JavaScript

This website requires the use of Javascript Explain This   to function correctly. Performance and usage will suffer if it remains disabled.
Guardar para leer después
Disponible en estos lenguajes:
  Español
¿Dónde está la Iglesia de Dios hoy?
Nueva York, EE.UU. Jamaica Perú Idaho, EE.UU. India Bélgica Kenia Arkansas, EE.UU. Sudáfrica Inglaterra Nigeria Ohio, EE.UU.

Jesús dijo: “Edificaré mi Iglesia”. Hay una sola organización que enseña toda la verdad de la Biblia, y es llamada a vivir por “cada palabra de Dios”. ¿Usted sabe cómo encontrarla? Cristo dijo que:

  • Enseñaría “todas las cosas” que Él ordenó
  • llamaría a los miembros a ser apartados por la verdad
  • Sería una “manada pequeña”

¿Qué sucederá después de los 1000 años del reinado de Cristo en la tierra?

En el capítulo 21 de Apocalipsis hallamos el relato de lo que sucederá después de completarse el plan de salvación de Dios y la purificación por fuego de la tierra (II Pedro 3:10-12). Los versículos del 1 al 3 dicen: “Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más. Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido. Y oí una gran voz del cielo que decía: ‘He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, Él morará con ellos; y ellos serán Su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios”. En ese tiempo, la tierra se convertirá en la Sede del gobierno de Dios. El gobierno de Dios continuará creciendo (Lucas 1:33; Isaías 9:7).

El Plan Maestro de Dios comprende la eternidad. Aquellos que entren a Su Reino no estarán inactivos. Estarán activos y productivos. Continuarán cumpliendo Su plan. En Hebreos 2:6-8 leemos que Dios finalmente pondrá al hombre en autoridad sobre todo el universo (“todas las cosas”).

Es difícil comprender la gloria y la magnitud de lo que estaremos haciendo por la eternidad. Apocalipsis 21:5 sólo nos da un indicio: “He aquí, Yo hago nuevas todas las cosas”. A usted también le interesará leer Romanos 8:18 y I Corintios 2:9.