¿Qué es la Salvación?

Por David C. Pack

¡Tanta confusión innecesaria y confianza fuera de lugar acerca de la salvación! ¿Qué significa salvación? ¿Cuándo — cómo — es alguien “salvo”? Las respuestas no son lo que usted piensa — o espera. ¡Aquí están las respuestas absolutamente claras!

Las personas religiosas y los predicadores hablan continuamente de “ser salvos”, de “recibir salvación” o de “recibir su recompensa”. ¿Qué significa esto?

Todos los cristianos profesos quieren la salvación. Ninguno quiere la alternativa cualquiera que sea. Las masas esperan dejar esta vida por una mejor. Pero, ¿qué es exactamente la salvación? ¿Qué es exactamente eso que ellos — y usted — están buscando? ¡Muchos simplemente aceptan la tradición popular y no SABEN en realidad! ¿Lo sabe usted? ¿Está seguro?

Tómese un momento y escriba su expectativa de salvación — lo qué significa ser “salvo”.

¿Escribió usted “ir al cielo”, “estar con Jesús”, “tener vida eterna”? ¿O escribió usted “conversión”; “aceptando a Jesús ahora”? Incluso esta parte genera preguntas. ¿Viene la salvación al momento de morir, o al momento de la conversión?

En una ocasión, un joven hombre preguntó: “… ¿qué bien haré para tener la vida eterna?” (Mat. 19:16). Cristo dio una respuesta muy específica. ¿Sabe usted cuál fue esa respuesta?

¿Por qué el misterio? ¿Por qué la confusión, la incertidumbre y el completo desacuerdo acerca de qué es exactamente la salvación?

Dios dice: “Probadlo todo; retened lo bueno”. Ciertamente esto incluye probar la esperanza de salvación — ¡y cómo pasará usted la eternidad!

Así que probemos el tema más importante para usted — su salvación. Nosotros responderemos qué sucede, cuándo sucede y dónde. Y también examinaremos cómo se alcanza la más grande meta de la vida.

¡Aclaremos esto absolutamente, y no dejemos lugar para malos entendidos!

Usted debe estar preocupado

La Biblia declara: “está establecido para los hombres que mueran una sola vez” (Heb. 9:27). Acepte este versículo exactamente por lo que dice. Esto significa que la muerte es la realidad más certera en la vida de cada persona. Literalmente, todos tienen una “cita” que no puede ser quebrantada.

Esto lo incluye a usted.

Ciertamente, por qué estamos vivos y por qué todos eventualmente debemos morir son las preguntas más importantes en la vida. No obstante, al mismo tiempo, estas preguntas son quizás las menos estudiadas y consideradas. La persona promedio casi no le dedica tiempo a considerar la enorme relevancia del evento más certero en la vida de una persona — ¡LA MUERTE!

Pero, ¿por qué mueren los hombres? ¿De dónde viene esta “cita” establecida? ¿Qué la causó?

La Palabra de Dios declara: “TODOS pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios” (Rom. 3:23). “Todos” significa todos — sin excepciones. Esto lo incluye a usted.

Para toda causa hay un efecto — y la Biblia declara que hay una consecuencia para el pecado. Pero, ¿cuál es?

Romanos declara: “…la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús” (6:23). Allí está. ¡El pecado causa muerte!

Déjeme decirlo otra vez, esto significa usted. El hecho que usted pueda no ser una persona religiosa no le exime ni de pecar ni de las consecuencias de hacerlo.

Puesto que todos han pecado, todos enfrentarán eventualmente la pena de muerte. Puesto que la paga del pecado es muerte, ese es el cheque de pago emitido por Dios, el cual las personas reciben por lo que han hecho. La muerte es lo que todos nos hemos ganado por nuestras obras.

¿Comienza a ver porqué usted — y todo ser humano — debe ser salvo?

Pero, ¿qué significa salvo? En cierto sentido, la salvación no es diferente a ser salvado de una casa que se quema, o de un carro volcado, o de un río desbordado, o de cualquier otra situación de peligro de la cual una persona no puede librarse a sí misma.

¡Salvo significa SALVADO! Significa liberado de un destino que, sin la intervención de otro partido, resultaría en lesiones o muerte. Significa ser preservado.

Un buen diccionario le dirá que ser salvo, en el sentido religioso, implica una liberación o preservación — redención. Dios dice que la verdadera salvación es ser liberado de la muerte, pero esto no es lo que se cree comúnmente.

No hay alma inmortal

Yo he asistido y llevado a cabo muchos funerales. En cada funeral he escuchado numerosas disertaciones, largas y devotas, acerca de adónde van los muertos — de cómo ellos no han muerto realmente. He visto a los predicadores representar la muerte como un “amigo” que se encuentra al final de la “carretera de la vida”.

Los hombres por mucho tiempo han intentado negar la finalidad de la muerte diciendo que la muerte no es realmente muerte. Por supuesto, en un funeral, esto es dicho en un intento por consolar a aquellos quienes están de luto por la pérdida de un ser querido. Es como si los dolientes tuvieran consuelo al ver a los muertos como que no están muertos realmente, sino vivos en alguna otra parte.

Los religiosos y teólogos han sustituido la verdad de lo que sucede en la muerte con la creencia popular de que ésta es simplemente una transición hacia otra forma de vida. Ellos hacen esto a través de la doctrina de la inmortalidad del alma y, como resultado, muchas personas religiosas creen tener una. A mí me fue enseñado esto en la escuela dominical.

Casi nadie entiende la relación entre los hombres y las almas. La creencia común es que, al momento de la muerte, las almas de los pecadores van al infierno para siempre, puesto que son inmortales.

¿Es esto lo que la Biblia dice? Si la paga del pecado es muerte, ¿podría la Biblia enseñar también que las personas tienen almas inmortales? No puede enseñar ambas cosas.

Génesis 2:7 declara: “Entonces el Eterno Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un alma viviente” (versión RVA 1909). Este versículo no dice que los hombres tienen almas, sino que son almas. Adán fue un alma — él no recibió un alma.

Cristo enseñó: “Lo que es nacido de la carne, carne es” (Juan 3:6). Los seres humanos están hechos de carne — “de la tierra” (I Cor. 15:47). Esto significa que su existencia es totalmente física y química — temporal. Usted depende del aire, del alimento y del agua para sobrevivir. Privado de tan sólo uno de esos elementos, usted no viviría mucho.

Casi inmediatamente después de Génesis 2:7, Dios le advirtió a Adán: “De todo árbol del huerto podrás comer; mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás ” (vs. 16-17). ¡Cuando unimos los versículos, estos nos ofrecen más evidencia de que los hombres son almas, y de que las almas pueden morir!

El profeta Ezequiel escribió: “el alma que pecare, esa morirá” (18:4, 20). Esto está registrado dos veces para énfasis. La muerte es la ausencia de vida. Es la terminación — el cese — de la vida. La muerte no es vida en otro lugar. No es dejar “esta vida” por “otra vida” — la “siguiente vida”.

Ahora considere Mateo 10:28: “Y no temáis a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar; temed más bien a aquel [Dios] que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno ”. ¡Las almas pueden ser destruidas! Ellas pueden ser destruidas tanto como pueden serlo los cuerpos. ¡Este versículo presenta el hecho que Dios destruye las almas en el infierno! Aunque los cuerpos pueden morir en muchas formas diferentes, las almas mueren en el fuego del infierno.

Aunque hay muchas escrituras que explican que Dios hará esto — y cómo lo hará — es útil examinar solamente una: “Porque he aquí, viene el día ardiente como un horno, y todos los soberbios y todos los que hacen maldad serán estopa; aquel día que vendrá los abrasará, ha dicho el Eterno de los ejércitos, y no les dejará ni raíz ni rama… Hollaréis a los malos, los cuales serán ceniza bajo las plantas de vuestros pies, en el día en que yo actúe, ha dicho el Eterno de los ejércitos” (Mal. 4:1, 3).

