La Verdad Acerca De FUMAR

¿Condena la Biblia el fumar o algún uso de productos de tabaco? Como Dios especificamente no ordena, “No fumaras ni masticaras tabaco, ” muchos llegan a la conclusión de que no es un pecado. Investigaciones han probado de que es dañino para la salud. ¿Qué dice la Biblia acerca de esto?

En años recientes, muchas controversias furiosas han surgido por causa de los negativos efectos del uso del tabaco, especialmente el de fumar cigarrillos. Muchos conocen el caso del fallo de la corte donde billones de dolares tuvieron que ser pagados por las compañias de tabaco por daños causados. Este dinero será depositado en fondos de beneficio para los fumadores que han sido diagnosticados con cancer en los pulmones. Otras demandas en estos casos estan en proceso.

Esto hubiera sido un correcto y justo fallo por la corte, si los riesgos asociados con el fumar cigarrillos no se hubieran dado a conocer al publico como ha sido hecho por muchas decadas. Los demandantes sabian que estaban sometiendo sus cuerpos a algo que era dañino y potencialmente fatal. Solamente cuando ellos fueron presentados con la oportunidad de aprovecharse por causa del resultado de sus acciones irresponsables, es que fueron motivados a comparecer ante un tribunal.

El problema no es solamente la hipocresia evidente de los demandantes, sino también el engaño por la industria tabacalera. Cuando les presentan a ellos evidencias cientificas de los efectos dañinos de sus productos, ellos tienden una “cortina de humo.” Ellos usan politicamente correcto, anuncios de campañas amistosas demostrando sus apoyos a diferentes causas nobles, como queriendo decir, “Miren, nosotros no somos los malos. Fijense como estamos contribuyendo con los esfuerzos de ayuda a areas de desastres, protecciones del ambiente, e investigaciones de enfermedades, ” etc.

Las compañias de tabaco se quieren dar sus propias propagandas de los buenos samaritanos para quitar la atención del daño que causa el fumar cigarrillos. Y, como el punto principal de sus campañas anunciantes son para darle brillo a la imagen que tienen, la sinceridad y fidelidad es dudosa. Si la imagen de ellos brilla suficiente, ellos saben que las personas no van a hacer el esfuerzo de examinar los datos de investigaciones.

Aquí están algunos de ellos:

La mayoria de las personas no están interesadas en tener los datos acerca de un tema como este, especialmente cuando saben que al enterarse van a estar obligados a escoger entre el bien y el mal. Proverbios 21:2 dice, “Todo camino del hombre es recto ante sus ojos, pero el Eterno es el que examina los corazones.”

El mundo observa el fumar como algo socialmente aceptable—calmado—parte de la moda. Esto es especialmente una trampa para los jovencitos, que constantemente tienen la presión de ser iguales a los demás y con la necesidad de ser parte de los grupos.

Las investigaciones han probado que los adolescentes se convierten mas rapido en adictos al cigarro (desde las primeras cuatros semanas en que empiezan a fumar) que los adultos (le lleva como dos años en average al adulto que fuma a ser adicto por completo). También le lleva menos tiempo al adolescente a experimentar síndrome de abstinencia cuando tratan de dejar de fumar (casi siempre en unas horas después de que se fumaron el último cigarrillo).

¿Por Qué Fuman Las Personas?

La mayoria no se detienen a examinar el por qué ellos hacen lo que hacen. Muchos desarrollan habitos en una edad temprana y no hacen nada para cambiarlo. Eventualmente, estos habitos son tan naturales como respirar, dormir y comer.

Algunos niños aprenden habitos—buenos y malos—de sus padres. Por eso fue que Salomon fue inspirado a escribir, “Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de el” (Pro. 22:6).

