¿Qué es el Antiguo Pacto?

Lección Catorce

Curso de Introducción a la Biblia

INTRODUCCIÓN

Muchos creen que el Antiguo Pacto se refiere a una severa ley de los Diez Mandamientos, mientras que el Nuevo Pacto pertenece solamente a la gracia y a las promesas sin fundamentarse en la ley y la obediencia. Aunque populares, tales conceptos tradicionales son completamente erróneos. El cristianismo profeso jamás ha entendido la relevancia de las dos divisiones de la Palabra de Dios.

No obstante, la Biblia revela el verdadero sentido y significado de estas divisiones, conocidas como el Antiguo Testamento y Nuevo Testamento.

Cuando Dios creó al hombre, lo hizo parecerse a una imagen física de Él mismo. El hombre estuvo completo físicamente, pero incompleto espiritualmente. El plan general de salvación de Dios exige que todos (en algún punto en el orden que Él ha predeterminado) reciban el Espíritu Santo a fin de crecer para llegar a estar completos espiritualmente. Este Plan está siendo implementado en etapas cuidadosamente planificadas, con la vasta mayoría de la humanidad no siendo llamada en esta época.

El registro de la trayectoria de la antigua Israel ilustra bien que ellos trastabillaron espiritualmente sin el Espíritu Santo de Dios. Su ceguera espiritual está expresada en Deuteronomio 5:29:

“¡Quién diera que tuviesen tal corazón, que me temiesen y guardasen todos los días todos mis mandamientos para que a ellos y a sus hijos les fuese bien para siempre!” La razón por la cual la antigua Israel no se inclinó a obedecer es que la mente carnal normal, natural es hostil contra Dios y no se sujeta a Sus leyes (Rom. 8:7).

Sin embargo, la experiencia general de Israel demuestra que es imposible para la humanidad obedecer las leyes de Dios sin Su Espíritu Santo. Nada, excepto la intervención divina y milagrosa de Dios, se requiere para abrir la mente y conceder la fuerza de voluntad para comenzar a guardar las leyes de Dios — para desear profundamente estar en armonía con cada aspecto de Su voluntad.

El Antiguo Pacto documentó las instrucciones dadas a todo Israel y su fracaso en vivir lo que habían prometido hacer. Ellos habían sido instruidos por los siervos de Dios y habían atestiguado numerosos milagros divinos de Dios. Sin embargo, sin Su Espíritu Santo liderándolos y guiándolos desde adentro, ellos no podían obedecer a Dios, mucho menos vencer las debilidades de la carne. Su experiencia demuestra que el hombre no puede obedecer o agradar a Dios con su mente carnal natural.

Tal lección no podía ser condensada en un proverbio o aun en un episodio. Se requirieron las experiencias de muchos miles de personas, por muchos siglos, para hacer un punto que lo abarque todo. La lección tuvo que ser escrita en sangre, por así decirlo, requiriendo muchos libros de la Biblia, con las experiencias de muchas generaciones entrelazadas con los mandamientos y el consejo de Dios.

Encontraremos que en todas esas experiencias escritas, Israel fracasó en vivir de acuerdo con el pacto que ellos habían hecho con Dios — el Antiguo Pacto. El problema no eran las leyes de Dios — como lo afirman muchos cristianos profesos — sino en cambio el fracaso de personas carnales con mentes naturales.

Al estudiar esta lección, asegúrese de anotar cada uno de los versículos de su propia Biblia. Al terminar la lección, es útil repasarlos de vez en cuando. Esto ayuda a poner en mejor perspectiva el entendimiento adquirido.

LECCIÓN 14

“Pacto” versus “Testamento”

(1) Usando un diccionario, anote la definición de “pacto”.

Comentario: La siguiente definición general debería ser similar a la de cualquier diccionario: “Un acuerdo entre dos o más personas para hacer o abstenerse de hacer algún acto; un contrato”.

(2) ¿Cuál fue el pacto que Dios hizo con Noé? Génesis 9:11.

Comentario: El pacto mencionado en Génesis 9:11 es algo como una extensión del mismo pacto mencionado en Génesis 6:18, en el cual Noé había de entrar en el arca que Dios le hizo construir (Gén. 6:14). La parte del pacto en la cual Dios prometió nunca destruir de nuevo la tierra de esa manera fue acompañada por un detalle simbólico — un arcoíris (Gén. 9:12-13).

(3) ¿Hizo Dios también un pacto con Abraham? Génesis 17:2.