Esta escritura no es ambigua. Es clara. Los que hacen maldad no se queman para siempre — ellos se queman y ya. Se convierten en cenizas, estopa.

Antes de continuar, necesitamos examinar la inmortalidad desde una perspectiva diferente. ¡Entienda! La doctrina de la inmortalidad de las almas afirma que todos son inmortales. Entonces, ¿qué hay de la siguiente escritura? En contexto, ésta se está refiriendo a Dios y a Jesucristo: “el único que tiene inmortalidad, que habita en luz inaccesible; a quien ninguno de los hombres ha visto ni puede ver, al cual sea la honra y el imperio sempiterno” (I Tim. 6:16).

Si Dios y Cristo son los “únicos” que tienen inmortalidad, esto no deja lugar para que las personas tengan almas inmortales.

Romanos 2:7 da la perspectiva de Dios acerca de la inmortalidad. Note esta instrucción a todos los futuros cristianos: “…buscan gloria y honra e inmortalidad”. La inmortalidad no es algo que las personas ya tengan, o de otra cuenta Dios no les diría que la BUSQUEN — y el apóstol Pablo no les habría dicho a los corintios que era “necesario que… esto mortal (sus cuerpos) se vista de inmortalidad” (I Cor. 15:53-54) en la resurrección.

Es tiempo de dejar de creer las fábulas de los hombres acerca de las almas inmortales y del infierno que siempre arde. Eso es una ficción que no se enseña en ninguna parte de la Biblia.

¿Pero qué es pecado?

Casi todos tienen una idea diferente acerca de lo que constituye pecado. ¿Lo sabe usted? Si el pecado trae la pena de muerte, entonces la Biblia debe decirnos qué es el pecado. ¿No debería usted tener una definición exacta de eso que ha traído tan terrible pena sobre usted y sobre la humanidad? No acepte medias respuestas o las opiniones de los hombres. No se interese en lo que las personas religiosas y los ministros de este mundo le digan, sino en lo que la Biblia dice.

La Palabra de Dios revela la verdad (Juan 17:17). He aquí Su definición — la verdadera definición — del pecado. I Juan 3:4 declara: “Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley”. DIOS decide lo qué es el pecado. Él establece que pecado es la trasgresión — el quebrantamiento — de Sus leyes. Puesto que el pecado es la trasgresión de la ley, y el opuesto sería la obediencia a la ley, entonces ¿cuál es exactamente la ley que deberíamos obedecer?

¡La respuesta es Los Diez Mandamientos! Ahora probémoslo.

Juan también escribió: “Toda injusticia es pecado” (I Juan 5:17). Los Salmos registran: “…todos tus mandamientos [de Dios] son justicia” (119:172). Así que entonces, la injusticia — el pecado — quebranta los mandamientos de Dios.

El apóstol Santiago añadió: “Porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere [pecare] en un punto, se hace culpable de todos. Porque el que dijo: No cometerás adulterio, también ha dicho: No matarás. Ahora bien, si no cometes adulterio, pero matas, ya te has hecho trasgresor de la ley” (Santiago 2:10-11). Es obvio que Santiago se estaba refiriendo a los Diez Mandamientos.

Aunque es posible que las personas atraviesen la vida sin cometer asesinato, sin adulterar, sin mentir o sin robar físicamente, todos han pecado.

¿Cómo puede ser esto? Porque aunque alguien obedezca la letra de la ley, aún puede quebrantar el espíritu de la ley — y esto también es pecado.

Cristo magnificó y expandió la letra de la ley, revelando su intención espiritual. “Oísteis que fue dicho: No cometerás adulterio. Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón” (Mat. 5:27-28). Esta es la razón por la cual Pablo dijo que la ley de Dios es “espiritual” (Rom. 7:14).

Pablo escribió: “ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él; porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado” (Rom. 3:20). El propósito completo de la ley es señalar lo correcto y lo incorrecto — ¡qué es conducta justa y qué es pecado!

Pablo continuó: “¿Qué diremos, pues? ¿La ley es pecado? En ninguna manera”. Algunos razonan que la ley es mala — “pecado” — simplemente porque señala al pecado por lo que éste es. Esto es ridículo. Es como decir que las señales de alto son malas porque las personas las ignoran y no paran. Pablo concluye: “Pero yo no conocí el pecado sino por la ley; porque tampoco conociera la codicia, si la ley no dijera: No codiciarás [el Décimo Mandamiento]” (Rom. 7:7).

Pablo reconoció que él aprendió qué es el pecado a través del correcto conocimiento de las leyes de Dios. Él citó el Décimo Mandamiento como prueba. La lujuria es una forma de codicia — ¡y por tanto es pecado!

Romanos 7 describe la lucha de Pablo con el pecado. Él combatió su naturaleza humana, la cual él comprendió que iba directamente en contra del deseo de obedecer la ley de Dios — los Diez Mandamientos.

Entienda algo acerca de la naturaleza humana, incluyendo la suya: “Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden” (Rom. 8:7).

Ahora lea Jeremías: “Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso” (17:9). Esta es una descripción gráfica de la tendencia natural de la naturaleza humana — la mente carnal — que obra dentro de usted. Esta quiere desafiar la instrucción de Dios y engañarse a sí misma para creer que no lo hace.

Esta influencia natural en contra de la ley de Dios, aunada a la gran tendencia hacia el auto engaño, es la razón por la cual todos han pecado.

Pablo continúa en Romanos 5:12: “…así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron”. Y a fin que nadie dude qué trajo esta certera consecuencia a la vida de cada persona, Pablo añade: “…pero donde no hay ley, no se inculpa de pecado” (v. 13).

¡Capte esto! La ley de Dios tiene que estar en efecto para que el pecado sea inculpado. No puede haber penalización por quebrantar una ley que no existe.

Considere este punto de una manera más. No dejemos margen para errores o para malos entendidos: “Pues la ley produce ira [la pena de muerte]; pero donde no hay ley, tampoco hay trasgresión” (Rom. 4:15).

Si el pecado es la trasgresión de la ley, la culpa por el pecado es imposible si la ley de Dios no está en efecto. ¿Qué podría ser más claro?

Casi toda nación sobre la tierra tiene leyes que se asemejan a los Diez Mandamientos. Hay leyes contra matar, robar y pronunciar falso testimonio bajo juramento (perjurio), etc. Algunos países incluso prohíben el adulterio.

Pero, ¿podrían los fiscales de estos países llevar a los infractores ante la justicia, por crímenes cometidos, si no estuvieran respaldados por leyes que demarquen qué es el crimen?

¿Podría ser aplicada la pena de muerte por “ofensas capitales” (frecuentemente como consecuencia de crímenes serios) a aquellos convictos de tales crímenes si la ley no explicara qué acto o conducta constituye una ofensa capital? Por supuesto que no.

Dios no es diferente. La pena de muerte y Su ley son reales. Donde Él le carga — le imputa — a alguien el pecado por quebrantar Su ley, Él debe tener ya establecido qué constituye Su ley. Los violadores de las leyes de los hombres son considerados culpables de un “crimen”. ¡Dios simplemente le llama pecado a estas mismas violaciones! El pecado es un crimen espiritual.

No deje que ningún engañador le diga que la ley de Dios está abolida. No lo está — ¡ella está en toda su fuerza, generando las más grandes de todas las consecuencias para aquellos quienes la quebrantan!

La salvación es una dádiva

¡Hasta ahora, nuestra discusión ha dejado condenado a muerte al pecador acusado! ¿Qué debe hacer alguien para cambiar esto — para cambiar las circunstancias que han generado esta muy certera consecuencia?

¿Cómo escapa alguien — cómo puede ser salvado — de su condición? ¿Tiene esta escapatoria algo que ver con algo que el condenado — el pecador — hace?