En 1992, el Diario de Asociación Medico Americano (Journal of the American Medical Association) reportó que un “75% de todos los adolescentes que fuman, tienen padres que fuman.” Muy frecuentemente, los padres adoptan la filosofia cuando crian a sus hijos de “Haz lo que yo digo, y no lo que yo hago.” Ellos tratan de causarle una impresión a sus hijos acerca del efecto desfavorable por ciertos comportamientos, mas sin embargo ellos practican el mal comportamiento. Ellos dicen, “Bueno niños, no fumen, porque les puede causar la muerte, ” mientras que mantienen el mal habito de fumar un carton de cigarrillos a la semana. Esto envia un mensaje a los niños que se pudiera traducir como tener licensia de hacer lo que les venga bien o que los haga ser aceptado por sus contemporarios.

Las estadisticas demuestran, que todos los dias, de 4, 500 a 5, 000 jovencitos de 11 a 17 años de edad fuman por primera vez. Aproximadamente 2, 000 de ellos fumaran regularmente desde ese momento en adelante. Eso se traduce a casi 750, 000 nuevos fumadores habituales cada año. Estimados actuales indican que 4.5 millones de fumadores en los Estados Unidos son adolescentes. La mayoria de estos niños cuando toman decisiones como esta lo unico que buscan es a sus contemporarios para decidir entre el bien y el mal.

La Palabra de Dios demuestra el error de enfocarse en esta forma. I Reyes 12:1-15 nos da un ejemplo de la historia de la antigua Israel. Esto demuestra el resultado desastroso de un lider joven que siguió malos consejos de sus contemporarios en vez de consejo sabio de sus ancianos. El libro de Proverbios contiene muchas instrucciones acerca de oir consejo de los ancianos y mas sabios que nosotros, especialmente de nuestros padres (1:8; 3:1-2; 4:1, 20; 6:20; 16:31).

Los medios de comunicaciones juegan un gran papel en que el fumar cigarrillos sea algo atrayente y atractivo para los muchachos. Lo hacen lucir atractivo en peliculas y en la televisión. Los anuncios, por lo general tienen como objetivo a las audiencias jovenes, algunas veces en formas ingeniosas. Considere la siguiente cita sarcastica: “La revista de Rolling Stone, de Agosto, 2001, tiene un anuncio de dos paginas con cigarrillos en el mismo centro de las paginas. Pero eso está bien, quién va a ver eso, aunque en la portada de la revista está la foto de [un famoso artista de musica moderna]…Y por supuesto, sabemos que ningun joven menor de 18 años nunca ha oido acerca de esta banda de rock — por supuesto ellos nos quieren decir que los adultos son los que estarán interesados en este artista. Ninguna jovencita llegará a ver este anuncio de cigarrillos. Así fue como las compañias de tabaco acordaron.”

Las compañias tabacaleras usan muchas tacticas diferentes en sus campañas de anuncios. Algunas revistas y vallas publicitarias anuncian con imagenes de “hombres machos” para que sea atrayente a la vanidad. Una marca popular, con mucha sutileza ¡promueve la bestialidad! Otras marcas tienen por objetivo a las mujeres, poniendo fotos que van en contra de los valores tradicionales ordenados por Dios. Muchos anuncios hacen apelamientos al sexo y a la liberación de restricciones, tratando de atraer a los jovenes que están envolucrados en asuntos como estos.

En la superficie, todo esto parece excitante y atractivo. Pero Cristo dice, en Juan 7:24, “No juzguéis según las apariencias, sino juzgad con justo juicio.” Detras de lo espectacular, lo atractivo y el machismo ocultos en las industrias de cigarro, existen hechos escalofriantes.

Por ejemplo:

Hasta después de examinar los datos, algunos todavia dicen, “Es mi cuerpo. Si yo quiero fumar, es mi asunto. Después de todo, no le estoy haciendo daño a otra persona.” Este razonamiento sin sentido alguno, ha sido usado para validar todas las clases de malos comportamientos y acciones como: sexo prematrimonial y extramarital, alcoholismo, abuso de drogas, prostitución, abortos, etc. Proverbios 14:12 dice, “Hay camino que al hombre le parece derecho; pero su fin es camino de muerte.”

