JavaScript

This website requires the use of Javascript Explain This   to function correctly. Performance and usage will suffer if it remains disabled.
¿Dónde está la Iglesia de Dios hoy?
Nueva York, EE.UU. Jamaica Perú Idaho, EE.UU. India Bélgica Kenia Arkansas, EE.UU. Sudáfrica Inglaterra Nigeria Ohio, EE.UU.

Jesús dijo: “Edificaré mi Iglesia”. Hay una sola organización que enseña toda la verdad de la Biblia, y es llamada a vivir por “cada palabra de Dios”. ¿Usted sabe cómo encontrarla? Cristo dijo que:

  • Enseñaría “todas las cosas” que Él ordenó
  • llamaría a los miembros a ser apartados por la verdad
  • Sería una “manada pequeña”

¿Qué dice la Biblia acerca de las visiones y los sueños?

La Biblia enseña que, en tiempos antiguos, Dios transmitía sus mensajes a través del poder del Espíritu Santo, a sus siervos escogidos a través de visiones y sueños. Estos mensajes también fueron dados a los apóstoles y profetas (Amós 3:7, Efe. 3:5).

Tenemos que hacer una distinción entre las visiones que vienen de Dios y los que vienen de Satanás y sus demonios. En Mateo 17:1-9, Jesús les dio a Pedro, Santiago y Juan, una visión del venidero reino de Dios a la tierra — este es un caso de Dios utilizando una visión. En I Samuel 28:3-20, un “espíritu de adivinación” fue “hecho venir”, disfrazado como el difunto profeta Samuel, para informar a Saúl de su inminente muerte — este es un caso de Satanás, utilizando una visión.

Hay muchos sueños, visiones o premoniciones que la gente experimenta. Sus fuentes no son tan fáciles de determinar por el que es inexperto. Por lo tanto, tenemos que pensar dos veces antes de asumir que son de Dios, aun si muestran evidencia de lo sobrenatural. En I Juan 4:1 Dios nos instruye a “probad los espíritus si son de Dios: porque muchos falsos profetas han salido por el mundo”. Casi todos asumen que los sueños y las visiones llevan mensajes de Dios. Esta es una asunción muy peligrosa.

En situaciones en las que las visiones, los sueños u otras experiencias resulten en enfermedad, miedo, ansiedad o efectos adversos similares, se debe buscar la intervención y sanación de Dios. En la mayoría de las situaciones, sin embargo, los sueños y las visiones son derivados de las actividades del día a día y los problemas de uno.