En otras palabras, ¿tienen las buenas obras algo que ver con su salvación? Puesto de otra forma, ¿está su ‘justicia’ conectada con el ser salvo? De ser así, ¿asegura esto automáticamente la salvación? ¿Es la salvación ‘por obras’? ¿Puede usted ganarse la salvación a través de algo que usted haga?

Algunos creen que pueden ganarse la salvación. Nosotros hemos sido acusados de enseñar la “salvación por obras”, simplemente porque creemos que las personas tienen una responsabilidad de hacer ciertas cosas para convertirse en cristianos y para permanecer así. Por lo tanto, ¿puede usted, o alguien más, ganarse la vida eterna?

La Biblia sí enseña que hay algo que las personas “ganan” por sus obras. Recuerde: “…todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios” (Rom. 3:23) y “…la PAGA del pecado es muerte” (6:23). La única paga que podemos ganar, por nuestras obras, es la muerte.

No malentienda. No hay nada que usted pueda hacer para ganar la vida eterna. ¡Absolutamente nada! Pero usted puede ganarse la muerte eterna.

Recuerde que Romanos 6:23 concluye: “…mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús”. Eso es correcto. La vida eterna es completamente una dádiva, no algo que es dado como pago devengado por un trabajo hecho. Esta es una enseñanza básica y clara de la Biblia.

Irónicamente, en cierto sentido, son nuestros propios acusadores quienes enseñan que la vida eterna puede ser ganada cuando ellos afirman que Dios castiga a las personas para siempre (lo cual sería vida eterna) en el lago de fuego, porque éstas tienen alma inmortal. ¿Cómo puede ser la vida eterna una dádiva si alguien ya tiene un alma inmortal?

Esto es lo que Satanás le dijo a Eva, en el Jardín, cuando él la sedujo para que comiera del árbol del conocimiento del bien y el mal. Él le aseguró que ella “ciertamente no moriría”.

Tome un momento. Vaya por una concordancia y trate de encontrar las palabras alma inmortal en su Biblia. No le crea a mis palabras. Trate de hacerlo. Usted no encontrará tal término, y usted ya ha visto muchas pruebas acerca de lo contrario en este folleto. (Lea nuestro folleto gratuito La verdad acerca del infierno para aprender acerca de la falacia de la idea pagana del infierno que siempre arde).

Cuán absurdas son las ideas hechas por el hombre, particularmente cuando los que las originaron no han considerado lo que Dios dice. No es sorpresa que Él declare: “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos…” (Isa. 55:8).

¡Cuán cierto!

Si usted ha leído mucha de nuestra literatura, usted ya ha descubierto que muchos en el cristianismo profeso enseñan casi exactamente el opuesto de lo que Dios dice. Enseñanza tras enseñanza, si Dios dice que se haga algo, los hombres dicen que no debemos hacerlo. Y si Dios dice que no hagamos algo, casi invariablemente los hombres lo hacen.

Los predicadores y religiosos hablan fuertemente acerca de cosas que no están en la Biblia, como si fueran verdad.

¿Qué hay de usted? ¿Habla usted con confianza — incluso con osadía — acerca de cosas que le han sido enseñadas, cuando dichas cosas no se encuentran en la Palabra de Dios? ¿O examinará usted siempre su Biblia — y le creerá solamente a Dios?

Cortados por el pecado

Isaías 59:1-2 explica que el pecado corta a las personas de Dios: “He aquí que no se ha acortado la mano del Eterno para salvar, ni se ha agravado su oído para oír; pero vuestras iniquidades [desacato a la ley] han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír”.

Dios es literalmente inalcanzable para el pecador, cuyo pasado no ha sido perdonado y limpiado.

Isaías 55:6-7 les instruye a todos aquellos quienes buscan a Dios: “Deje el impío su camino”. Note: “Buscad al Eterno mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano. Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase al Eterno, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar”.

Pero la obediencia a Dios aún no es suficiente para traerle la vida eterna. Tampoco lo logrará una vida de “buenas obras”. De ser así, la vida eterna podría ser ganada a través de buenas obras, tanto como una existencia permanente en el infierno de fuego podría ser ganada a través de malas obras.

Muchos versículos explican que el pecado solamente puede ser perdonado a través del sacrificio de Cristo. Juan fue inspirado a escribir: “Y este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida está en su Hijo. El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida” (I Juan 5:11-12).

A menos que tengamos un Salvador — Uno que haya pagado la pena por nuestros pecados — ¡nosotros NO SOMOS SALVOS y nos dirigimos a la muerte! Muchos versículos más podrían ser citados para probar esto. Lea Juan 5:26. Allí se muestra que solamente Dios tiene el poder para conceder vida eterna. Cristo dijo: “Porque como el Padre tiene vida en sí mismo, así también ha dado al Hijo el tener vida en sí mismo”.

Estas son maravillosas noticias. Dios tiene el poder de otorgar la “dádiva” de la vida eterna. Pero, como aprenderemos más tarde, es una dádiva con condiciones, y es dado solamente a aquellos quienes han calificado.

No se equivoque. Ésta no puede ser ganada — ¡es un regalo gratuito!

¡Ahora tenga esto claro! Debemos remover toda duda acerca de lo que trae la salvación. Ésta es un regalo gratuito de Dios. No hay absolutamente nada que un cristiano pueda hacer para merecerla o ganarla. La única paga que los seres humanos pueden ganar es la muerte. Antes de estudiar el tema de las obras cristianas, reconozca que nadie puede ganar la vida eterna a través de obras.

La salvación es a través de la gracia de Dios. Pero, ¿qué es la gracia? Es el completamente inmerecido perdón de los pecados personales. Salvación significa que uno está salvo de la muerte. A menos que Dios intervenga para aplicar la sangre de Jesucristo para cubrir los pecados pasados de quien se arrepiente, no puede haber salvación.

¿Qué escrituras afirman esto directamente? Efesios 1:5, 7 dice: “Jesucristo… en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados”. Colosenses 1:14 declara lo mismo de manera literal. Dios da gracia — perdón — a través de la sangre de Cristo.

Reconózcalo. Usted tiene una existencia temporal, química, física. No hay nada acerca de ser carne que signifique que usted vivirá por siempre. Cada uno de nosotros está a un ataque cardiaco, a una embolia o a un accidente de la “cita” con la muerte. Desde el momento en que nacimos, comenzamos a “descender” hacia cierto final. No hay absolutamente nada que usted o yo podamos hacer respecto a este proceso, excepto extender un poco nuestra vida a través del ejercicio, de mejores hábitos alimenticios, de un descanso apropiado, etc. Por supuesto, ninguno de nosotros tiene el poder para conceder o generar vida eterna.

¿Qué papel juega la fe? Algunos creen que ser “justificados por fe” es todo lo que los cristianos deben hacer. Ellos creen que aquellos quienes enseñan que cualquier obra es necesaria, niegan la dádiva de Dios de la salvación. (Exploraremos esto más completamente después).

La fe juega un papel, pero ¿cuál es este papel?

Efesios 2:8-9 se amplía sobre Romanos 6:23: “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto [la fe] no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe”.

¡La salvación viene como un regalo gratuito por gracia, a través de la fe! Y esto no deja lugar para que alguien se gloríe respecto a que se la ha ganado a través de su propia bondad.

Pablo explica que incluso la fe debe ser una dádiva. De otra cuenta, ésta sería, al igual que cualquier otra “obra”, generada por esfuerzo humano. Si Dios diera la salvación sobre esta base, significaría que un cristiano la ganó a través de fe humana.

Hemos llegado a una pregunta muy crítica. Puesto que serán solamente los verdaderos cristianos quienes serán salvos, debemos saber qué ES un verdadero cristiano. Al igual que al definir el pecado, también debemos dejar que la Biblia defina esto, lo cual constituye quizás la mayor pregunta de todas. ¿Qué es un cristiano?