Cuando se le plantea a las personas la implicación moral de fumar, algunos argumentan, “La Biblia no dice, ‘No fumarás.’” Eso puede ser verdad, pero…

¿Qué Dice La Biblia?

La Biblia no dice directamente que fumar es un pecado. Pero si enseña muchos principios de la conducta y el comportamiento correcto del ser humano, demostrando claramente que los habitos como fumar violan la suprema ley de Dios: amor hacia Dios y amor hacia su prójimo (Mat. 22:36-40).

Preguntese a usted mismo, “Cuando yo fumo, ¿acaso estoy yo tratando de complacer a Dios, a otras personas o a mi mismo?” Si usted responde honestamente, usted podrá realizar que no lo está haciendo para complacer a Dios, el Ser que creó los cielos, la tierra, y el cuerpo humano.

El pueblo de Dios es guiado por Su Espíritu (Rom. 8:9). I Corintios 6:19-20 dice, ¿O no sabéis que vuestro cuerpo es el templo del [Espiritu] Santo que mora en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Porque habéis sido comprados por precio. Por tanto, glorificad a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espiritu, los cuales son de Dios.”

¿Qué quiere decir el “glorificar a Dios en vuestros cuerpos y en vuestro espiritu”? Esto quiere decir que los frutos del Espiritu Santo deben ser evidentes en su vida: amor (interés por los demás), gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe mansedumbre y templanza (control propio) (Gal. 5:22-23).

Usted no fuma para complacer a otras personas. ¿Piensa usted que a las otras personas les gusta estar respirando su humo de segunda mano? En Filipenses 2:3-4, el Apóstol Pablo nos exhorta a “…antes bien con humildad estimando cada uno a los demás como superiores a vosotros mismos; no considerando cada cual solamente los intereses propios, sino considerando cada uno también los intereses de los demás.” Pablo no está deciendo que debemos codiciar (desear) las cosas de los demás, sino que debemos de considerar las necesidades de los demás.

En I Corintios 13:5, el dice, “Caridad (amor—intereses de los demás)] no hace nada indebido, no busca lo suyo…” Alguien que se preocupa por el bienestar de los demás, toma en consideración sus sentimientos y necesidades.

En Mateo 7:12, Cristo dijo lo que llegó a ser conocido como la “Regla de Oro”: “Por lo tanto, todas las cosas que queráis que los hombres hagan por vosotros, así también haced por ellos; porque esto es la ley y los profetas.”

En Efesios 5:29, Pablo escribió, “Porque ningun hombre aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida…”

A nadie le gusta respirar aire contaminado o con mal olor. Hasta los fumadores admiten, que ellos prefieren vivir en un area de aire fresco, que donde hay mucha niebla.

Infracción Del Sexto Mandamiento

En Mateo 19:19, Cristo repitió el principio de tener amor hacia los demás: “…Amarás a tu prójimo como a ti mismo.” El hizo un resumen desde el quinto al decimo Mandamiento, que proveen el principio basico de como debemos de tratar a nuestro prójimo—eso incluye al Sexto Mandamiento, que simplemente dice, “No matarás” (Exo. 20:13; Deut. 5:17). (Para aprender más, solicite nuestro folleto gratis, ¿Debe Usted Obedecer LOS DIEZ MANDAMIENTOS?)

Además de todas las evidencias medicas que prueban que la persona que fuma se está matando lentamente a si mismo (suicidio prolongado, o matandose a el mismo), hay suficiente evidencia que prueba que el humo que el fumador espira es dañino, y potencialmente fatal a aquellos que están aspirando ese humo de segunda mano.

Una vez más, algunos datos demuestran esto:

Por último, fumar es una forma de odiar. La mayoria de los fumadores demuestran una indiferencia completa hacia los que están alrededor de ellos. La necesidad que hay de poner anuncios de “No Fumar” prueba eso. La mayoria de las personas naturalmente no les interesa las necesidades basicas de otras personas. La mayoria de los fumadores no consideran que las personas alrededor de ellos se sienten incomodos cuando comen, compran, trabajan y no pueden disfrutar nada mientras que aspiran el humo de segunda mano.