Comentario: Debido a que Abraham obedeció a Dios, el pacto que Dios hizo con él prometía bendiciones a cambio. Encontramos que los descendientes de Abraham habían de convertirse en una gran nación (Gén. 12:2), y que él había de ser el padre de muchas naciones (17:4). El acuerdo de este pacto era básicamente: “Tú haces tu parte y Yo haré la mía”. Note también que este pacto fue acompañado con una señal, como se explica en Génesis 17:10-11.

(4) Utilizando de nuevo el diccionario, anote la definición de “testamento”.

Comentario: La definición general que sigue también debería ser similar a la de su diccionario: “Última voluntad; una declaración formal, usualmente por escrito, de los deseos de una persona para la disposición de su propiedad después de su muerte”. Note que la definición de testamento depende de la muerte, mientras que un pacto es un acuerdo mutuo en el cual la muerte no es necesariamente un factor.

(5) ¿Aquellos que siguen a Cristo han de ser los herederos de un testamento que Él hizo? Génesis 22:18; Gálatas 3:16, 29; Hebreos 9:15-17.

Comentario: Fue la voluntad de Dios hacer disponible la herencia eterna en Su reino para todos aquellos quienes la desearan. La voluntad o testamento que Cristo hizo está escrito en la última cuarta parte de la Biblia — el Nuevo Testamento. Este enseña cómo convertirse en un heredero de las promesas de la herencia eterna en el reino de Dios, el cual pronto será establecido en la tierra. Uno de los propósitos de la muerte de Cristo fue hacer posible esta herencia.

El pacto hecho con la antigua Israel

(1) Antes que los Diez Mandamientos fueran dados en el Sinaí, ¿qué le propuso Dios primero a Israel? Éxodo 19:4-6

(2) Después que Dios le hubo propuesto este pacto a Moisés, él bajó de la montaña y se lo presentó a los líderes y ancianos de Israel. ¿Cuál fue la respuesta de los ancianos de Israel? Éxodo 19:8.

Comentario: Después que Israel hubo prometido permanecer en el pacto propuesto por Dios, los Diez Mandamientos fueron dados — siendo el fundamento central para todas las menores y más detalladas leyes civiles, juicios, estatutos y preceptos. Los primeros cinco libros de la Biblia — los libros de la ley — tratan principalmente sobre las instrucciones para Israel pertenecientes al pacto hecho con Dios. La mayoría de lo que es llamado el Antiguo Testamento pertenece a los relatos históricos de Israel, así como otros escritos y profecías pertenecientes a Israel, pasado y futuro. Estos libros pertenecen principalmente a Israel y a su registro de trayectoria respecto al pacto previamente hecho con Dios.

La mayor parte de la Biblia ha sido llamada equivocadamente “Antiguo Testamento”, cuando el nombre apropiado es el “Antiguo Pacto”. He aquí cómo llegó a ser llamada erróneamente.

Cuando los eruditos católicos tradujeron la Biblia al latín en el cuarto siglo, la palabra testamentum era el término utilizado, el cual pudo haber significado ya sea “pacto” o “testamento”. Cuando el término fue traducido posteriormente al inglés (y español), testamentum se mantuvo como “testamento”. Es por ello que la parte de la Biblia que contiene el Antiguo Pacto es llamada de forma equivocada hasta este día en las Biblias.

Es interesante que el único lugar en que se encuentra el término “Antiguo Testamento” en algunas versiones de la Biblia es II Corintios 3:14. Aun ahí, el término griego diatheke fue traducido como “testamento”, para que coincidiera con el nombre inapropiado que ya había sido aceptado erróneamente. En cada caso el término podría (y debería) haber sido traducido como “pacto”. La sección del Antiguo Pacto de la Biblia contiene los mismos libros (aunque no en el orden correcto) pues fueron referidos en el Nuevo Testamento como “la ley y los profetas” y algunas veces “la ley, los profetas y los salmos (o escritos)”.

A la luz de esta información, recuerde la definición del diccionario ya discutida, en la cual el término “testamento” aplica solamente tras la muerte de la parte primaria a fin de estar en efecto. La muerte no fue mencionada respecto al pacto que Dios hizo con Israel para que este estuviera en vigencia. Básicamente, el pacto le requería a Israel el obedecer las leyes de Dios, lo cual resultaría en bendiciones materiales — mientras que la desobediencia traería maldiciones. Es bastante obvio cómo el término “Antiguo Pacto” es más apropiado y que “Antiguo Testamento” es una denominación errónea.

(3) ¿Nos dice la Biblia explícitamente si los israelitas antiguos tuvieron acceso al Espíritu de Dios? Juan 7:37-39.