Si alguien desea ser SALVO, aprende DE QUÉ debe ser salvo, entiende que esto es una DÁDIVA, pero no sabe CÓMO recibir este regalo, ¿qué bien puede hacerle?

Ciertamente ninguna persona que entiende por lo menos las enseñanzas más básicas de Dios piensa que Él salvará a aquellos quienes no sean cristianos (Hechos 4:12). No obstante, casi nadie entiende la definición bíblica de un cristiano.

¡Pero usted puede entender!

¿Qué es un cristiano?

¿Qué es exactamente un verdadero cristiano? Al igual que con la salvación, ¿está usted seguro de conocer la respuesta? ¿Diría usted que es uno que “asiste a la Iglesia”? ¿Es un cristiano alguien que “profesa a Jesús” o “conoce a Cristo”? ¿Ha pensado usted quizás que un cristiano es cualquiera que ha sido “bautizado”?

¿Hay siquiera un versículo al cual podamos voltear para que dé la definición bíblica de un cristiano y que elimine toda confusión? ¡Sí lo hay!

Pablo escribió: “Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios” (Rom. 8:14). Un cristiano es uno que tiene el Espíritu Santo guiándole. Pero, ¿es el tener el Espíritu de Dios absolutamente esencial para ser un cristiano? Anteriormente, Pablo dijo: “Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de Él” (v. 9).

¡Es así de simple! Una persona ya sea tiene el Espíritu de Dios, y es cristiana, o no lo tiene y no es cristiana — “no es de Él”. Todos aquellos quienes son verdaderamente convertidos deben tener el Espíritu Santo en ellos.

Pero, ¿qué significa esto? Y, ¿es esto todo lo que hay para el cristianismo y la conversión, sin nada más por entender?

La Biblia está llena de términos que parecen confundir innecesariamente a las personas. “Salvación”, “reconciliación”, “pecado”, “justificación”, “predestinación”, “santificación”, “obras”, “arrepentimiento”, y muchas más probablemente le han parecido ambiguas y confusas a usted.

Por ejemplo, muchos cristianos creen que ellos son “salvos por la sangre de Cristo”. ¡Esto no es verdad! Aunque la Biblia dice que nosotros somos “reconciliados con Dios” y “justificados por Su sangre [la de Cristo]”, también declara que nosotros somos “salvos por Su vida” (Rom. 5:9-10).

Entienda este punto. Nosotros no somos justificados por obras, sino por la sangre de Jesucristo.

El arrepentimiento — tornarse a Dios y obedecerle — abarca la futura obediencia de un cristiano. Esto no hace nada por cubrir los pecados PASADOS. La sangre de Cristo justifica — hace limpias, blancas, justas — todas las trasgresiones y pecados pasados.

Pero es vital entender el ser “salvos por Su vida”, y esto requiere explicación.

Examinemos I Corintios 15:17-18. Esto comienza la explicación de por qué solamente podemos ser salvos por la vida de Cristo: “y si Cristo no resucitó [Su resurrección lo hizo vivir de nuevo], vuestra fe es vana; aún estáis en vuestros pecados”. Pero, ¿por qué es esto?

¿Por qué sería necesaria la Resurrección de Cristo para remover a los cristianos de las consecuencias de sus pecados?

¡Considere! Si Cristo no está resucitado de los muertos, entonces Él no puede enviar Su Espíritu Santo para engendrar a los cristianos tras su arrepentimiento y bautismo (Hechos 2:38). Recuerde: “todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios” (Rom. 8:14). Es este mismo Espíritu el que Dios usará para cambiar eventualmente a todas las personas convertidas en hijos de Dios compuestos de espíritu — en seres espirituales inmortales resucitados.

Es este Espíritu en ellos el que, cuando sean convertidos, hace posible la vida eterna — la salvación.

¿Está esto claro? Si Cristo no hubiera sido resucitado, entonces Él no podría haber ido al cielo desde donde Él pudiera enviarle Su Espíritu a Sus seguidores. Sin este Espíritu viviendo en la mente de un cristiano, no hay esperanza de vida eterna.

Hemos visto que los seres humanos no tienen vida inherente en ellos. Ellos no nacen con un alma inmortal. Puesto que usted no es inmortal, su vida cubrirá cierto tiempo designado, después del cual usted morirá. Esto es absoluto. A menos que Dios intervenga en su vida, usted no tiene futuro — esperanza — más allá de un tiempo limitado de cerca de 70-80 años.

Ahora regresemos a responder la pregunta de qué es exactamente un cristiano. Recuerde, es solamente el verdadero cristiano quien recibirá la vida eterna — la salvación. No debemos aceptar una respuesta parcial o incompleta a esta vital pregunta.

Cuando Cristo guardó la Pascua en la noche previa a Su crucifixión, Él les explicó indirectamente, a través de oración, un importante principio a Sus discípulos: “No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal. No son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad ” (Juan 17:15-17).

Un cristiano cree y sigue la verdad. Es la verdad la que le aparta (le santifica) de todos aquellos que le rodean. Él no es del mundo ni de sus caminos, costumbres y tradiciones.

Pero, ¿qué significa esto?

Significa que a los cristianos les es requerido obedecer las leyes de Dios. Es decir, la verdad de Su Palabra.

Jesús jamás enseñó que las personas solamente debieran “creer en Él” para recibir salvación. Cuando un hombre joven le preguntó a Cristo qué debía hacer para tener “vida eterna” — para recibir salvación — Cristo le dijo: “Si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos”. Al escuchar esto, y sabiendo que el hombre era rico, los discípulos quedaron asombrados. Ellos tampoco entendían cómo era posible la obediencia, así que preguntaron: “¿Quién, pues, podrá ser salvo?” Cristo respondió: “Para los hombres esto es imposible; mas para Dios todo es posible” (Mat. 19:17, 25-26).

En Marcos 7:7-8, Cristo dijo: “Pues en vano me honran, enseñando como doctrinas mandamientos de hombres. Porque dejando el mandamiento de Dios, os aferráis a la tradición de los hombres”.

Es posible adorar a Cristo en vano. Es posible pensar acerca de Él, hablar acerca de Él y referirse a Él frecuentemente como Señor — ¡SIENDO TODO EN VANO! Y si su religión es vana, entonces usted no tiene salvación.

Cientos de millones de “cristianos” asumen que ellos serán salvos tras la muerte, simplemente porque ellos han “aceptado a Jesús” como Salvador. ¡Esto no es lo que la Biblia dice!

Note: “NO todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos [“de”, no “en” el cielo], sino el que HACE la voluntad de mi Padre que está en los cielos” (Mat. 7:21). Pablo escribió: “los HACEDORES de la ley [de Dios] serán justificados” (Rom. 2:13). Profesar a Jesús no es suficiente. Y Dios no está dispuesto a perdonar (justificar) a nadie que no “haga” la ley.

Aunque es la sangre de Cristo la que nos justifica (Rom. 5:9), Su sangre no será aplicada a aquellos quienes no luchen por guardar la ley de Dios. La obediencia a Dios es un calificador para aquellos quienes buscan al vida eterna. Incluso es esencial para recibir o para continuar recibiendo el Espíritu de Dios.

El libro de Hechos habla del “Espíritu Santo, el cual ha dado Dios a los que le OBEDECEN” (Hechos 5:32). Yo dudo que usted haya escuchado esto antes.

Recibir el Espíritu de Dios es precedido por arrepentimiento de haber quebrantado la ley de Dios y por bautismo (Hechos 2:38). En este punto, una nueva vida engendrada por el espíritu comienza. El niño recién engendrado de Dios es ahora un “heredero de Dios… coheredero con Cristo” (Rom. 8:17). Él se convierte en parte de la Iglesia verdadera que Cristo prometió edificar y dirigir (Mat. 16:18; Efe. 1:22-23; Col. 1:18), a la cual Él alimenta a través de Su ministerio verdadero (Efe. 4:11-15).