I Juan capitulos 3 y 4 contienen instrucciones acerca de como demostrar amor hacia los demás. Usted debe leerlo para que entienda como el principio de “amor hacia su prójimo” es quebrantado cuando uno fuma.

Infracción Del Decimo Mandamiento

¡Detengase un momento y piense! Debe de tomar en cuenta que, después de todo, usted no fuma para darse satisfacción a usted mismo. Usted lo hace porque le controla un deceo o un apetito sicológico, al igual que alguien que tiene un desorden de comer y está tratando de calmar una percepción mental fuera de balance. Esa motivación está basada en la codicia, la cual es la infracción del Decimo Mandamiento (Exo. 20:17; Deut. 5:21).

Algunos pudieran argumentar, “Yo no estoy deceando algo que le pertenece a otra persona. ¡Yo compro mis propios cigarros y me los fumo!” Pero otra motivación esencial para aquellos que están encadenados al habito de la adicción es la codicia de ciertos estilos de vida.

Como fue mencionado anteriormente, los fabricantes de cigarrillos usan las tacticas de los anuncios para apelar a la vanidad de las personas. El mensaje que envian es: “Si quieres llegar a algún lado en la vida, tener algo, ser alguien, entonces debes fumar, porque todos los que son algo o alguien lo hacen.”

Esta misma clase de razonamiento fue la causa de la caida de Lucifer (transformandose en Satanas el diablo): “Tu has dicho en tu corazón: Subiré al cielo; en lo alto, y levantaré mi trono por encima de las estrellas de Dios y me sentaré en el monte de la asamblea, a los lados del norte; sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo” (Isa. 14:13-14).

Lucifer no estaba contento con el poder y la responsabilidad que le habian dado. El queria más. (Usted puede solicitar nuestro folleto gratis ¿Quién es el DIABLO? para saber más.)

La Adicción es Idolatria

Quizas usted nunca haya tomado en cuenta que cualquier habito adictivo, incluyendo el fumar, es una forma de idolatria. Dios lo prohibe en el Primer Mandamiento: “No tendrás otros dioses delante de Mi” (Exo. 20:3; Deut. 5:7).

¿Como es que fumar pone a “otros dioses” delante del unico verdadero Dios? Pablo preguntó, en Romanos 6:16, “¿No sabéis que si os sometéis a alguien como esclavos para obedecerle, sois esclavos de aquel a quien obedecéis, sea del pecado para muerte, o sea de la obediencia para justicia?”

Si usted tiene un habito adictivo, usted es un esclavo de ese habito, asi sea el alcoholismo, adicción a las drugas, dependencia de la nicotina, etc. Literalmente se convierte en un dios, porque eso le controla sus pensamientos y acciones. En Hebreos 12:1, leemos, “…despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante.” Dios espera que nos encontremos con los problemas cara a cara y que los superemos. Aquellos que superen tienen la promesa de grandes recompensas: “Al que venciere, Yo lo haré columna en el templo de Mi Dios…” (Apo. 3:12). (Usted puede solicitar nuestro articulo gratis “Usted Puede Vencer y Evitar el Pecado.”)

Lo Que Usted Hace Con Lo Que Sabe

Dios nos juzga de acuerdo a lo que hacemos con el conocimiento que tenemos. Si una persona que fuma, es ignorante del peligro que le causa a la salud, entonces cuando lo aprendan, El manda a que se arrepientan [a cambiar]” (Hechos 17:30).

En I Pedro 1:13-14, somos exhortados a “…ceñid los lomos de [nuestras] mentes…como hijos obedientes, no os conforméis [nosotros] de acuerdo a las codicias que antes teníais estando en vuestra [nuestra] ignorancia.” El Apóstol Santiago fue inspirado a escribir, “…por lo tanto al que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es pecado” (4:17). Si el fumador está consciente del peligro al que se expone y tapa su oido del aviso, ¡Dios lo mantendrá responsable por sus acciones!