Comentario: Como lo indicó el versículo 39, el Espíritu Santo no fue dado sino hasta que Jesús hubo sido glorificado (después de Su muerte, sepultura y resurrección). A aquellos de la antigua Israel no les fue dado el Espíritu de Dios, excepto a algunos pocos, tales como los patriarcas y luego a Moisés, Josué, Samuel, David y otros — los profetas en particular. Aunque Dios dejó que el ser humano aprendiera lecciones a través de la amarga experiencia en los caminos de carnalidad, Él se reservó el derecho de llamar a unas pocas personas específicamente seleccionadas a través del tiempo de acuerdo a Su propio propósito.

(4) ¿Sintió el pueblo de Israel que era capaz de cumplir su parte del pacto que Dios hizo con ellos? Éxodo 24:7-8.

Comentario: Después que el pueblo afirmó que ellos llevarían a cabo “todo lo que el Eterno había dicho” y que serían obedientes a Él, el pacto fue ratificado con sangre como está escrito en el versículo 8. Las personas de alguna manera equipararon que estar en la proximidad de Dios — cuando Su poder y presencia fueron manifestados en el Monte Sinaí — les daría la inspiración y el poder para obedecerle. Sin embargo, ellos fueron incapaces de vivir según su promesa de obedecer a Dios, como la experiencia lo demostraría claramente. Justo como las personas hoy, ellos estaban incapacitados por la ausencia del Espíritu Santo, aunque inconscientes del hecho. Recuerde, el Espíritu Santo aún no estaba disponible para toda la humanidad, incluyendo a Israel.

(5) ¿Cuáles versículos resumen mejor las experiencias de Israel registradas en el Antiguo Pacto? I Corintios 10:11; Romanos 15:4.

Comentario: Las experiencias del Israel antiguo sirven como lecciones para los cristianos verdaderos hoy.

El ministerio de muerte

El Antiguo Pacto consistía de distintas partes, siendo la parte central los Diez Mandamientos. Estos precedieron al Antiguo Pacto y también lo trascendieron. Otras partes distintas del Antiguo Pacto eran las leyes civiles y los juicios, los cuales daban aplicaciones detalladas de los Diez Mandamientos.

(1) ¿Cuál era el significado del conjunto de juicios que exigían “vida por vida, ojo por ojo, diente por diente”? Éxodo 21:23-24.

Comentario: Aunque el contexto de estos versículos pertenecía a la protección de las mujeres embarazadas (como en el versículo 22), el juicio aplicaba, en principio, a muchas otras situaciones. Una sentencia era una certeza para cada infracción. El ofensor pagaba una penalidad equivalente al daño que había causado.

(2) ¿Cuál era la penalidad para alguien que cometiera asesinato? Génesis 9:5-6; Éxodo 21:12.

Comentario: Inmediatamente después del diluvio, Dios instituyó el ministerio de muerte como castigo para el asesinato (Gén. 9:5-6). Como uno de los Diez Mandamientos en vigencia desde la creación del hombre, este fue indicado en detalle en los juicios civiles (Éxo. 21:12).

(3) ¿Se le llamó glorioso al ministerio de muerte? II Corintios 3:7-8.

Comentario: El ministerio de muerte era la ejecución civil del castigo por violación a las leyes del código civil que expandían los Diez Mandamientos. Tales leyes que requerían la pena de muerte usualmente envolvían violaciones tales como el asesinato, secuestro o adulterio.

Los israelitas pecaban en una base regular y esto les era recordado continuamente. Su ejemplo también sirve para hacer que nos demos cuenta de nuestras debilidades y limitaciones. Éste subraya nuestra necesidad de ayuda a través del Espíritu de Dios para vencer nuestra propia naturaleza humana. El ministerio de la pena de muerte sirvió para enfatizar esta valiosa lección.

Si los israelitas hubieran sido capaces de cumplir su parte del pacto al guardar la letra de la ley, ellos solamente habrían recibido bendiciones materiales. La vida eterna nunca fue una promesa asociada con el Antiguo Pacto.

El “ministerio de muerte” (II Cor. 3:7) era temporal hasta el tiempo del “ministerio del espíritu” (II Cor. 3:8), siendo este permanente. El nuevo ministerio de las mismas leyes ha de ser implementado por aquellos quienes, con la ayuda del Espíritu Santo, venzan y califiquen en esta vida. Ellos gobernarán en el gobierno de Dios como seres espirituales — ¡un ministerio espiritual!

El Antiguo Pacto — un pacto matrimonial

Muchos nunca han oído que el Señor [ Jehová en algunas versiones] — el Eterno, el Dios del Antiguo Pacto — quien más tarde se convirtió en Jesucristo — realmente había entrado en un pacto matrimonial con Israel. Jesucristo, quien había creado todas las cosas (Juan 1:3), resonó los Diez Mandamientos y dirigió a Israel a través del desierto (I Cor. 10:4), se había casado con la antigua Israel.