Lea nuestro folleto ¿Dónde está la verdadera Iglesia? éste cambiará permanentemente la manera en que usted ve lo que la Biblia dice acerca de identificar a la verdadera Iglesia de Dios.

¿Deben los cristianos “solamente mostrar amor”?

Muchos cristianos profesos hablan sin cesar del “amor de Dios”. Los predicadores modernos hablan casi tan infinitamente acerca de la necesidad de que los cristianos “amen a su prójimo”. Y, ¿no son los cristianos simplemente aquellos que “muestran amor”? De ser así, ¿qué es el amor? ¿Cómo puede alguien mostrar amor si no sabe lo que éste es?

Este folleto estaría incompleto si la relación entre el amor y la salvación no fueran hechos claros. Consideremos varios versículos más — ¡y removamos toda confusión!

Pablo escribió: “…porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado” (Rom. 5:5). Cuando un cristiano recibe el Espíritu de Dios, él recibe un poco (una muy pequeña cantidad al principio) del amor de Dios. Con el tiempo, a través de ejercitarlo activamente, la profundidad y la cantidad de amor crece. El amor es, de hecho, uno de los nueve “frutos del Espíritu”.

El camino de Dios es practicado al ejercitar estos frutos: “amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre [o humildad, el opuesto de la vanidad y el orgullo], templanza” (Gal. 5:22-23).

Una importante sinopsis es necesaria aquí.

Hay dos caminos de vida diferentes. Uno es el camino del “dar” — el camino del amor y el interés externo — ¡el camino de Dios! El otro es el camino del “obtener” — el camino del egoísmo y el interés propio — el camino de este mundo.

La mayoría de las personas están interesadas en disfrutar los placeres y la acumulación de cosas físicas. Un hombre señaló: “La vida es acerca de ver quién puede morir con más juguetes”. Esto puede ser cierto de este mundo, pero no es verdad del camino de Dios y del camino de un cristiano.

Cristo enseñó: “más bienaventurado es DAR que recibir” (Hechos 20:35). El practicar este camino de vida lleva a la abundancia, paz, prosperidad, felicidad suprema y gozo. Cristo asemejó el Espíritu de Dios a un río que fluye de cada persona. Note: “Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva. Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él…” (Juan 7:37-39).

Los frutos del Espíritu de Dios han de ser visibles y abundantes para todos los que ven al verdadero pueblo de Dios. Pero recuerde la explicación previa, que fue solamente a través y después de la resurrección de Cristo que Él pudo enviar Su Espíritu para que estuviera presente y activo en cada cristiano. Cristo continuó en Juan 7:39: “…pues aún no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aún glorificado [resucitado]”.

Las mentes carnales no pueden obedecer leyes espirituales. ¡Es imposible! La persona debe tener el poder del Espíritu de Dios y ser activamente guiada y utilizada por éste (II Tim. 1:7) a fin de poder guardar la ley espiritual de Dios — o para demostrar amor verdadero.

Ahora lea la definición bíblica de amor: “Pues este es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos” (I Juan 5:3). Muchas personas quienes dicen tener amor, creen que los Mandamientos SON gravosos. Dios dice que no lo son. Él los llama Su ley “santa, justa y buena… espiritual” (Rom. 7:12, 14).

A través de Pablo, la Biblia explica que los Mandamientos y la ley son lo mismo: “El amor no hace mal al prójimo; así que el cumplimiento de la ley es el amor”. Guardar los Mandamientos es cumplir la ley — y el hacer esto “no hace mal al prójimo”.

¿Cambió Cristo la ley?

¿Trajo Cristo una nueva definición de pecado? ¿Alteró Él la ley de Dios en alguna manera? ¿Se relacionó este cambio con el tema del amor?

Cristo declaró: “No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir” (Mat. 5:17). Él también enseñó que la Iglesia del Nuevo Testamento está edificada, en parte, sobre los profetas del Antiguo Testamento, donde la ley de Dios fue dada por primera vez. Note: “edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo” (Efe. 2:20). La ley de Dios no está abolida.

Inmediatamente después de Mateo 5:17, Cristo examinó varios de los Diez Mandamientos. Él magnificó y fortaleció cada uno de los que mencionó.

Referente al Sexto Mandamiento, Él explicó que no solamente matar al hermano es pecado, sino también es pecado odiarlo. Referente al adulterio, Él dijo que incluso desear a una mujer viola el Séptimo Mandamiento.

Violar el espíritu de la ley es pecado — y todo pecado es contra Dios (Sal. 51:4). La ley espiritual de Dios gobierna cada acción en la vida. Ésta es mejor descrita en una sola palabra — amor. Es un interés externo por otros. El camino de este mundo es hacia adentro, no hacia fuera. Éste practica el camino de “obtener” (para sí). Pero los primeros cuatro Mandamientos enseñan cómo amar a Dios y los últimos seis cómo amar a nuestro prójimo (Mat. 22:36-39).

Cristo dijo: “Yo he guardado los mandamientos de mi Padre” (Juan 15:10) — y Él espera que nosotros hagamos lo mismo. La obediencia de Cristo a la ley de Dios no nos libra de la responsabilidad. Este mismo versículo explica: “Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor”. Esto habla de usted.

Si usted quiere “mostrar amor” a otros, ¡OBEDEZCA A DIOS!

La ley de Dios — Un espejo

La ley de Dios muestra cómo tener una relación correcta con Dios y con el prójimo. Piense en ella como un espejo espiritual. He aquí la descripción de Santiago: “Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos. Porque si alguno es oidor de la palabra pero no hacedor de ella, éste es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural. Porque él se considera a sí mismo, y se va, y luego olvida cómo era. Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad , y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace” (1:22-25).

¿Escucha usted a los predicadores describir la ley de Dios como la “perfecta ley de libertad”? ¡Casi ciertamente no! No obstante lo es, para aquellos quienes practican la obediencia a ella.

Al igual que cualquier espejo, la ley de Dios debe ser usada. Aunque no puede lavar su rostro, sí expondrá la suciedad que hay en él. Recuerde, Pablo escribió que “por medio de la ley es el CONOCIMIENTO del pecado” y que “por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él”. La ley no removerá la suciedad. Ésta solamente le notifica a usted que la suciedad está presente.

La ley tampoco tiene poder para perdonar los pecados. Solamente el sacrificio de Cristo puede hacerlo. Pero, en la conversión, la sangre de Cristo solamente perdona los pecados pasados. La ley señala cómo obedecer a Dios en el futuro, pero no tiene la habilidad inherente para perdonar los pecados que son pasados (por tal motivo tampoco los pecados futuros).

Note lo que Pablo escribió: “siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados” (Rom. 3:24-25).

La sangre de Cristo, y nada más, cubre los pecados pasados.

Por supuesto, algunos concluyen que como la ley no puede perdonar los pecados, no necesitamos guardarla. Esto es como decir que como un espejo no puede remover la suciedad, no hay necesidad de usar uno para encontrarla. Nadie diría esto acerca de un espejo.

Esto es lo que Pablo declaró: “¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde? En ninguna manera. Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él? (Rom. 6:1-2).

Una vez que usted ha sido perdonado, usted está “muerto” a la pena del pecado. Ésta pena ya no tiene efecto sobre usted. Pero Dios no envió a Su Hijo a morir por nosotros a fin que usted pudiera regresar a practicar lo que originó Su muerte. Respecto al pecado, nosotros ya no hemos de “vivir en él”.