Venciendo es un Proceso

Venciendo cualquier mal habito o pecados no es facil. Es un proceso de toda una vida, porque nadie es ni será perfecto mientras sea un ser humano de carne y sangre. Todos los Cristianos luchan contra tres enemigos: (1) Satanas; (2) las influencias de este mundo; y (3) nuestra naturaleza humana.

Pero si usted sigue los pasos siguientes, los pecados individuales pueden ser vencidos.

  1. Debe admitirle a Dios y a usted mismo que tiene un problema. Este es el primer granpaso que debe tomar para eliminar el pecado de su vida. Santiago 1:23-24 dice, “Porque si alguno es oidor de la palabra pero no hacedor de ella, éste es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural. Porque el se considera a si mismo, y se va, y luego olvida cómo era.”
  2. Simplemente ver un problema en su vida no hará que se desaparezca. Usted tiene que reconocerlo y determinar en hacer algo. I Juan 1:9 dice, “Si confesamos nuestros pecados, El [Dios] es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.” Una vez que nosotros hacemos nuestra parte, Dios ha prometido en hacer la de El.

  3. Debe realizar que con la ayuda de Dios, usted puede “dejar el vicio.” Ore y pidale a Dios Su ayuda. Como dijo Pablo, en Filipenses 4:13, “Todo lo puedo [Nosotros] en Cristo que me fortalece [a nosotros].” No hay ninguna prueba con la que usted se encuentre que Cristo no lo pueda entender. Hebreos 4:15 nos da el animo necesario: “Porque no tenemos un Sumo Sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.”
  4. Digase a usted mismo que “Dejar de hacer, ” no quiere decir simplemente disminuir. ¡Dejar de hacer gradualmente no es dejar de hacer! Los fumadores frecuentemente piensan que pueden dejar de fumar disminuyendo la cantidad de cigarrillos que se fuman diariamente—dejando una tentación. Pero Cristo nos manda a que “…orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil” (Mat. 26:41). En Santiago 1:14, somos enseñados a evitar situaciones comprometedoras: “Pero todo hombre es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido.”
  5. Consulte a expertos medicos. Hacer un cambio drastico y momentaneo en un hábito adictivo (especialmente si se ha estado siendo practicado por años) le causará ciertos efectos secundarios a la salud. Pero estos efectos pueden ser reducidos si se tratan apropiadamente y con buen tiempo.
  6. No se desanime. Cuando se trata de vencer la adicción, usted encontrará que tendrá la tentación de hacerlo otra vez. I Pedro 5:8-9 exhorta, “Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos que están en el mundo.”

Satanas no quiere que usted supere y venza, ni que reciba la recompensa que el sabe que el nunca podrá tener—ser hijos en el reino de Dios (Heb. 2:10; Apo. 21:3). Satanas pondrá toda clase de obstaculos en el camino. Recuerde, usted está luchando contra “…principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes” (Efe. 6:12).

Si diligentemente usted aplica los principios dados arriba, usted podrá triunfar y vencer el mal hábito de fumar.

“Usted tendrá muchos beneficios tomando la decisión de no fumar. El mas importante es que se podrá salvar su vida. Aquellos que dejan de fumar, disminuyen el riesgo de enfermedad en los pulmones, enfermedad del corazón, enfisemas y cancer. Se sentira orgulloso de no tener tos, los ceniceros sucios, la peste a cigarro en su hogar, en sus autos, en sus ropas y el pelo, y no tener mas manchas de nicotina en los dedos o en los dientes. Algunos reportan que se han rejuvenecidos en sus sentidos de oler, en el paladar al igual que mas vitalidad. Pero para la mayoria, la primera diferencia mas evidente es sentir un orgullo de saber que han podido ‘dejar el vicio’” (www.aquitsmoking.com).

Dios ordena que “Pongan su amor en las cosas de arriba, no en las de la tierra” (Col. 3:2). ¿Qué hará usted?

020101
R023

Escritorio Reciente de Noticias Mundiales

Otros Artículos