira venidera” a la cual Juan se estaba refiriendo? Era el mismo período de tiempo al que hace referencia Ezequiel. En Mateo 3:10, Juan crea el marco idóneo para su referencia al bautismo con fuego: “Y ya también el hacha está puesta a la raíz de los árboles; por tanto, todo árbol que no da buen fruto es cortado y echado en el fuego”. Claramente, ¡este no es un fuego con el cual alguien quiera tener contacto! Está diseñado para las personas que no dieron buenos frutos. Recuerde, Juan había llamado “víboras” a los saduceos y fariseos y les advirtió “haced frutos dignos (adecuados o aceptables) de arrepentimiento”.

En el versículo 12, Juan continuó, “Su aventador está en Su mano, y limpiará Su era; y recogerá Su trigo en el granero, y quemará la paja en fuego que nunca se apagará”. El trigo representa a los verdaderos santos de Dios y la paja representa a los malvados que serán consumidos con “fuego que nunca se apagará”. El fuego no se apagará hasta que ya no haya más malvados que le sirvan como combustible.

El trigo y la cizaña lo prueban

Cristo dijo una parábola que explicaba estas cosas con cuidadoso detalle: “Dejad [el trigo y la cizaña] crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega; y al tiempo de la siega Yo diré a los segadores: Recoged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; pero recoged el trigo en Mi granero” (Mat. 13:30).

Cristo continuó explicando los variados términos que Él utilizó en su parábola: “El campo es el mundo; la buena semilla [trigo] son los hijos del reino, y la cizaña [paja] son los hijos del malo. El enemigo que la sembró es el diablo; la siega es el fin del siglo; y los segadores son los ángeles. De manera que como se arranca la cizaña, y se quema en el fuego, así será en el fin de este siglo. Enviará el Hijo del Hombre a Sus ángeles, y recogerán de Su reino a todos los que sirven de tropiezo, y a los que hacen iniquidad, y los echarán en el horno de FUEGO” (Mat. 13: 38-42). Cuando Cristo “recoja de su reino a todos” es cuando Él “limpiará su era” (Mat. 3:12).

Algunos intentan afirmar que “limpiar su era” es una referencia a Cristo quemando la escoria de las vidas de los cristianos — por tanto limpiándolos del pecado o de la paja en sus vidas. Esta idea defectuosa prosigue asumiendo que el trigo de Mateo 13 es la parte buena de los individuos cristianos que permanece después que es consumida la paja (pecado) en su carácter.

Sin embargo, es obvio que la “era” de Mateo 3:12 es lo mismo que el “campo” de Mateo 13:24 en la parábola del trigo y la cizaña. Esta parábola explica que los ángeles de Dios son enviados a “bautizar” la cizaña — los malvados que son paja — ¡con fuego! El trigo es recogido en su granero, que es su reino.

Los paralelos entre Mateo 3 y Mateo 13 son inconfundibles. No obstante, podemos examinar varias escrituras adicionales y comprender con mayor claridad los términos “limpiará”, “viento” y “aventador”. Tenga en cuenta que el aventador mencionado aquí es un tenedor para aventar la paja, la cual al ser arrojada intensifica un fuego. Por supuesto, el fuego siempre limpia cualquier cosa que quema. Juan había dicho que Dios bautizaría con fuego como uno cuyo “…aventador está en su mano”.

¡Considere varios otros versículos importantes!

¿Qué es la paja? En Oseas 13:3, Dios está hablando de pecadores no arrepentidos (vs. 2) cuando Él dice, “Por tanto, serán [los pecadores perdidos] como… el tamo [paja] que la tempestad arroja de la era…” Jeremías 51:1-2 explica con más detalle la relación entre el viento y el aventador: “Así ha dicho el Eterno: He aquí que Yo levanto un viento destruidor contra Babilonia [los malvados de la Babilonia religiosa final que pronto llegará, la cual existe al Regreso de Cristo]…Y enviaré a Babilonia aventadores que la avienten, y vaciarán su tierra…”

Daniel 2:35 explica estos términos aún más. Note: “Entonces fueron desmenuzados también el hierro, el barro cocido, el bronce, la plata y el oro, y fueron como tamo de las eras del verano, y se los llevó el viento [creado por Dios]...” Obviamente, la paja fue llevada para ser quemada o limpiada. Ezequiel 20:38 explica a quiénes limpiará Cristo cuando regrese: “Y apartaré de entre vosotros a los rebeldes, y a los que se rebelaron contra Mí… más a la tierra de Israel no entrarán…”

También hemos estudiado con anterioridad Isaías 66:24 y Malaquías 4:1-3, en los cuales se explicó que los malvados son consumidos con fuego al momento de la ira final de Dios sobre aquellos que han rechazado su camino de vida.

Cuando Dios dice que Él va a limpiar (bautizar) con fuego, no está hablando acerca de un proceso de purificar a los santos. Está hablando de destruir o consumir a los pecadores con fuego — el infierno de fuego descrito en su palabra y en este folleto. Las escrituras anteriores muestran que Él va a avivar las llamas con su “aventador” para que así el fuego esté listo para consumir por completo y destruir toda la “paja” que no eligió convertirse en “trigo” calificado para entrar a su reino. Esté agradecido de que un Dios amoroso no permitirá que rebeldes miserablemente infelices, desobedientes y no arrepentidos le ocasionen más sufrimiento a los demás, o continúen sufriendo ellos mismos, por toda la eternidad.

Ahora debería ser evidente que nadie jamás debería desear ser bautizado con fuego — mientras que todos deberían desear, tras el arrepentimiento, ¡ser bautizados con el Espíritu Santo!

El Sr. Armstrong concluyó su artículo ¿Desea usted el BAUTISMO por FUEGO? con la siguiente declaración:

“Sin duda eso lo concluye. Juan les estaba hablando tanto a los pecadores como a los que serán salvos. Cuando él dijo Cristo os bautizará — el os incluye a ambos. ¡A los salvos los bautizará con su espíritu — a los otros con el fuego!”

NOTA DEL AUTOR: Como un complemento a este folleto, recomendamos otro folleto, Lo que la ciencia nunca descubrirá acerca de su mente. Éste ayudará al lector a entender la doctrina del “espíritu en el hombre” (Job 32:8), la cual está estrechamente relacionada al tema del infierno.