Unos pocos versículos más adelante, Pablo es aún más claro: “¿Qué, pues? ¿Pecaremos, porque no estamos bajo la ley [bajo su pena de muerte], sino bajo la gracia? En ninguna manera. ¿No sabéis que si os sometéis a alguien como esclavos para obedecerle, sois esclavos de aquel a quien obedecéis, sea del pecado para muerte, o sea de la obediencia para justicia?” (vs. 15-16).

No permita que nadie tuerza este versículo par que diga que ya no estamos “bajo” la obligación de guardar la ley. La Biblia le responde a tal engaño: “En ninguna manera”. Pero el recién perdonado claramente ya no está bajo la pena de la ley.

¿Tiraría usted un espejo porque éste expuso suciedad en su rostro? O, ¿lo apreciaría usted porque sin él usted no podría haber visto la suciedad ya sea acumulada del pasado (y ahora por ser cubierta en la conversión) o la suciedad futura que será vista periódicamente por el resto de su vida cristiana?

Anteriormente cubrimos el punto de si Cristo había enseñado que la ley había sido cambiada o abolida. Usted debe captar que Él hizo lo opuesto de esto. Él, de hecho, magnificó (Isa. 42:21) y fortaleció el propósito de la obediencia a Dios.

Cristo enseñó que nosotros debemos practicar el espíritu de esta ley. Dios dice que el Espíritu da vida. El obedecer a Dios en el espíritu es mucho mejor que solamente obedecerle en la letra física de Sus Mandamientos: “el cual asimismo nos hizo ministros competentes de un nuevo pacto, no de la letra, sino del espíritu; porque la letra mata, mas el espíritu vivifica” (II Cor. 3:6).

Si la ley espiritual de Dios refleja amor por Dios y el hombre, entonces el opuesto es auto amor enfocado en las cosas del ser, y en obtener para el ser. El pecado es el opuesto del amor. La competencia, la contienda, la avaricia, la envidia, los celos, el odio y la lujuria son todos opuestos al amor.

I Corintios 13 contiene una descripción detallada del amor. ¡Lea y considere cada frase de este capítulo!

¿Cuál es el primer paso?

Una enorme pregunta surge ahora encima de usted. Usted está determinado a ser un cristiano. Usted desea obedecer a Dios. Usted quiere ser salvo — recibir salvación. ¿Cómo se comienza en el camino cristiano? ¿Cuál es la primera cosa que usted debe entender, y luego hacer?

Recuerde, usted aún está cortado de Dios. Toda la obediencia y el guardar la ley no tienen poder para salvarle, y la salvación es lo que usted quiere. Su primera prioridad es escapar de la pena de muerte. Y esa pena es real.

Ahora usted ya entiende que no hay escarmiento eterno en un infierno que siempre arde, el cual espera a los pecadores que no se arrepienten. Pero sí hay un castigo eterno, y es llamado “la segunda muerte” (Apo. 20:6, 14). Hebreos 9:27 describe la primera muerte — con la cual todos tienen una “cita”. Juan 5:28-29 describe la resurrección de los malvados para juicio final, y para un castigo final.

Ahora enfoquémonos en usted. Seré dramático. Piense en esta sobria analogía. Como un ofensor capital condenado, llevado por la línea de la muerte, usted se sienta atado a una silla eléctrica, esperando su ejecución. A la señal predeterminada, el ejecutor está preparado para presionar el botón y enviar miles de voltios de electricidad a su cuerpo, para terminar su vida.

Puesto que usted no puede salvarse a sí mismo, y usted es culpable, usted queda en un estado indefenso — y sin esperanza. Sus crímenes le han atado a la silla y usted no se puede mover. Usted clama por misericordia — por indulto — y se entera que solamente hay uno disponible. Pero, ¿cómo recibe usted tal indulto y comienza en el camino cristiano? Solamente hay una manera de conseguir acceso a Dios. Hagámoslo tan claro que nadie pueda malentender.

Necesitamos examinar cuidadosamente varios versículos en Romanos 5, los cuales explican cómo puede ser obtenido este indulto — misericordia — perdón — disculpa.

Primero lea el versículo 6: “Porque Cristo, cuando aún éramos débiles, a su tiempo murió por los impíos”. Usted está “débil”. Usted no tiene poder para hacer nada respecto a sus circunstancias. La intervención de Cristo es necesaria.

Ahora el versículo 8: “Mas Dios muestra [comienza] su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros”. No hay nada que usted o yo hayamos hecho para merecer el sacrificio de Cristo. Por amor (Juan 3:16), Dios envió a Cristo para entregarse mientras nosotros aún estábamos viviendo y practicando el pecado. Ningún ser humano sería tan magnánimo y generoso (v. 7). El gran Dios del cielo estuvo dispuesto a enviar a Su único Hijo para entregarse por la humanidad antes que alguien entendiera o apreciara lo que había ocurrido en su nombre.

Ahora el versículo 9: “Pues mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos SALVOS de la ira [la pena de muerte]”. Reconozca que solamente nuestro pasado es justificado por la sangre de Cristo. Su sangre literalmente nos ha “salvado” de la “ira” de Dios — ¡de la pena de muerte!

Finalmente, versículo 10: “Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida”. Una vez que nuestro pasado es “reconciliado”, nosotros podemos tener una relación con Dios, porque el pecado ya no nos corta de Él. La barrera del pecado (Isa. 59:1-2; Jer. 5:25) ha sido removida. ¡La ley ya no reclama nuestras vidas!

Pero los términos reconciliados y justificados no son iguales a salvos. Estos términos entran en juego tras el arrepentimiento y la aceptación de Cristo como Salvador. Ese evento borra nuestros pecados pasados, pero no hace nada respecto al futuro. La justificación y la reconciliación no son el equivalente de la dádiva de la salvación. La sangre de Cristo, por sí misma, no le da a nadie la salvación.

La ley de la biogénesis declara que la muerte no puede impartir vida. La vida viene solamente de la vida — y Cristo y el Padre son los Únicos que tienen vida inherente en ellos. Usted solamente puede recibir vida eterna a través de la VIDA de Cristo. Tome tiempo para leer I Corintios 15:14-23). Y luego determine que usted nunca volverá a confundir estos términos — y que nunca volverá a dejar que otros le confundan retorciéndolos.

Usted sabe ahora que usted es salvo por la VIDA de Cristo. Pero, ¿notó usted las palabras “seremos”, antes de esa frase en Romanos 5:10? Léalo nuevamente. ¡Esto está escrito en tiempo futuro, no en tiempo pasado! Y esto es lo que eso significa. Nosotros AÚN no somos salvos, pero estamos perdonados. La salvación es algo que “sucederá” en el futuro. El versículo no dice que nosotros estamos “salvos ahora”, sino que seremos.

¿Les creerá usted a los hombres? ¿O le creerá usted a las claras palabras de la Biblia?

Capte este conocimiento crítico. La salvación no sucede al momento de la justificación o la reconciliación. En cambio, este es el momento en que el proceso de salvación inicia.

“Salvos”pasado, presente, futuro

Cierto entendimiento es importante al explicar exactamente cuándo ES salvo un cristiano. Este es un tema de gran confusión. Comprenderlo es vital para todo lo referente al tema de la salvación.

La Biblia enseña que usted es salvo en tres maneras distintas. Todas ellas representan lo que es correctamente llamado el proceso de salvación.

Romanos 6:23 explicó que la paga del pecado es muerte. Tras el arrepentimiento, bautismo y conversión, un cristiano es perdonado por la sangre de Cristo y es inmediatamente salvo de la pena por los pecados PASADOS. Entonces, en un sentido, puede decirse que la persona ha sido “salvada” en ese momento de la muerte.

Pero ahora usted ya reconoce que esto no es todo. Hay dos aplicaciones más de cuándo y cómo es salva una persona.