(1) ¿Estableció explícitamente el Señor, quien más tarde se convirtió en Jesucristo, que Él estaba casado con Israel? Jeremías 3:14.

(2) ¿Fue Cristo el esposo de Israel? Jeremías 3:20; 31:32; Isaías 54:5.

(3) ¿Entró Cristo en un pacto de matrimonio con Israel? Ezequiel 16:18.

(4) ¿Cuáles habían de ser las bendiciones para Israel por permanecer fiel a su pacto con Dios? Levítico 26:1-3.

Comentario: Para tener una visión general de estas bendiciones prometidas, lea los versículos 4-13. Esto es equivalente a Deuteronomio 28:1-14. Usted debe familiarizarse con estos dos capítulos (Lev. 26 y Deut. 28), porque estos detallan las bendiciones por la obediencia y las maldiciones por la desobediencia a las leyes de Dios, sobre las cuales estaba fundamentado el Pacto con Israel.

(5) ¿Cuáles habían de ser las maldiciones sobre Israel por ser infiel a su pacto con Dios? Levítico 26:14-16.

Comentario: Lea los versículos 17-39 para más entendimiento y visión de las maldiciones por la desobediencia. Estos versículos están siendo cumplidos en este mismo día sobre las naciones de Israel moderno.

(6) ¿Indicó el apóstol Pablo que el pacto de matrimonio está fundamentado en la ley — la Ley de Dios? Romanos 7:1-3.

Comentario: Estos versículos indican claramente que ninguna de las dos partes de un matrimonio está atada a la ley. En cambio, cada parte está atada a la otra parte por la ley. Note que la ley no cesa de existir cuando una de las partes muere. Sólo el pacto de matrimonio, el cual está basado en la ley, se disuelve por la muerte de una de las partes.

De la misma manera, el matrimonio de Cristo con el antiguo Israel fue disuelto, pero la ley sobre el cual estaba fundamentado todavía continúa. En vez de que Cristo aboliera la ley, fueron los pecados de la humanidad al quebrantar la ley perfecta de Dios los que le quitaron Su vida. Él tuvo que dar Su vida a fin de redimir a toda la humanidad, dado que como Creador, Su vida era de mucho mayor valor que todas las vidas acumuladas de todos aquellos que alguna vez hayan vivido.

(7) ¿Es el destino de todos los que venzan y se conviertan en seres espirituales en la Primera Resurrección entrar en un pacto de matrimonio con el Cristo glorificado? Romanos 7:4.

Comentario: Este pacto matrimonial, fundamentado en la ley espiritual de Dios, estará bajo los términos del Nuevo Pacto, el cual será discutido en la próxima lección.

Resumen

Debería reforzarse aquí que la ley de las obras — el sistema de sacrificios — no fue inaugurado al momento en que se dieron los Diez Mandamientos, sino que comenzó casi un año más tarde como una parte separada y distinta del Antiguo Pacto. Para recordar mejor esta escritura fundamental, también anote a Jeremías 7:22-24. Los rituales de los sacrificios se convirtieron en una parte distinta del Antiguo Pacto, pero separada de los Diez Mandamientos.

El Antiguo Pacto, usualmente llamado Antiguo Testamento de manera equivocada, estaba fundamentado sobre bendiciones materiales para Israel al guardar la letra de la Ley — en lo cual Israel fracasó miserablemente. Recuerde que el Antiguo Pacto fue hecho solamente con Israel. El Antiguo Pacto no sólo era material, sino también temporal. Pero la ley espiritual sobre la cual estaba fundamentado es eterna.

Aunque Israel nunca vivió según los términos de su Pacto con Dios, hubo ciertos resurgimientos en el reino de Israel en los cuales ciertos reyes fueron justos, resultando en bendiciones para Israel a corto plazo, según ellos siguieron su ejemplo. Esto ocurrió durante (y poco después) del reinado de David y los reinados de Ezequías, Josías y en menor extensión con otros pocos. Tales resurgimientos fueron la excepción en el registro usual de la trayectoria de Israel.

Varios otros aspectos del Antiguo Pacto serán cubiertos en la próxima lección, la cual también presentará los términos del Nuevo Pacto. Mientras tanto, nuestro artículo “¿Están los Cristianos liberados del Antiguo Pacto?” probará ser beneficioso, porque provee un resumen único del tema.

110902
BIC-014

Escritorio Reciente de Noticias Mundiales

Otros Curso de Introducción a la Biblia