La palabra salvación se deriva de la palabra salvo. Entonces, la segunda forma es la más obvia, y es la propia recepción de la vida eterna, el pináculo de la salvación. Esto sucede a la resurrección de los muertos en Cristo (I Cor. 15:50-55; I Tes. 4:13-18), a Su Regreso. ¡Esto es futuro!

Pero nadie recibe salvación eterna ahora. Todos debemos atravesar primero una vida de prueba, de aprendizaje, de crecimiento y de perseverancia.

Así pues, la tercera forma en que uno es salvo es que esta “siendo salvado” — en un proceso continuo — a lo largo de su vida. Muchos versículos revelan que nada es automático simplemente porque la conversión — el engendramiento espiritual — haya ocurrido. Creer que la salvación está completa tras la conversión es como burlarse de Dios ignorando todas las escrituras que hemos leído acerca de obedecerle.

Además, si usted es automáticamente salvo tras la conversión, entonces ¿cuál sería el punto de vivir el resto de su vida natural? ¿Por qué Dios no le tomaría simplemente hacia lo que sea que constituya la vida venidera después de “aceptar la sangre de Jesús”, si la salvación está terminada al momento de la conversión?

No es “una vez salvo, siempre salvo”

Muy seguramente usted ha escuchado el término “una vez salvo, siempre salvo”. Esto es común entre las masas de cristianos profesos. El problema es: hemos visto que no es bíblico — ¡no es lo que la Biblia enseña!

He conocido a muchos quienes me dicen cuán bueno es que “conozcan al Señor”. Otros han tratado de convencerme de que necesito “conocerle” de cierta supuesta manera que ellos prescriben. Juan escribió: “El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él” (I Juan 2:4).

Invariablemente, las personas quienes dicen que conocen al Señor afirmarán también que usted no necesita guardar los Mandamientos de Dios. Ellos proclaman a gran voz que Cristo los guardó por usted. Esto es equivalente a decirles a los asesinos, ladrones y violadores perdonados que su perdón les da la libertad de regresar a la sociedad y hacer las mismas cosas de las que fueron perdonados. Aunque los jueces, fiscales y la policía jamás serían tan absurdos, los predicadores aparentemente piensan que Dios es menos listo que las autoridades civiles.

Usted ahora sabe lo que Dios dice acerca de las personas quienes dicen conocerle pero no guardan Sus Mandamientos. Ellos no conocen a Dios, y Él los llama “MENTIROSOS” por decir que sí le conocen. La “verdad” acerca de la salvación, o de cualquier cosa no está “en” ellos.

Aquellos quienes dicen que usted no puede guardar los Mandamientos están técnicamente correctos. Usted no puede, por su cuenta — con esfuerzos humanos — guardar una ley espiritual. Recuerde al hombre joven que preguntó qué hacer para recibir vida eterna. Puesto que a él le fue dicho por Cristo que “guardara los mandamientos”, es obvio que Cristo está en desacuerdo con aquellos quienes dicen que esto no puede ser hecho. Pero lo que Él añadió (lea el relato) sí sorprendió a los discípulos (Mat. 19:25). Cristo les dijo: “Para los hombres esto es imposible; mas para Dios todo es posible” (v. 26). También vea Lucas 1:6.

¡Con la ayuda de Dios, sí es posible que usted guarde Su ley!

Justo antes de que Cristo fuera crucificado, Él les explicó a Sus discípulos la maravillosa verdad de cómo el Espíritu de Dios puede entrar y ayudarle: “Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuera, el Consolador [Espíritu Santo] no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré” (Juan 16:7). Cristo tenía que regresar al Trono de Dios, donde Él pudiera sentarse en gloria y enviarnos el Espíritu que nos ayuda a crecer y a vencer (Apo. 3:12, 21) — y nos da vida, ¡NOS SALVA!

En el Día de Pentecostés (Hechos 2:1-4), en el año 31 D.C., después de la Resurrección de Cristo, Él estableció Su Iglesia y comenzó a darle Su Espíritu a todos los que Él llamaría (Hechos 2:39, 47), y a quienes se arrepentirían y le obedecerían (Hechos 2:38). (Para entender mejor estos temas, con mayor detalle, lea nuestros folletos gratuitos ¿Qué significa bautismo en el agua? y ¿Qué es la verdadera conversión?)

Por ahora, al menos entienda que Hechos 2:38 explica que usted debe: (1) Arrepentirse y (2) ser bautizado, y luego usted (3) recibirá la dádiva del Espíritu Santo. El arrepentimiento es hacia Dios (Hechos 20:21), porque todo pecado es contra Dios, y la fe es hacia Cristo a causa de Su sacrificio (mismo versículo).

Pero la salvación no termina allí.

Usted debe permitir que el Espíritu Santo le guíe por el resto de su vida (Rom. 8:14). Usted tendrá, casi literalmente, a Cristo viviendo su vida perfecta y de obediencia en usted.

Recuerde, Él no ha hecho eso POR usted (¡y no lo hará!), sino que con Su ayuda es posible que usted le obedezca a Él. De hecho, usted solamente continuará recibiendo el Espíritu de Dios en tanto usted le obedezca a Él (Hechos 5:32).

Si usted continúa practicando una vida de pecado, Dios no es tan tonto como para decirse a Él mismo que usted es justo, simplemente porque hace 2000 años Cristo obedeció Su ley “por usted”.

Usted debe perseverar

En la profecía del Monte de los Olivos, a Cristo se le preguntó acerca de la secuencia de eventos previos a Su Regreso. Él describió tiempos muy difíciles. (Nosotros tenemos varios folletos que describen los eventos que están profetizados para ocurrir al final de la era).

Al responder, Cristo dijo: “Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo” (Mat. 24:13; 10:22).

El cristianismo es una prueba de perseverancia. No hay nada automático al respecto. Los cristianos pueden fallar en esta vida si no continúan en el camino correcto. Efesios 4:23 declara: “y renovaos en el espíritu de vuestra mente”. Imitar a Cristo es un proceso diario, a lo largo de toda la vida, que renueva completamente la mente.

Nadie está permanentemente salvo tras la conversión. Cristo dijo (dos veces) que Sus siervos debían “perseverar hasta el fin” de sus vidas. ¿Cuál es el punto de esta declaración, si la salvación es automática tras aceptar a Cristo?

El libro de Hebreos contiene varias admoniciones — ¡advertencias! — para aquellos quienes vivirán en camino cristiano de una manera negligente: “Por tanto, es necesario que con más diligencia atendamos a las cosas que hemos oído, no sea que nos deslicemos [griego: salir de una vasija que gotea]. Porque si la palabra dicha por medio de los ángeles fue firme, y toda trasgresión y desobediencia recibió justa retribución, ¿cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande…?” (2:1-3).

¡Tenga cuidado! Esta es una advertencia para todos. La salvación no es fácil — no es automática. Esta puede deslizarse si permitimos que el conocimiento importante y la necesidad de acción se “escurran” de nuestro entendimiento.

Pablo continuó describiendo el grave peligro del pecado voluntario: “Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió. Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; no dejando de congregarnos [los miembros de la verdadera Iglesia de Dios se reúnen cada día de reposo]… Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por los pecados” (Heb. 10:23-26).

¡Esto es serio!

Los ministros de este mundo enseñan que sus seguidores están “bajo gracia” — que ya están salvos en esta vida — que ellos ya no pueden fallar o apartarse debido a la mala conducta o a la práctica del pecado. No se confunda aceptando las palabras de engaño de aquellos quienes dicen representar a Cristo. Dios tiene estándares, y estos deben ser alcanzados. (También lea Santiago 4:17).

Hebreos 6 describe lo que le sucede a aquellos que “desertan”. Aquí se pinta un cuadro sobrio: “Porque es imposible que los que una vez fueron iluminados y gustaron del don celestial, y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo, y asimismo gustaron de la buena palabra de Dios y los poderes del siglo venidero, y RECAYERON, sean otra vez renovados para arrepentimiento, crucificando de nuevo para sí mismos al Hijo de Dios y exponiéndole a vituperio” (v. 4-6). Para ellos, “no queda más sacrificio por los pecados” (10:26).

Estos versículos no dejan duda de que sí es posible ser un cristiano verdadero y luego desertar del camino hacia la salvación. Yo he conocido a muchos quienes han “gustado de la buena palabra de Dios” y han sido “partícipes del Espíritu Santo”, quienes han dejado de ser “iluminados” — han desertado de Dios y de la salvación. ¡Pablo declara que es IMPOSIBLE que tales personas se recuperen!

Determínese a no permitir que este sea su destino. (Lea nuestro folleto gratuito ¿Qué es ‘El pecado imperdonable’?)

Estas son las claras palabras de la Biblia. Cada escritura mencionada aquí es crítica y debe ser leída cuidadosamente para reconocer las obligaciones que Dios coloca sobre Sus siervos. No sea como muchos que las rechazan fácilmente, confiando falsamente en que ellos tienen “a Jesús en sus corazones” y que por tanto no pueden fallar.

Los ministros “cristianos” profesos de este mundo enseñan una “salvación” no bíblica, falsa, pagana, acerca de almas inmortales que van al cielo; en vez de enseñar la maravillosa verdad — que esta vida es para prepararle para gobierno. Ellos ignoran los versículos que recién hemos examinado, porque ellos no quieren ser responsables de hacer nada.

¿Cómo encaja “ya salvos” con vivir una vida de aprendizaje, crecimiento, obediencia a Dios, y a veces sufrimiento — e intensa persecución? (Vea también Juan 15:20; II Tim. 3:12; Sal. 34:19; etc.).

El apóstol Judas les advirtió de aquellos quienes se arrastrarían entre el pueblo de Dios y enseñarían un falso cristianismo que involucraba poco o ningún esfuerzo: “Amados, por la gran solicitud que tenía de escribiros acerca de nuestra común salvación, me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos. Porque algunos hombres han entrado encubiertamente, los que desde antes habían sido destinados para esta condenación, hombres impíos, que convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios, y niegan a Dios el único soberano, y a nuestro Señor Jesucristo” (vs. 3-4).

Cristianismo significa batallar, obedecer, “contender” por permanecer en la verdad completa de la fe. No es un paseo en tobogán, a lo largo de una suave colina hacia un suave aterrizaje. La Palabra de Dios no enseña una “gracia” que es simplemente licencia (libertinaje) para pecar. “Los hombres impíos” enseñan tales ideas.

Pablo escribió: “…desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús. Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia” (II Tim. 3:15-16).

Estudie su Biblia regularmente. Ella contiene todo el conocimiento necesario “para hacerle sabio para la salvación”.

Este folleto ha sido acerca de la salvación, y de cómo hacerse “sabio” a la verdad de recibirla. ¿Lo creerá?

¡Piense una vez más! Si la salvación viene instantáneamente, al momento de alguna especie de “conversión” religiosa, sin obligación de realizar buenas obras de obediencia, ¿por qué no simplemente se salta Dios esta vida y lleva a las personas inmediatamente hacia cualquiera que sea su recompensa? ¡Los ministros de este mundo no responden, ni pueden responder, esta pregunta!

No caiga ante un canto de sirena de “solamente creer”. ¡Ese es el mayor engaño que los teólogos “cristianos”, espiritualmente ciegos (II Cor. 11:13-15) le han impuesto a un mundo confiado!

Lo que le espera

Aunque está estipulado que todos los hombres mueran una vez, usted no tiene que permanecer bajo la pena de muerte final: “Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados. Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida” (I Cor. 15:22-23). Este puede ser usted, si está determinado a esforzarse hasta la marca (Fil. 3:13-14).

Cristo viene a gobernar la tierra. Él traerá la recompensa de cada cristiano (Isa. 40:10; 62:11) porque los santos reinarán con Él (Dan. 7:18, 22, 27).

Usted no tiene un alma inmortal. Solamente Dios y Cristo poseen inmortalidad. Solamente ellos tienen vida inherente dentro de ellos. Y ellos han revelado que nosotros podemos compartirla con ellos al entender la verdad del evangelio. II Timoteo 1:10 declara: “pero… [Nuestro llamamiento y liberación de la muerte (v.9)] ahora ha sido manifestado [obvio] por la aparición de nuestro Salvador Jesucristo, el cual quitó la muerte y sacó a luz la vida y la inmortalidad por el evangelio”.

Hay muchos evangelios inventados por los humanos acerca de la Persona de Cristo y otras ideas. Pero el verdadero evangelio — las buenas nuevas del reino de Dios — revela la maravillosa y emocionante verdad del Plan de Dios.

He aquí una escritura que da un vistazo al interior de lo que le espera a usted cuando Cristo regrese: “Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando Él se manifieste, seremos semejantes a Él, porque le veremos tal como Él es” (I Juan 3:2). ¿Qué podría ser más inspirador — y motivador? Aunque no podemos entender plenamente todo acerca de nuestra gloria final, podemos saber que seremos “como” Cristo (Apo. 1:13-16).

Dejemos que el Sr. Herbert Armstrong amplíe este versículo.

Salvación real

Justo antes de la conclusión de su folleto ¿Qué significa SALVACIÓN?, el Sr. Armstrong escribió:

“Pero aún no se ha manifestado lo que usted ha de ser. Esta escritura no dice ‘adonde irá usted’ — o ‘adonde estará’. ¡Allí está hablando acerca de una condición, no de un lugar: ‘lo que hemos de ser’! La salvación es cuestión de en qué se convierte usted — ¡no de adónde va! El propósito de Dios es cambiarle — de su carácter vil a Su carácter glorioso — ¡no de cambiar el lugar donde usted se encuentra!”

“Pero — usted es ya un hijo engendrado de Dios — ¡usted ahora puede llamarle Padre! — en tanto usted sea guiado por Su Espíritu — y no más (Heb. 10:26-27)”.

“Y aún hay algunos ‘si’. Usted debe crecer espiritualmente (II Pedro 3:18). Es ‘al que venciere’ que Cristo le dará que se siente con Él en Su trono, cuando Él regrese a la tierra (Apo. 3:21). Si usted vence — vence su propia naturaleza carnal, al mundo y al diablo — y guarda las obras de Cristo (no sus propias obras, sino las de Cristo — a través de Su espíritu en usted), ¡entonces reinará y gobernará sobre todas las naciones con Él, en el feliz mundo de mañana!”

“La verdadera vida cristiana es, en verdad, una vida de vencer, de crecimiento espiritual — pero es la única vida feliz — la vida abundante — ¡aquí y ahora! No obstante, nosotros debemos perseverar y permanecer firmes — ¡porque es quien persevere hasta el fin quien será salvo! Lea esto en su Biblia — Mateo 10:22; 24:13; Marcos 4:17; Juan 6:27; I Corintios 9:24-27; Hebreos 10:26-27”.

“¡Así, finalmente, de vuelta a usted! ¿Dónde estamos ahora? Usted ha sido convertido — cambiado en mente, concepto, actitud, dirección del camino de vida — usted está engendrado como un hijo de Dios — usted tiene ahora vida eterna morando en usted — en tanto usted esté guiado por el Espíritu de Dios en Su camino — en tanto usted continúe en contacto y compañerismo con Dios (I Juan 1:3) — todo por la gracia de Dios como Su regalo, y no como algo que usted se haya ganado por sus obras; y ahora, si continúa venciendo, creciendo espiritualmente — y todo esto es en realidad a través del poder de Dios — usted heredará el Reino de Dios, y será hecho inmortal para vivir para siempre en felicidad y gozo!”

100319
SA

Escritorio Reciente de Noticias Mundiales

Otros Folletos